Atraviesa la isla la violencia de género

Por la Redacción

Existe un corredor nocivo de casos de violencia doméstica desde Río Grande hacia la zona central que termina en la zona suroeste, según dio a conocer el Centro de Información Censal (CIC) de la Universidad de Puerto Rico en Cayey.

En su más reciente comunicación el CIC dio a conocer las tasas de muertes por violencia doméstica entre 2016 a 2019, y las tasas de feminicidios de 2014 a 2018 en Puerto Rico, basada en los datos de la Policía de Puerto Rico; estimados poblacionales del Negociado del Censo 2017, Kilómetro Cero y Proyecto Matria.

“Los datos de violencia doméstica de 2017 desglosados a nivel municipal no fueron hallados, a pesar de haber sido solicitados en varias ocasiones al Instituto de Estadísticas. Los datos de 2019 están sujetos a revisión por la Policía. Estos datos de muertes por violencia doméstica solo incluyen asesinatos realizados por las parejas o exparejas de las víctimas. Con estas cifras se calcularon tasas de muertes por violencia doméstica por cada 100,000 habitantes”, explicó el doctor José Caraballo Cueto, director del CIC de la UPR Cayey.

El profesor Caraballo Cueto identificó que, el municipio con la tasa de violencia doméstica más alta fue Florida seguido por Aguas Buenas, Hormigueros, Peñuelas y Villalba. En la región metropolitana, el municipio con la tasa más alta fue Cataño, en la región noroeste fue Quebradillas y en la zona noreste fue Río Grande. Con unas claras excepciones, en general se observa un corredor nocivo desde Río Grande hacia la zona central que termina en la zona suroeste.

“Ya que las estadísticas de la Policía de Puerto Rico adolecen de problemas metodológicos a la hora de recopilar y categorizar, también calculamos las tasas de feminicidio a nivel municipal. La organización Kilómetro Cero define feminicidio como una mujer asesinada por su pareja o por persona(s) desconocida(s), independientemente de la intencionalidad del asesinato.”, dijo el profesor.

De acuerdo al CIC, a pesar de las diferencias en las definiciones y en el periodo cubierto, el patrón observado en las tasas de feminicidios coincide a grandes rasgos con las muertes por violencia doméstica: hay un corredor mortal desde la zona este, continuando por la zona central hasta Aguas Buenas y que cubre casi toda la zona sur. Otra similitud es que en 62 municipios hubo al menos una muerte por violencia doméstica o un feminicidio.

Asimismo, el doctor Caraballo Cueto explicó que, “las islas municipios tienen las tasas más altas de feminicidios en todo Puerto Rico, seguidas de Naguabo, Maricao y Patillas. En estos cinco municipios donde ocurrieron la mayor incidencia (en términos proporcionales) de feminicidios, no hubo muertes por violencia doméstica, según la Policía de Puerto Rico.”

El municipio de la zona metropolitana con la mayor tasa de feminicidio fue Cataño. Maricao, Ciales y Aguas Buenas lideran la notoria lista en el centro del País, mientras que Rincón hace lo propio por la zona noroeste. En tasas de feminicidios, Florida clasifica en el lugar 20. Mientras que, San Juan fue el municipio con la mayor cantidad de muertes por violencia doméstica y de feminicidios, pero al ajustar por la cantidad de habitantes, se situó en el lugar 14 en términos de tasas de feminicidios y en el lugar 24 en términos de tasas de muertes por violencia doméstica.

El Dr. Caraballo Cueto dio énfasis a que estos datos se pueden utilizar para implantar políticas públicas que erradiquen esta situación o para correlacionar variables a nivel municipal que expliquen las diferencias observadas en las tasas de muertes.