cristina-perez

Advertisment

Miel que me das: «Sandalias polícromas»

Dibujo en tinta sobre papel de Emanuel Torres   Sandalias polícromas   Eros –sus cabellos de oro– me lanza una pelota púrpura y me invita a jugar  con una muchacha en sandalias polícromas.   Pero a ella, que es de Lesbos,  no le...

Miel que me das: «Pero el cardo florece»

Pero el cardo florece   Que el vino humedezca mis pulmones, pues retornan en su círculo la estrella y su violenta estación y, oprimido por el calor febril, todo está sediento, y cantan bajo los pétalos...

Miel que me das: «Donde las yeguas»

Dibujo en tinta sobre papel de Emanuel Torres   Donde las yeguas Maritza, el más bello río en la región de Lesbos,  te derramas sobre el mar púrpura, vociferando caudales en la tierra de Tracia donde las yeguas...   Y...

Miel que me das: «Euríalo»

Dibujo en tinta de Emanuel Torres   Euríalo Euríalo, ansiedad y capullo de las Gracias,  te criaron entre rosas,  con sus hermosos cabellos opalinos,  Afrodita y Persuasión, la de los ojos mansos.   (Fragmento 288 de Íbico, traducido del griego...

Miel que me das: «Breve dáctilo»

Dibujo de Emanuel Torres   Breve dáctilo    Bebamos, ¿por qué esperar que enciendan las lámparas? El día dura un dáctilo.   Ven, mi amor, tómalo en grandes copas bien labradas, el vino, que moja en olvido el dolor, nos...

Miel que me das: «No me detengas cuando»

Ilustración de Emanuel Torres No me detengas cuando   ...pues la Musa no mendiga del pasado nada más, visita toda cosecha,   no me detengas, cuando el aulos dulcesonante  con múltiples notas entone sus canciones tan suaves...   (Fragmento 25 de...

Miel que me das: «En primavera, los membrillos»

  Ilustración de Emanuel Torres Especial para En Rojo   En primavera, los membrillos*   En primavera, los membrillos Cretenses y del olivo las floraciones, irrigadas por los riachuelos  allí, en los jardines impolutos de las vírgenes,  bajo la sombra del...

Miel que me das: «Eros nuevamente»

Ilustración de Emanuel Torres Eros nuevamente Eros nuevamente, mirándome con ojos lánguidos detrás de párpados marinos, con sus variados encantos me lanza en la red insondable de Afrodita.   Y sí, al acercarse, tiemblo, como un caballo enyugado, pero también victorioso...

cristina-perez

Advertisment
Traducir»