Cristina Pérez Díaz

Advertisment

Miel que me das: Epitafio a un cabro – Ánite

Epitafio a un cabro Cabro, los niños te pusieron riendas púrpuras y en tu hocico lanudo un bozal al jugar a las carreras de caballo en torno al templo para que el dios los viera disfrutar...

Miel que me das: “Escrito sobre una piedra” – Ánite

Escrito sobre una piedra Extranjera, descansa bajo el olmo tus temblorosos miembros, una brisa suave te habla en los pétalos verdes. Y bebe el agua fría de la fuente; este lugar, es cierto, da a las...

Miel que me das: “Recanto” – Estesícoro

Recanto   La historia no es auténtica: nunca subiste al barco de remos, nunca llegaste a Troya.   Fragmento 192 de Estesícoro en traducción de Cristina Pérez Díaz La portada es un dibujo original en tinta sobre papel de...

Miel que me das: “Casandra” – Íbico

Casandra   En la voz de los mortales  se sostiene Casandra,  la de los ojos grises,  la del pelo opalino,  hija de Príamo.   Fragmento 317 de Íbico traducido del griego antiguo por Cristina Pérez Díaz. Dibujo en tinta sobre papel...

Miel que me das: “Gónguila” – Safo

Gónguila   Te llamo, Gónguila,  viste tu capa blanca y aparécete aquí, donde aletea el deseo alrededor   de tu belleza. Cada vez que miro tu vestido, con un vahído vuelo. Y yo te gozo. Pues si una vez Afrodita  me reprimió,   ahora le...

Miel que me das: “Hipólito” – Eurípides

Como una abeja   Eros, Eros, que a través de los ojos  destilas deseo, trayendo dulce placer  al alma, contra la que haces guerra, nunca te me aparezcas con tu mal, nunca vengas sin ritmo.  Pues no hay arma,  ni...

Miel que me das: “Muchacho” – Anacreonte

Muchacho    Muchacho con los ojos de una virgen, mirándote te busco y no lo notas. No sabes que conduces en tus manos las riendas de mi alma.   Fragmento 360 de Anacreonte, traducido del griego antiguo por Cristina Pérez...

“Me parece igual a los dioses” – Safo

  Me parece igual a los dioses   Me parece igual a los dioses el hombre sentado frente a ti que muy cerca te escucha  cuando hablas con voz plácida   y ríes, provocando el deseo.  En el pecho, el corazón...

Cristina Pérez Díaz

Advertisment
Traducir»