Cristina Pérez Díaz

Advertismentspot_img

Miel que me das: “Muchacho” – Anacreonte

Muchacho    Muchacho con los ojos de una virgen, mirándote te busco y no lo notas. No sabes que conduces en tus manos las riendas de mi alma.   Fragmento 360 de Anacreonte, traducido del griego antiguo por Cristina Pérez...

“Me parece igual a los dioses” – Safo

  Me parece igual a los dioses   Me parece igual a los dioses el hombre sentado frente a ti que muy cerca te escucha  cuando hablas con voz plácida   y ríes, provocando el deseo.  En el pecho, el corazón...

Miel que me das: “Martillo” – Anacreonte

Dibujo en tinta sobre papel de Emanuel Torres   Martillo Eros, el orfebre,  de nuevo me golpea con un martillo y me hunde en un torrente invernal.   Fragmento 413 de Anacreonte, traducido del griego antiguo por Cristina Pérez Díaz  

Miel que me das: “Que destierra la noche” – Íbico

Que destierra la noche   En sus hojas más altas se asientan patos, de largos cuellos  bordados y pájaros, de un color piedra que destierra la noche y halcones larguialados.   Fragmento 317a de Íbico, traducido del griego...

Miel que me das: “Sandalias polícromas” – Anacreonte

Sandalias polícromas   Eros–sus cabellos de oro– me lanza una pelota púrpura y me invita a jugar  con una muchacha en sandalias polícromas.   Pero a ella, que es de Lesbos,  no le gusta mi cabello pálido y suspira por otra.    Fragmento 358 de...

Miel que me das: “Pero el cardo florece” – Alceo

Pero el cardo florece   Que el vino humedezca mis pulmones, pues retornan en su círculo la estrella y su violenta estación y, oprimido por el calor febril, todo está sediento, y cantan bajo los pétalos...

Miel que me das: “Donde las yeguas” – Alceo

Dibujo en tinta sobre papel de Emanuel Torres   Donde las yeguas Maritza, el más bello río en la región de Lesbos,  te derramas sobre el mar púrpura, vociferando caudales en la tierra de Tracia donde las yeguas...   Y...

Miel que me das: “Euríalo” – Íbico

Dibujo en tinta de Emanuel Torres   Euríalo Euríalo, ansiedad y capullo de las Gracias,  te criaron entre rosas,  con sus hermosos cabellos opalinos,  Afrodita y Persuasión, la de los ojos mansos.   (Fragmento 288 de Íbico, traducido del griego...

Cristina Pérez Díaz

Advertismentspot_img
Traducir»