Autoridad de Transporte Marítimo Razones de su desastre

Por Giancarlo Vázquez López/CLARIDAD

gvazquezlopez@claridadpuertorico.com 

Los servicios de la Autoridad de Transporte Marítimo nunca han sido del todo eficientes en lo que respecta a las necesidades de Viequenses y Culebrenses. Sin embargo, es importante reconocer que estos nunca habían llegado a los niveles de emergencia en los que se encuentran actualmente. 

En términos generales esto ha sido así por falta de mantenimiento, visión y compromiso de parte de las distintas administraciones gubernamentales a través de los años. También, porque se ha perdido el respeto a la importancia que tienen algunos servicios públicos (los más esenciales) para la población. 

A lo anterior se añade que cuando se hacen nombramientos para dirigir una agencia pública (en este caso la ATM) estos responden principalmente a intereses político/partidistas y no a la capacidad de la persona que se selecciona para ese cargo. 

Dice el Dr. Juan R. Fernández, excomisionado para Vieques y Culebra del 2001 al 2004, que si no hay respeto por el servicio público y se menoscaba con intereses político/partidistas “ninguna instrumentalidad te va a funcionar porque no funcionan solas, necesitan de personas sepan utilizarlas y hacerlas accesibles a otros funcionarios igualmente capacitados para administrar los servicios efectivamente”. 

“En el caso del transporte marítimo para Vieques y Culebra, también para Cataño, usted le puede dar las lanchas que desee para poner el sistema al día hablando en términos de equipo, pero si no tienes el personal capacitado para prestar el servicio va a tener el mismo problema o peor”, añadió el excomisionado. 

Por otra parte, Carlos Severino, también excomisionado por Vieques y Culebra del 2013 al 2014, señaló que lo que está sucediendo con la ATM es la conclusión de años de negligencia gubernamental. 

Además, sostuvo que los servicios de transporte marítimo para los residentes de las Islas muchas veces no requerían tanto de dinero como de una mejor coordinación, servicios que –subrayó– deben ser coordinados de una forma distinta. 

La decadencia de la ATM 

El Dr. Fernández señaló que ya durante su periodo como comisionado residente (2001-2004), incluso desde antes, el servicio de transporte marítimo para los residentes de Vieques y Culebra era un problema. Fue en ese entonces cuando se creó la ATM. 

No obstante, Fernández, mencionó que el servicio ha decaído desde un inicio cuando quedó en manos del gobierno bajo la jurisdicción de la Autoridad de Puertos; que nunca se le ha dado la atención que amerita aun siendo una situación de la más alta prioridad, pues esa es la vía principal de comunicación entre los residentes de las islas municipio y la Isla Grande. 

“Es una situación que teniendo todas las razones para ser prioritaria y de la máxima atención de los distintos gobiernos en Puerto Rico, no se le ha dado” 

Las deficiencias del servicio bajo la jurisdicción de la Autoridad de Puertos justificaron la creación de la ATM. La idea –cuenta Fernández– era darle al servicio de transporte para los residentes de las islas municipio más autonomía de la Autoridad de Puertos pues esta agencia prestaba atención principalmente a los aeropuertos, para lo que fue creada originalmente. Por tal razón, la atención que se le daba al sistema de transportación para viequenses y culebrenses era relegada a un segundo plano.

Pero una vez creada la ATM continuaron las inconsistencias y, según manifestó Severino, “en aquel momento (cuando fue comisionado) ya había una crisis, nuestro trabajo fue muy intenso en el ámbito de fiscalizar con las agencias de gobierno que los servicios a los municipios de Vieques y Culebra fueran servicios especialmente dirigidos a atender las necesidades de sus residentes”.

“Pero uno se topa con el problema de que los jefes de agencia y los funcionarios que están a cargo de servir a las islas no entienden la naturaleza de las islas ni sus necesidades, hay un desfase”, añadió. 

En cambio, el Dr. Jorge Fernández Porto, director de la Comisión para iniciativas comunitarias del Senado que preside el senador Dr. José Vargas Vidot, opinó: “[Y]o creo que la ATM es una creación ficticia para hacer una entidad que asumiera las deudas de la Autoridad de Puertos, y claro, el transporte marítimo que fue el propósito que tuvo”. 

“Nunca se le ha prestado la seriedad y los recursos para hacer su trabajo adecuadamente. ¿Si ese es el comienzo que se puede esperar de su desempeño? Pero el hecho es que lo que ocurrió hace una semana atrás, cuando la ATM quedó inoperante (de las 11 embarcaciones que posee nominalmente, solo 1 está operando) se pudo haber evitado con una mejor coordinación”.

Por otra parte, de las cuatro embarcaciones de la Puerto Rico Fast Ferries (PRFF) dos son de carga y hasta el momento, excepto por el suceso de la boda, ninguna de ellas había transportado vehículos. El gobierno paga por cada unidad $10,000; el contrato que obtuvo PRFF y que vence el próximo 31 de mayo es de $15 millones. 

La razón dada por la ATM para justificar la inmovilización de ambas embarcaciones fue que la Guardia Costanera no había certificado que podían mover vehículos con las rampas existentes. Pero la Guardia Costanera desmintió esas alegaciones diciendo que eso era un problema operacional de la ATM. 

“Me parece que era el desenlace inevitable de la crónica de una muerte anunciada con la consecuencia de que no le afecta a ellos exclusivamente, sino que afecta un servicio para dos islas y las necesidades de sus habitantes”.

En cuanto a la activación de la Guardia Nacional y la utilización de sus buques –dijo Fernández Porto– un problema es que estos son bastante primitivos, como para transporte y desembarco de anfibios. De hecho cabe un solo camión a la vez y, además, no tienen cabinas. “Eso es más que nada, pero así no se va a resolver el problema a largo plazo”.