Basta de maltrato*

Por Giancarlo Vázquez López/CLARIDAD

gvazquez@claridadpuertorico.com

Al igual que Mara Pérez, yo tampoco sé nada de administrar un servicio de transporte marítimo. Sin embargo, concuerdo en que con todo el dinero gastado para “reparar” lanchas obsoletas, más el contrato de $15 mil otorgado a Puerto Rico Fast Ferries (PRFF), se pudo haber mejorado la calidad de un servicio tan esencial para los residente de Vieques y Culebra.

El pasado miércoles, 23 de octubre, vecinos de las islas municipio llegaron hasta las inmediaciones del Centro Gubernamental Minillas, en Santurce, para protestar en contra de Mara Pérez y la Autoridad de Transporte Marítimo (ATM). Como de costumbre, la policía hizo su aparición y, sin necesidad alguna, cerraron la Ave. De Diego.

Empleados del Centro Gubernamental salieron y se unieron a los manifestantes. También se unieron representantes de distintas organizaciones sindicales, como la Federación de Maestros de Puerto Rico y PROSOL-UTIER, entre otras.

Los residentes de la islas municipios exigen: un terminal accesible, que no se moje ni se inunde; tarifas justas y prioridad en la venta de boletos, ya que son ellos los principales beneficiarios de sistema de transporte marítimo; participación en los procesos de gestión de la ATM; un servicio adaptado a las necesidades de cada isla.

“Los que van a Vieques y Culebra entienden que lo que está pasando allí es un atropello y un abuso”, dijo Hugo Quiles, residente de Vieques hace 53 años y líder comunitario.

“Yo no nací en Vieques, pero siento lo que está sufriendo el pueblo de Vieques. Lamentablemente, esto en los últimos años, desde que vinieron con el invento de llevarse la transportación para Ceiba, eso fue un descaro. No avisaron y nos tiraron allí. En Ceiba no hay baños, se moja, se inunda, de noche los majes acaban con uno”, añadió.

Quiles planteó que mientras los residentes viven todo el caos de las lanchas, los boletos y el terminal, “ella [Mara Pérez] brega con empresas privadas y consigue chavos de la noche a la mañana”.

“Mara Pérez, Joe Vázquez y Daniel Pérez son los individuos que están manejando ese dinero. ¿Conseguir $27 millones y gastarlos en tres lanchas en menos de un año? Aquí hay algo dudoso”, dijo Quiles, señalando la pancarta que aparece en la foto que acompaña esta historia.

Se han establecido unas diferencias en el costo de las tarifas para residentes y turistas. La ATM ha dicho que la tarifa para los residentes mantendrá su costo actual de $2.00 (Vieques) y $2.50 (Culebra). El sistema de la ATM está parcialmente privatizado. De completarse ese proceso sin considerar los reclamos que los principales usuarios del sistema vienen haciendo por casi dos años no hay garantía de que eventualmente esa tarifa no vaya a aumentar.

Por otra parte, Dolly Camareno, residente y líder comunitaria de Culebra, dijo: “La situación es grave, se nos va la vida. Todo lo que Culebra y Vieques hacen está relacionado con el transporte marítimo […] Yo no sé qué persona con su sana mente va a comprar un sistema que está probado que no va a producirle dinero, y ¿qué van a hacer? Van a subir todas las tarifas para cobrar esa inversión. Nosotros sabemos eso”.

Además, el alza de tarifa tendría como consecuencia un aumento en el precio de los suministros “y nosotros no vamos a poder pagar porque todo sube menos el ingreso per cápita de la gente”.

Camareno también señaló que se están utilizando dos lanchas y un ferry de carga de PRFF. Esta última embarcación no tiene capacidad para carga pesada y eso disminuye la llegada de suministros.

“Luego, de las seis las lanchas de la ATM, solo está funcionando una y un ferry de carga. Esto crea animosidad entre la gente porque Vieques tiene más población. Y Culebra quiere un servicio como estaba antes, con horarios fijos, y que todos los demás viajes que sean necesarios se le den a Vieques”.

Cuestionó por qué no puede haber una APP o una cooperativa con el mismo pueblo. Que sean los residentes de Vieques y Culebra quienes tengan las lanchas y manejen el sistema según las necesidades de cada isla.

Esa mañana de la manifestación, Camareno no pudo arribar a la lancha en su silla de ruedas por falta de personal y protocolo, según relató. En consecuencia, tuvo que tomar un vuelo que es mucho más caro.

“Nuestros estudiantes no pueden salir a estudiar; no hay profesionales en Culebra y viene otra gente a ocupar esas plazas; la falta de médicos; la ruta corta, que no es corta para Culebra. Con los millones que han gastado arreglando unas lanchas viejas, ya pudieron haber comprado unas nuevas”, dijo Camareno.

*Frase obtenida de la pancarta que llevaba un manifestante.