Brassai y la noche inventada

Laurie Garriga / Especial para En Rojo

 

En Paris de nuit (1933), el fotógrafo húngaro-francés Gyula Halász, mejor conocido como Brassai, revelaba los rostros y las formas del París nocturno de entreguerra. Imágenes escuetas de calles sinuosas, siluetas que se pierden en la distancia, el Sena en bruma y a media luz, tan características de su trabajo, contrastaban con la belle epoque de las décadas anteriores. Si el periodo finisecular celebraba, en su joie de vivre, el optimismo de la estabilidad política, la industrialización, la tecnología y el entretenimiento –mientras ignoraban las precariedades de la clase obrera, por ejemplo– la obra de Brassai, se dedicó a ficcionalizar la noche parisina desde la sobriedad y la sugerencia.

París, envuelta en el proyecto de renovación nacional francés, se iba erigiendo, a su vez, como una capital moderna. Desde mediados del siglo XIX, Napoleón III había decidido anexar la periferia a los distritos centrales de la ciudad. Las reformas, encomendadas al prefecto (y luego planificador urbano) Georges-Eugene Haussmann, crearon no solo una nueva distribución municipal sino un nuevo rostro al destruir y expropiar viviendas, edificios, caminos y casas del París medieval que aún sobrevivía.
El plan Haussmann instituyó el sistema de parques, áreas verdes, bulevares, vías y caminos, acueductos (y alcantarrillados). El planificador urbano, todavía una figura controvertida por sus excesos y expropiaciones, también iluminó las calles con farolas de gas. La ciudad fue una zona en construcción por años, pero la puesta en escena de París como la ciudad de las luces, la ciudad moderna, deseada y deseante, tomaba vuelo en la transición de un siglo y otro.
Brassai se muda a París luego de la primera guerra mundial. Haciendo las veces de periodista y artista en ciernes fue moviéndose por los círculos literarios y culturales parisinos. Con ojo de cineasta, Brassai distinguió las formas de la noche y comienza a patentizarlas. Del cabaret a la calle, dirigió la ficción de sus imágenes y sus protagonistas. ¿Quiénes circulaban las calles cuando caía el sol? Brassai, capta, edita y organiza a sus protagonistas. Transacciones y desencuentros. El arte de la discreción y de la sombra. “Night does not show things, it suggests them”, dijo.
El París desaparecido en el plan Haussmann se monta en escena con sus criaturas de la noche. Sus fotos son el cinematógrafo. Obreros, vándalos, jóvenes, barman transnochado son algunos de sus actores. Henry Miller, Picasso, Dalí y Matisse fueron otros. Paris de nuit tuvo una calurosa recepción por su cualidad de “ojo parisino”, reseñó Miller.
Luego de la guerra, el fotógrafo amplió y reorganizó su trabajo. Si antes, había captado la noche parisina, de manera más o menos documental, durante la posguerra intentaría revitalizar los arquetipos citadinos de forma menos sugerente como un proyecto de renovación y ficción tanto propia como parisina.
(Todas las imágenes son de Brassai)