Breves de noviembre: Can You Ever Forgive Me? y Bohemian Rhapsody?

Comento dos filmes para audiencias muy diferentes: Can You Ever Forgive Me? sobre una escritora no tan conocida, Lee Israel, ya en un descenso que apela al público interesado en los detalles escandalosos del círculo literario de Nueva York (el que describe tan bien Michelle Dean en su reciente libro Sharp: The Women Who Made an Art of Having an Opinion) y Bohemian Rhapsody que incluye excelente música, centrado en los años cruciales de Freddie Mercury y el grupo Queen y lo que significó esa década de los 1970 y mediados de 1980 en esa generación.

Can You Ever Forgive Me?

(directora Merielle Heller; guionistas Nicole Holofcener y Jeff Whitty; cinematógrafo Brandon Trost; elenco Melissa McCarthy, Richard E. Grant, Donny Wells, Anna Deavere Smith, Jane Curtin, Ben Falcone, Stephen Spinella)

Can You Ever Forgive Me?/¿Me podrás perdonar alguna vez?, basado en parte en las memorias de la escritora estadounidense Lee Israel, recoge los tres años que al no poder escribir un nuevo libro decidió robar, alterar o falsificar cartas imitando el estilo de escribir de escritores conocidos y cotizados como Dorothy Parker, Ernest Hemingway y Noel Coward. Cuando conocemos a Lee Israel en 1990 acaba de perder el trabajo como corregidora de pruebas que aunque casi no paga, al menos es algo. La vemos ingerir alcohol continuamente, estar atrasada en el alquiler del apartamento que apenas limpia y que comparte con su gata de doce años. En su bar preferido conoce a otro personaje, similar a ella por tampoco tener dinero, beber constantemente y contar o inventar episodios exitosos en su vida. No son total extraños ya que habían coincidido en alguna de las famosas fiestas literarias que eran la orden del día en Nueva York. Fuera uno escritor o no, si lo invitaban o se enteraba de un junte literario, se podía asegurar bastante bebida y comida gratis. Pero Lee Israel, contrario a Jack Hock, tendía a enemistarse con todos por expresar públicamente sus opiniones, la mayor parte del tiempo en comentarios ofensivos.

El filme enfoca en cómo Lee Israel se convierte en falsificadora de cartas, algo que ocurrió con tanta facilidad ya que los libreros y agentes estaban dispuestos a pagar barato por las cartas escritas por famosos, y luego revender a coleccionistas por precios altísimos. En parte Lee se enorgullece de sus falsificaciones porque prueba que es una buena escritora ya que inventa siguiendo el estilo de otros. El título del filme y de su autobiografía, Can You Ever Forgive Me? es precisamente una frase hecha al estilo de Dorothy Parker. Las actuaciones son de primera y Melissa McCarthy—mejor conocida por agresivas y exitosas comedias como The Heat, Tammy, Spy, y el sitcom “Mike & Molly” y, por supuesto, su excelente imitación de Sean Spicer, el 1er secretario de prensa de Trump, en “Saturday Night, Live!”—aquí se aparta de los roles fáciles para interpretar admirablemente a una mujer compleja que vive una vida conflictiva sin ver luz al final del túnel.

Bohemian Rhapsody

(directores Bryan Singer y Dexter Fletcher; guionistas Anthony McCarten y Peter Morgan; cinematógrafo Newton Thomas Sigel; elenco Rami Lmalek, Lucy Boynton, Gwiym Lee, Ben Hardy, Joseph Mazzello, Tom Hollander, Pronter-Allen Leech, Aaron McCusker, Mike Myers)

El filme relata una etapa en la vida de Farrokh Bulsara, mejor conocido como Freddie Mercury, compositor, arreglista y cantante principal del grupo británico QUEEN, desde 1970 hasta el “Live Aid Concert del 13 de julio de 1985 en el estadio Wembley con una audiencia de 72,000 personas. El haber escogido el mejor momento del grupo en vez de tratar de cubrir desde nacimiento a muerte, como muchos biopics estadounidenses (Ray Charles, James Brown, Johnny Cash, Nina Simone, Billie Holiday) le da la oportunidad al filme de presentar el momento de fusión entre Freddie, el recién llegado desconocido, y Brian May, Roger Taylor y John Deacon.

Aunque la imagen pública es la que predomina con sus conciertos, grabaciones y ensayos, Bohemian Rhapsody también incluye información de la familia Bulsara original de Zanzíbar, los empleos que tuvo, el junte, acuerdos y desacuerdos con los miembros del grupo, los roces y peleas con sus representantes de turno y, especialmente cómo esta fama los cambia a través de ese viaje de grabaciones y conciertos al parecer imparable. La vida más íntima de Freddie Mercury es lo que algunos críticos encuentran que el filme trató de sanear para hacerla aceptable a un público general. Así que la figura principal en su vida es Mary Austin, con quien convivió en los primeros años de Queen y quien fue su amiga íntima a través de la vida, hasta ser su heredera principal. De sus múltiples parejas gay, su alcoholismo, uso de drogas y anfitrión de fiestas tipo bacanal se hace referencia, se enseñan escenas breves para siempre enfocar en la persona de Freddie con su seguridad, altanería, soberbia y actitud desafiante que, todos los que le conocieron aseguran, él era todo lo contrario.

Como con toda biografía donde familiares, amigos o conocidos están involucrados van a ocurrir roces que pueden resultar negativos para la versión final del guión. En el caso de Bohemian Rhapsody, los miembros de Queen tenían el derecho de aprobar la versión final y por eso hubo 2 directores: Bryan Singer logró montar 2/3 partes del filme antes de tener desacuerdos y dejar el proyecto; Dexter Fletcher entonces lo termina. En lo que todos coinciden —críticos, el círculo de amigos del cantante, seguidores y espectadores— es en la maravillosa interpretación que hace Rami Malek de Freddie Mercury. Para los que quieran ver la participación de Queen en el concierto Live Aid en vivo pueden accederlo en YouTube y cuando vean el final de Bohemian Rhapsody no notarán diferencia.