Buen cine en espacios pequeños

Por María Cristina/En Rojo

Por espacios pequeños no me refiero a una de las salas pequeñas de Fine Arts sino a la improvisada o no dentro del lugar que uno/a designa como suyo, aunque solo sea momentáneamente.  Lo maravilloso de NetFlix—que ya lo consideramos sinónimo con streaming—es que tiene una oferta muy amplia de filmes, producidos por ellos, o estrenados hace meses en las salas de cine o de hace años, y de series tanto originales como producciones europeas o latinoamericanas. La otra maravilla es que todas y todos tenemos acceso a ello por una mensualidad ínfima y podemos verlos por celular, tableta o smartTV. En Vieques donde no tenemos acceso a salas de cine—ahora tan alejados de Fajardo—esta es nuestra ventana al mundo. Como para los gustos se hicieron los colores, mis recomendaciones vienen de un gusto por la intriga, el drama y directores, autores/guionistas y actores de mi preferencia. También filmes y series dirigidas o escritas por mujeres despiertan mi curiosidad. Después de enseñar por muchos años cursos de cine y literatura en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, el placer de compartir este conocimiento siempre está conmigo.

Como me encantan los libros—los prefiero en papel—escojo 4 filmes con conexiones al arte de leer y el amor por la palabra escrita, y una 4ta como investigación periodística.

Gemma Bovery, de 2014 de la directora francesa Anne Fontaine, es una historia basada en la novela del escritor realista del siglo 19, Gustave Flaubert. Un conocedor de todos los detalles de este clásico de pronto encuentra relevancia con la pareja inglesa que se muda a este pueblo, famoso precisamente porque podría ser el lugar donde se sitúa la novela original. Martin Joubert es un repostero que su emboba cada vez que ve a Gemma en sus andanzas por el pueblo. Trata de atenderla personalmente en la panadería, ayudarla en tareas domésticas mientras su marido está de viaje y luego seguirla para ver cuán cercana es la vida de Gemma a la de la protagonista de Flaubert. Es una comedia donde suceden cosas muy serias incluyendo la muerte.

The Bookshopde 2017 de la española Isabel Coixet se desarrolla en la pequeña comunidad inglesa de Anglian después de la 2nda guerra mundial. Florence Green es una joven viuda que trata de rehacer su vida después de haber perdido su marido entre los miles de hombres que perecieron en esa guerra. Su sueño es establecer una librería donde todos los compueblanos puedan encontrar los libros que les entretienen, enseñan y los hacen soñar otro mundo mejor. A pesar de sus mejores intenciones y del respaldo de varias personas de la comunidad, Florence encuentra una pared de oposición en la persona de Violet Gamart quien pretende dirigir los destinos del pueblo. A pesar de todo, aunque la presencia física de la librería no exista, se ha despertado la curiosidad y todo es cuestión de tiempo para que otros descubran otras vidas.

The Guernsey Literary and Potato Peel Pie Societyde 2018 del director inglés Mike Newell tiene un título larguísimo y casi sin sentido, excepto que se refiere a un club de lectura en una de las Channel Islands que en 1940 fue ocupada por los alemanes. La existencia del club surge cuando uno de sus habitantes contacta a una joven prominente escritora de Londres para pedir un texto en particular para su club. Juliet Ashton, quien tiene sus propias pesadillas de los bombardeos de Londres donde murieron sus padres, es una exitosa escritora con un novio americano que está loco por casarse con ella. A Juliet se le hace difícil aceptar tanta suerte en tan poco tiempo y, por eso cuando surge la invitación del club de lectura, decide hacer el largo viaje a lo desconocido. Allí no solo se entera de la razón de ser del nombre del club, pero también los dramas individuales de cada uno de sus componentes. Esta nueva mirada a la vida, y en particular a la suya, la hace escoger otra ruta.

The Weight of  Waterde 2000 de Kathryn Bigelow—1era mujer en ganar el Oscar por Mejor Directora y Mejor Película en 2010—también se refiere a libros ya que Jean Janes, la fotógrafa periodista que quiere recrear en fotos el crimen perpetuado en una isla en 1873, está casada con Thomas, un reconocido poeta que en este momento solo repite sus versos del pasado y bebe sin parar. La historia del siglo 19 y la del 20 parecen entrelazarse para revelar la verdad de hechos escondidos por sus protagonistas.

Detroitde 2017 también de Kathryn Bigelow es un excelente filme que recrea lo sucedido en una noche en el Motel Algiers durante los motines en la calle 12 de esta ciudad, el 25 de julio de 1967. A través de múltiples miradas se recrea lo que cada uno de estos personajes reales estaban haciendo antes que la noche desembocara en el asesinato de dos jóvenes negros, y las golpizas de siete otros hombres negros y dos jóvenes mujeres blancas a manos de la policía. La recreación de los hechos—que fueron publicados en múltiples periódicos, noticieros y testimonios judiciales—se presenta como algo sucedido en el presente pero escondido y distorsionado por el aparato judicial.