Chiqui Vicioso: Julia en el Caribe, el Caribe en nosotras

El texto contiene dos entrevistas a dos personalidades cumbres de la República Dominicana: Juan Bosch y Juan Isidro Jimenes Grullón. Ambos hablan sobre Julia. Coincidieron en La Habana. Son entonces par de documentos que ayudan enormemente a comprender el contexto histórico de momentos cruciales en la vida de la escritora puertorriqueña.

0. La escritora Chiqui Vicioso estuvo recientemente en la isla para presentar Julia de Burgos en Santo Domingo. Se trata de un libro en el que la autora continúa su afán de dar a conocer a la poeta puertorriqueña al pueblo dominicano y, por supuesto, en el nuestro. Además es un modo de mantener vivo el vínculo histórico entre las dos islas.

El texto contiene dos entrevistas a dos personalidades cumbres de la República Dominicana: Juan Bosch y Juan Isidro Jimenes Grullón. Ambos hablan sobre Julia. Coincidieron en La Habana. Son entonces par de documentos que ayudan enormemente a comprender el contexto histórico de momentos cruciales en la vida de la escritora puertorriqueña.

El libro cuenta además con una reproducción de la obra gráfica de Alí Francis García exhibida durante la celebración del Centenario de Julia de Burgos en Santo Domingo, así como una galería de fotos y una recopilación bibliográfica de artículos periodísticos.

1. Mientas Vicioso estudiaba en New York escuchó por vez primera el nombre de Julia de Burgos gracias a un poeta puertorriqueño. Luego de la curiosidad inicial por la mayor poeta de Puerto Rico, la escritora dominicana se convirtió en una estudiosa de la vida y obra de aquella mujer caribeña, “un ser determinado y radical como evidencian sus escritos políticos, y su poesía”.

Durante nuestra conversación la escritora demostró un conocimiento detallado de la historia del nacionalismo puertorriqueño y, por supuesto, una gran admiración y respeto por los escritores del país, sobre todo a Julia. Le parece irrespetuoso que se halla biografiado a la poeta a partir de publicar rumores o un increíble “dicen las malas lenguas”. 

Destaca además el vínculo emocional estrecho de Julia con la República Dominicana, a pesar de que nunca estuvo allí: “Julia era estudiosa, lectora voraz, excelente ensayista para Pueblos Hispanos y siempre estuvo al tanto de nuestra historia. Combatió con su voz y su escritura las dictaduras. La de Somoza en Nicaragua, pero más que nada, sobre todo, dejó ese formidable poema contra el tirano Trujillo que ningún poeta, ni siquiera Aida Cartagena Portalatín. Himno de sangre a TrujilloEs un poema de una fuerza avasalladora. Ahora que hay un nieto del dictador dando vueltas por aquí (estuvo recabando apoyo en Puerto Rico) habría que rescatar ese poema, publicarlo y distribuirlo en masa en Santo Domingo y en San Juan”.

2. Que ni muerto las rosas te sostengan,

General de la muerte, para ti la impiedad.

Que la sangre te siga, general de la muerte,

hasta el hongo, hasta el hueso, hasta el breve gusano

condenado a tu estiércol

General Rafael, Trujillo General,

que tu nombre sea un eco eterno de cadáveres

rodando entre ti mismo, sin piedad, persiguiéndote:

que los lirios se tapen sus ojos de tus ojos,

vivo y muerto por siempre;

que las flores no quieran germinar en tus huesos,

ni la tierra te albergue,

que nada te sostenga, general, que tus muertos

te despueblen la vida y tú mismo te entierres.

(Himno de sangre a Trujillo, fragmento)

3. Para Chiqui Vicioso es necesario insistir en el rasgo político de la vida y obra de la poeta. “Ahora que hay ese proyecto de convertir al Caribe, y a Puerto Rico, por supuesto, en un basurero tecnológico, tóxico; ahora que desde esta isla hay una terrible emigración de sus jóvenes y de los que reciben educación superior; por esa avanzada contra la Universidad de Puerto Rico, que es con el propósito de reducir al mínimo la posibilidad de formar a una juventud pensante, crítica y combativa, rescatar a figuras como Julia de Burgos es imperativo para mantener viva la puertorriqueñidad. Pero la puertorriqueñidad integrada al imaginario del Caribe, como lo pensaba Betances, hijo de un dominicano, como lo pensaba Hostos, un puertorriqueño universal, y como lo vivía Julia. En ese imaginario del Caribe la mujer es central. De hecho, ya en el siglo XIX Hostos señalaba la necesidad de la educación integral de la mujer y tendríamos que repetirlo, estudiarlo, y volver a mirar la vida y obra de tantas mujeres que han sido protagonistas de ese Caribe. 

“Hay varios discursos en los que Julia le da voz a esa necesidad de integrarse a la lucha por la independencia. Por ejemplo, el 24 de octubre de 1936, en el Ateneo Puertorriqueño, Julia da un discurso como Secretaria General del frente Unido Femenino Pro Convención Constituyente de la República de Puerto Rico. Dice allí que la organización de la mujer es una necesidad histórica. Sin la mujer no hay lucha, ni independencia ni nación. Y de nuevo, la libertad de Puerto Rico es la libertad de América. No hay una sin la otra”

“Hoy, es imperativo, aquí y en el mundo, abandonar la machocracia. La fuerza intelectual y la fuerza organizativa de la mujer ha sido sub-utilizada. las organizaciones deben contar con mujeres en posiciones de liderato. Las organizaciones políticas ¿por qué tan pocas son candidatas a dirigir? No hablo de mujeres burguesas, hablo de mujeres de izquierda. Pero hasta eso nos han robado. La derecha se asume como discurso natural, y se han robado hasta el concepto de nacionalismo. La izquierda tiene que hablar de la nación. De esa nación grande, que nos incluye a todas y a todos. No le podemos dejar la nación a la derecha porque nos divide”.

4. Chiqui Vicioso es una poeta con un profundo conocimiento de la historia y la política caribeña. Su postura militante en defensa de las organizaciones de mujeres y de la renovación de los discursos progresistas la lleva a flor de piel. Esta es apenas nuestra primera conversación. Pero esta incansable trabajadora de la cultura y de la fraternidad caribeña es parte de un proyecto que crecerá en las próximas semanas. Gracias, poeta, por la energía que llevas a donde vas. Sin duda Julia no ha encontrado mejor compañera en el Caribe.