Claridades: 26 de agosto de 1848:  Nace en la ciudad de Mayagüez el General Juan Rius Rivera

 

Juan Rius Rivera fue el militar puertorriqueño de más alto rango en el Ejército Independentista Cubano. Inspirado por los ideales del patriota puertorriqueño Ramón Emeterio Betances, Rius se unió el movimiento independentista en la isla. Fue miembro de la célula revolucionaria de Mayagüez “Capa Prieto” bajo el mando de Matías Brugman. El 23 de septiembre de 1868, Rius participó en el Grito de Lares.

La noticia de la insurrección de Yara le despertó vivas simpatías y se hizo el propósito de ir a Cuba a luchar por su libertad. El joven estudiante, abandonó la universidad y embarcó hacia los Estados Unidos, donde se relacionó con los cubanos que organizaban expediciones con armas, parques y medicinas para el Ejército Libertador. A bordo del vapor Anna, llegó a las costas de Oriente en 1870. Inmediatamente se incorporó a las fuerzas que mandaba el General de Brigada José Inclán, y en los meses finales de ese año fue nombrado jefe de la zona de Holguín. El Mayor General Calixto García, para aprovechar sus conocimientos, lo llevó a su lado como secretario del Estado Mayor, pero Rius Rivera amaba la acción y logró que nuevamente lo destinaran al batallón de Holguín. En la dura campaña de 1874 se organizó el Regimiento de Caballería Céspedes, y su mando fue entregado, por el Jefe de la División Cuba, a Rius Rivera. Celoso observador de la disciplina del Ejército Libertador y defensor de la unidad de los revolucionarios, Rius manifestó su desacuerdo con la sedición en Lagunas de Varona. El 17 de abril de 1875, reunidos en el campamento de Dos Ríos, el coronel Arcadio Leyte Vidal y los tenientes coroneles Juan Rius Rivera y Francisco Estrada Céspedes trataron sobre los acontecimientos de Lagunas de Varona y, a instancias de Rius Rivera, acordaron trasladarse a dicho lugar. En Lagunas de Varona tuvo efecto una reunión presidida por el diputado por Oriente Jesús Rodríguez. Allí pidió la palabra el teniente coronel Juan Rius Rivera, quien al manifestar su oposición al movimiento expresó: “Cuanto más noble y grandioso no sería que en vez de estar vosotros en este lugar funesto, donde quizás va a decretarse la muerte de la Revolución de Cuba, con vuestros machetes así ociosos, pendientes negligentemente de vuestras cinturas, dispuestos a esgrimirlos sabe Dios por quién y por qué causa, os encontrárais allá, del otro lado de la trocha, dispuestos a desenvainarlos contra el único enemigo de los cubanos y su causa.” La misma actitud de Lagunas de Varona fue observada por Juan Rius Rivera con la capitulación del Zanjón. En Mangos de Baraguá, estuvo junto a los revolucionarios que respaldaron la viril protesta del Titán de Bronce. Rius Rivera volvió a la lucha en 1896, cuando condujo hasta Cabo Corrientes, Pinar del Río, la expedición del vapor Three Friends, que acudió a recibir el Lugar Teniente General Antonio Maceo. Al caer Maceo en San Pedro, Rius Rivera ocupaba el cargo de jefe de las fuerzas pinareñas. 

El 20 de diciembre, el General Rius fue promovido a Comandante en Jefe de las fuerzas pinareñas. El 26 de marzo de 1897 fue herido en el combate de Cabezas de Río Hondo y capturado por una operación militar dirigida por el entonces general de brigada Cándido Hernández de Velasco. Deportado a España, permaneció en prisión en Barcelona hasta el fin de la guerra.
En septiembre de 1900 fue electo por Pinar del Río miembro de la Asamblea Constituyente que redactó en 1901 la primera Constitución de la República independiente de Cuba. Fue Vicepresidente de la Asamblea Constituyente, desempeñando posteriormente cargos en el gabinete de la República. Decepcionado con la Enmienda Platt, abandonó el país definitivamente en 1907 y se marchó a Honduras, patria de su esposa, donde murió el 20 de septiembre de 1924. Sus restos fueron trasladados a Cuba y depositados en el Cementerio de Colón en abril de 1958.

Reproducido de las notas de Darío M. Seda