CLARIDADES: El 30 de agosto de 1985

 

30 de agosto de 1985

Gobierno de EUA secuestra a líderes independentistas

En agosto de 1985, las autoridades del gobierno federal de los Estados Unidos emprendieron en Puerto Rico, los Estados Unidos y México un operativo de gran magnitud. El propósito inmediato era conducir el arresto de varios independentistas puertorriqueños involucrados en un robo de $7 millones en Hartford Connecticut.

El robo en los depósitos de la compañía de acarreo de valores Wells Fargo, había ocurrido en septiembre de 1983. Este se adjudicó originalmente al guardia de seguridad de la compañía, Víctor Gerena. Sin embargo, un año después la organización radical independentista puertorriqueña Los Macheteros reclamó la autoría de lo que llamaron una expropiación, brindando pruebas al respecto. (US v. Maldonado-Rivera, 1990).

Esta revelación dio un giro a los acontecimientos. Lo que se había interpretado como un delito motivado por el lucro personal, fue redefinido por Los Macheteros como un acto político que se sumaba a una serie de ataques generados por la organización contra símbolos de los cuerpos de seguridad y el capital del imperialismo (tanto en Puerto Rico como en los Estados Unidos) en su lucha por adelantar la independencia.

Entre el comunicado de Los Macheteros adjudicándose la autoría de la expropiación en Hartford Connecticut y los arrestos de 1985, transcurrió casi un año. Tiempo suficiente para que las autoridades federales se aseguraran de dar lo que consideraban una respuesta fulminante a Los Macheteros.

Los arrestos fueron dirigidos contra 13 independentistas en Puerto Rico, México y Dallas. Estos eran Carlos Ayes Suárez, Luz Berríos Berríos, Isaac Camacho Negrón, Elias Castro Ramos, Luis Colón Osorio, Angel Díaz Ruiz, Jorge Farinacci García, Hilton Fernández Diamante, Orlando González Claudio, Ivonne Meléndez Carrión, Filiberto Ojeda Ríos, Norman Ramírez Talavera y Juan Segarra Palmer. Los hermanos Avelino y Norberto González Claudio no pudieron ser arrestados.

En posterior enmienda a la acusación, el Gran Jurado Federal de EUA extendió la acusación a Paul Weinberg, Antonio Camacho Negrón y a Roberto Maldonado, arrestados en marzo de 1986.

En la mayoría de los casos, los violentos arrestos y allanamientos realizados en violación a los derechos constitucionales se llevaron a cabo por las autoridades sin contratiempos en tempranas horas de la mañana, mientras los acusados se encontraban durmiendo o recién levantándose. O de camino a sus labores faenas cotidianas.

Para ese entonces, este no constituía el primer operativo por las autoridades federales estadounidenses contra la lucha por la liberación nacional en la época. La ofensiva federal ya había empezado en 1980 en Chicago cuando fueron arrestados 11 independentistas puertorriqueños en la diáspora. El subterfugio de las autoridades policiales ante la prensa: un vecino de la comunidad cercana de Northwestern se comunicó con la policía para informar de nueve personas en actitud sospechosa se encontraban saliendo y entrando de una furgoneta. Al realizar una inspección de la furgoneta, los oficiales encontraron armas de fuego. Procediendo con los  arrestos de Marie Haydée Beltrán Torres, Elizam Escobar, Ricardo Jiménez, Adolfo Matos, Alfredo Méndez, Dylcia Noemí Pagán, Ida Luz Rodríguez, Carlos Alberto Torres y Carmen Hilda Valentín. En un suceso ocurrido el mismo día, las autoridades habían arrestado en una zona cercana a los independentistas Alicia Rodríguez y Luis Rosa, vinculándolos con el robo de un vehículo de alquiler. Las investigaciones preliminares entre la policía de Chicago y FBI, concluyeron la relación de los arrestado con las FALN.

Otros arrestos notorios relacionados a las FALN fueron los de William Morales, Oscar López Rivera, Edwin Cortés, Alberto Rodríguez, José Luis Rodríguez y Alejandrina Torres.

Tomado de la monografía de Francisco Pesante, “La lucha armada de liberación nacional y los arrestos políticos en Puerto Rico (1974-1985)”. Notas disponibles si las solicita.