CLARIDADES:El anexionismo moderno

Si bien la victoria electoral del Partido Nuevo Progresista en las elecciones de 1968 sirvió para aglutinar el conjunto de fuerzas estadistas dispersas, no fue hasta mediados de los años setentas que se comenzó la preparación de un nuevo proyecto. El PNP aprovechó políticamente las dificultades del modelo de desarrollo bajo el modelo de Operación Manos a la Obra, proponiendo la estadidad en círculos decisionales de Washington, como alternativa a la crisis territorial. De un lado, las dificultades económicas de Puerto Rico, derivadas de la crisis mundial del petróleo, se manifestaron como una crisis política del Estado Libre Asociado. El Partido Popular Democrático enfrentó dificultades de apoyo interno, en su gestión administrativa, de 1973 a 1976; y obstáculos en la metrópoli para su propuesta de Nueva Tesis  para guiar el Estado Libre Asociado por un rumbo de mayor autonomía. De otro lado, el PNP tomó ventaja del creciente flujo de fondos federales que arribaron a Puerto Rico para financiar el área de política social. ¡La estadidad es para los pobres! fue el primer manifiesto del anexionismo isleño en su esfuerzo por rediseñar las consignas movilizadoras del proyecto.

La victoria del PNP, en las elecciones de 1976, creó las oportunidades para esbozar un proyecto abarcador. El PNP se armó de un nuevo fundamentalismo ideológico, avalado por la masividad del apoyo electoral, estimulado por las preocupaciones metropolitanas con la suerte de Puerto Rico, y apoyado por la capacidad para convocar, desde las riendas del estado, a un sector profesional y tecnócrata para repensar salidas a la crisis. Ese esfuerzo estuvo dirigido por Carlos Romero Barceló.

La propuesta de anexión, ¡Estadidad Ahora!, fue el inicio de un nuevo proyecto en la vida política del anexionismo isleño. La idea de estadidad, que se fue dibujando, fue una idealización basada en la habilidad del territorio para crear una economía de estado; una estrategia política fundada en el examen del proceso de anexión de los territorios en el sistema federal; y la idea de igualdad de minorías étnicas en la organización política metropolitana, que pretendió dar respuesta a las interrogantes de índole cultural que se presentaron como obstáculo desde las vistas de la Comisión del Estatus a principios de los sesentas. Bajo el liderato de Romero Barceló, se crearon rupturas importantes en el estadismo, que apuntaron hacia la formulación de un nuevo proyecto económico. El gobierno del PNP inició cambios en la estrategia de desarrollo económico dirigido a la transformación de economía de territorio a economía de estado, reduciendo la dependencia en el mecanismo de incentivos industriales y promoviendo el desarrollo de agricultura moderna de exportación. Además, para mediados de los setentas, el PNP había creado, por fin, su primera teoría de integración política, en al visión de la estadidad como un derecho a ser exigido por los ciudadanos americanos de Puerto Rico.

En su esfuerzo por lograr redefiniciones urgentes, el PNP debió lidiar con el problema de la identidad colectiva de los puertorriqueños. Históricamente, el pensamiento anexionista había soslayado la cuestión cultural; pero en el pensamiento anexionista moderno no pudo escapar la importancia del asunto.

Fragmento del artículo El anexionismo como proyecto histórico de Arón Gamaliel Ramos,edición 2577, En Rojo 2008

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.