Como amaba a Teresa

Con esta publicacion iniciamos una serie de cinco relatos de ciencia ficcion escrita por mujeres en Puerto Rico

Por Gretchen López*/Especial para En Rojo

Aun con el extenso inventario de términos que se ha programado en mi base de datos, no logro conectar ese vocablo con la descripción que sugieres. Corrijo: la palabra aparece.  Pero su contexto no se relaciona con  tu propuesta.

  Teresa solo tenía programado el término según el diccionario de la RAE. Decirle a un ginoide que la amas es un tanto complicado.

   Agravaba el hecho de que Teresa era el ginoide adquirido por su padre para que se encargara de las tareas domésticas.  El modelo S3X de la serie Pigmaliónera el más avanzado de su generación.  Así era su padre, languidecía ante la alta tecnología.  Por otro lado, así era él, languidecía ante las féminas altas.

   Su padre le puso Teresa porque le recordó a una muy antigua serie de televisión local que su abuelo veía de niño y que guardaba en el archivo maestro de la familia.  Y como de todas formas la adquirió para que resolviera los asuntos caseros…  Además, necesitaba una cocinera real. Prefería los platos humeantes y bien sazonados sobre los contratos mensuales con grandes cadenas de comida prefabricada y predispuesta.  El sistema operativo del equipo, venía programado con una nomenclatura básica, pero el dueño-operador adquiría paquetes especializados de información que subíaa la memoria central del equipo por una cantidad adicional.  De esta forma las unidades S3X, eran a veces domésticas, a veces tutoras, a veces maestras de química, a veces meretrices.

  Juan y su padre vivían solos desde que la mujer que lo enjendró decidió abandonarlos para unirse a una comuna de hackers.  Esto, cuando Juan tenía dos años. Pero a los pocos días el hambre y la mugre sacudieron a la agonía, el hombre adquirió la S3X.

  Una gran inversión. Garantía de por vida en piezas y servicio. Una suma razonable por el acceso mensual a la Base de Datos Maestra Pigmalión, posibilidad de remplazo de equipo por el 50 por ciento del precio de venta del nuevo. La Base de datos Maestra ofrecía un inagotable inventario de paquetes programáticos de especialización. Esto a través de un código secreto, el cual Juan no sabía y que tampoco se había interesado en saber.  Luego de varias instrucciones, el hombre programó la memoria de la máquina para que reconociera los espacios de la casa y sus habitantes, subió además los archivos correspondientes a las tareas hogareñas y al cuido de infantes de 0 a 4 años.  En donde no escatimó fue en los archivos de cocina. Subió además  el vegan,por si volvía su mujer.

La madre de Juan era activista desde la universidad.  Ingresó en grupos estudiantiles, al principio por pura rebeldía. Luego porque se enamoró perdidamente de un neo socialista, candidato a presidente del consejo de estudiantes.  Pero al tiempo fue despertando en ella cierta conciencia de las cosas importantes: el desmantelamiento de la institución, la tecnocracia, la crisis de alimentos.  Era una mujer cruda, desaprendida de sí misma por haberse criado entre altos funcionarios del gobierno y de magnates que lo subsidian.  Cuando se embarazó del prometedor candidato a concejal, decidió mudarse a la zona estudiantil, con él.  No contaba con que él no vivía solo. Apareció en la puerta con las maletas en uno de sus arranques característicos. Pero él puso a la muchacha de vuelta allá abajo, en el primer escalón  mientras le medio-explicaba lo complicado de su situación.  No tuvo tiempo siquiera para decirle que cargaba con algo más que maletas.  Pudo volver a su casa, pero era una excusa perfecta para la libertad. Estuvo horas sentada.  Llorando. Toda hecha lágrimas y mocos.  Mientras que el otro, arriba, celebraba el inesperado regreso de su novia quien había estado en Paris, haciéndose  mimo en la escuela de Marcel Marceau. 

French kiss. Usualmente denominado al beso pasional y erótico en el que ambas bocas se mantienen abiertas mientras se hace uso de la lengua y los labios. 

Indica instrucciones para el uso de la cavidad oral.

Ay Teresa, por eso te amo, por inocente. Dímelo tú ahora, Teresa. Tell me. You love me; and then, let’s French kiss. .

Sofía casi se desmayaba de la angustia, cuando pasó el futuro padre de Juan, a pie. Venía de hacer algo de grocery. Justo frente a ella, se calló una bolsa y Sofía contuvo el llanto para ayudarle. El resto es historia, como el líder estudiantil y la mimo, que nunca supieron de la existencia de Juan. Así como el nuevo papá  nunca supo de la existencia del líder. Esa noche y después se quedó con él.

Desde el pent-house del lujoso edificio de apartamentos, Sofía miraba la torre y su reloj que era el único edificio que quedaba de la histórica institución. Tras ella, el niño lloraba por leche.  La casa se destartalaba y se amontonaban sobre la mesa los empaques del delivery. Más allá el hombre la miraba con el temor de que ella se descompusiera en átomos y atravesara el cristal. Sofía en cambio, atravesó la puerta.  Se llevo sus viejas t shirts, dos jeans y su colección de Toms.  Sofía había visto en las propagandas de los más buscados la foto del líder de la comuna de hackers, que vivía nómada, escondiéndose entre los edificios abandonados de la Milla de Oro. Supo que estaba enamorada. Y se fue a buscarlo

El padre de Juan amó a Sofía con la melancolía de las mariposas.  Estaba seguro que no alcanzaban sus dedos para llegar al lugar de su ausencia y de su vuelo. Quedó devastado cuando se marchó. Sentado allá abajo, en el primer escalón de su soledad flamante se reclamó su incapacidad de retenerla.  Juraba que nadie ocuparía su lugar Despertó de su agonía cuando Juan, lloróde hambre.  

-SexoEn biología, el sexo es un proceso de combinación y mezcla de rasgos genéticos a menudo dando por resultado la especialización de organismos en variedades femenina y masculina (conocidas como sexos). La reproducción sexual implica la combinación de célulasespecializadas llamadas gametos para formar hijos que heredan rasgos de ambos padres.

-Busca coito.

– Buscando>

-El coito (del latín: co-iter,‘marcha en común’ o ‘ir en común’) es la cópula o unión sexual entre dos individuos. En los seres humanos el coito forma parte de la relación sexual, puede o no tener como objetivo la fecundación del gameto femenino e implica la participación de los externos o internos.

Archivando ambos términos en la memoria inmediata.

 – ¿Qué deseas que haga con la información adquirida, Juan?

–  Es inútil. Tu base de datos tiene demasiados filtros, Teresa.  Así no podemos amarnos. 

Con el tiempo, el padre dejó de actualizar los archivos en la memoria de la ginoide.  Así, ella, era suficiente.    A Juan nunca le faltó el cuidado con Teresa en la casa.  A sus 16 años la ginoide todavía estaba programada para criar infantes y él deliraba por sus mimos y ternuras.  Lo consentía y lo arrullaba con la devoción de una madre y por eso Juan la quería más. Comenzó a observarla con detenimiento.  La solidez perfecta de su pecho.  La suavidad de su cubierta de silicona.  El brillo del cabello, la curva de la cadera. 

El día que atraparon al líder del grupo clandestino, Sofía extrañó a su hijo.  Extraño el cristal de su ventana en el pent-house y la comodidad de su hogar. Tocó la puerta y antes de que pudiera sorprenderse con la descomunal mujer, Teresa comunicó:

Bienvenida, Sofía. Te hemos estado esperando 13 años, nueve meses y veintidós días.

Si algo procuró el padre, fue programar a Teresa para recibir a Sofía.  Esta supo de inmediato que no había sido sustituida y aunque no aprobaba este tipo de tecnologías, sabía que si su marido la había adquirido era por pura necesidad.  El hombre no hizo reproches, no hizo preguntas y se esmeró en tratarla como si nunca hubiera partido. 

Sin embargo, para Juan, esta mujer era una desconocida.  Una pieza inmueble que no componía nada en el herméticoy pequeño nido de amor que había construido en su rascacielos de cristal.  Para él y para Teresa, porque el padre se había vuelto con los años una sombra.  Este intentó reconstruir la relación familiar pero Juan se encerraba en su habitación, horas largas con la ginoide.   Se acurrucaba en su regazo mientras esta le cantaba nanas en voz de la Piaf, a quien su padre adoraba. Desenredaba sus rizos de querubín adolescente y este no podía evitar una lágrima.

A Sofía, esa conexión hombre-máquina le parecía repugnante.  No emitía juicio porque su hijo apenas le dirigía la palabra.  Pero algo adentro se le retorcía.  Una mezcla de celos y asco.

Pero Juan es casi un hombre, Teresa y tu eres, tu eres…ese tipo de afectos lo confunden.  Lo marcan

Juan es el infante a mi cuidado.  Estoy programada para atender todas sus necesidades.

Juan es nuestro hijo. ¿Entiendes lo que digo?

Hijos.  La reproducción sexual implica la combinación de célulasespecializadas llamadas gametos para formar hijosque heredan rasgos de ambos padres.

No sé cómo explicarte, Teresa.  Tu sistema no alcanza.

Haciendo uso de las habilidades adquiridas en la comuna, Sofía logró acceso a la Gran Memoria Pigmalión y bajó al sistema operativo del ginoide un inagotable mar de información.  No solo los que necesitaba para que Teresa comprendiera el delicado asunto familiar. Adquirió también data de otras fuentes fuera de Pigmalión.  Información secreta del gobierno, cuentas de banco de personas influyentes, construcción y manejo de armas, teorías de conspiración.

Ese mismo día, víspera del cumpleaños 17 de Juan, este convenció a su padre de que le diera el código secreto de acceso a la memoria de Teresa. Con la excusa de que ya era casi un hombre y además necesitaba ciertos datos para una tarea del colegio.  El hombre, vio en esta, la oportunidad perfecta para convencer a Juan de que estableciera una mejor relación con su madre, quien había llegado para quedarse.  Un buen trato. Una mujer por otra.

En la mañana, Juan encontró sobre su mesa de noche una tarjeta de felicitación de su padre y un post-it con el código secreto: SOFIA.

Juan salió de su cuarto a buscar a Teresa para programarla a su antojo, pero ella no estaba.  Sofía, sus jeans y sus Toms, tampoco.

 

La autor es diseñadora de libros y de ropa. Es maestra y ofrece talleres de escritura hace más de un lustro en Trujillo Alto. Ha publicado Nueve (microrrelatos) y Otzukimi(ciencia ficción).