Continúa el caos en Educación Especial

Por Cándida Cotto/CLARIDAD

ccotto@claridadpuertorico.com

“A mí el mundo se me derrumbó, fue revivir otra vez el caos, la angustia que solamente los papás que tenemos nenes en el sistema de Educación Especial (EE) sabemos, ya serían tres escuelas en un año”. Jazmín Berríos, madre de una niña que asiste a la Escuela de la Comunidad Rafael Colón Salgado, en Royal Town, Bayamón, cuenta su reacción al enterarse de que la escuela a la cual su hija lleva asistiendo tan solo dos meses sería convertida en una escuela charter. La noticia de por si es devastadora, la forma en la que se enteró deja en evidencia la falta de transparencia mediante el cual el Departamento de Educación (DE) pretende establecer las llamadas “escuelas público alianzas”. Contó que se encontraba en la oficina de la Región Educativa de Bayamón, tramitando la transportación escolar para su hija, y allí una empleada le dijo ‘mamá no te esfuerces mucho porque esa escuela cierra en mayo, si a esa escuela la hacen charter en agosto’. 

La hija de Berríos de cuatro años tiene la condición de autismo y el pasado año cerraron la escuela a la cual asistía, la Lorencita Ramírez de Arrellano, en Toa Baja. De ahí -denunció- que su niña fue ubicada en una escuela receptora en clara violación a sus derechos ya que se supone que una estudiante de Educación Especial requiere una ubicación seleccionada. Cuando llegó el primer día de clases en esa segunda escuela la niña no tenía salón, ni transportación. Luego de “pelear” por que se le brindara el servicio de transportación para esa segunda escuela se probó que esa no era la ubicación correcta para la niña y fue entonces que la reubicaron en la Colón Salgado. Indicó que debido a los cierres de escuelas en Toa Baja y Cataño ahora no hay espacio para más estudiantes de EE en estos pueblos. 

“La escuela es única porque es especializada en autismo, luego de estar dos meses entendí porqué mi nena allí encaja, tiene cinco salones contenidos. Es bien difícil conseguir en Educación Especial salones a tiempo completo y salones preparados para poder ofrecer terapias”. 

Berríos expresó su consternación por el daño que puede provocar un cambio de escuela para un menor con autismo o alguna otra condición que requiera Educación Especial. Los cambios van en contra de la estabilidad que estos estudiantes requieren, en particular un menor con la condición de autismo requiere de un ambiente estructurado, necesita un periodo de adaptación para aceptar ese ambiente y poder empezar un progreso académico. Un estudiante autista puede ser brillante pero ante un cambio muestran una regresión en lo que su sistema vuelve aceptar ese nuevo entorno. 

“Eso es básico es parte de su condición y el Departamento-se refiere al DE- no entiendo, o no sabe, o simplemente no les interesa porque cuando empezaron a cerrar escuelas afectaron directamente a niños autistas y no les importó. Esa es la tercera escuela para mi hija en este año escolar lo cual para mi es inaceptable”. Su niña con cuatro años asiste al ‘kinder’, ya sabe leer aunque no habla y debido a su adelanto se contemplaba que podría comenzar el primer grado el próximo año. 

El Comité Timón de Padres y Madres de Educación Especial, junto a la comunidad de la Escuela Rafael Colón Salgado, se han organizado para combatir que la escuela se convierta en una escuela charter, para lo cual celebraron una asamblea el 15 de febrero en la que recogieron 482 firmas de una matrícula de 528 estudiantes. 

Sandra Cruz, miembro del Comité Timón dijo a este semanario que los padres se enteraron de que la escuela está en la lista de las charter para agosto cuando intentaron hacer el procedimiento de matrícula en línea, como exige ahora el DE. Al entrar a la plataforma del DE y escribir el grado al cual se supone irá el estudiante los pocos padres que han podido realizar la matrícula, reciben un mensaje de confirmación al finalizar, indicando que esa escuela es una posible escuela público/alianza. 

Tanto padres de estudiantes de EE y líderes magisteriales denunciaron a CLARIDAD que el DE no ha cumplido con los procesos de la Ley 85 de la Reforma Educativa que dispone que la comunidad escolar tiene que ser consultada primero si desea o no que la escuela sea una charter. 

Según han sabido los padres y la facultad la institución que ocuparía la escuela es la National Academy. Cruz denunció que a la escuela se presentó personal de la National Academy que se identificó como personal de la Región Educativa. Ante estas denuncias el DE les han indicado que no es un cierre, que es transición. 

“Sin embargo, la compañía que alegadamente será la receptora del contrato, National Talent Academy, se dedica a reclutar a jóvenes de 14 a 18 años en riesgo de deserción escolar. No existe una transición de estudiantes de kínder a octavo a un programa de estudiantes en riesgo de deserción escolar”, expresó Cruz. 

En tanto la presidenta de la Federación de Maestros, Mercedes Martínez, a preguntas de CLARIDAD respecto a la participación de los maestros en el proceso de que una escuela pueda convertirse en una charter, denunció que los maestros están ajenos a todo el proceso, y aunque se supone que haya una consulta a la comunidad escolar, y otorgue la escuela de manera oficial, la práctica ha sido que llega mayo se cierra la escuela y los maestros tienen que hacer una solicitud de reubicación. Los maestros que decidan quedarse en la escuela “alianza” están sujetos a toda la reglamentación del ente privado y luego de dos años si no regresan al DE pierden su permanencia en el DE. Tras el cierre en mayo Martínez denunció que lo que antes se comenzaba en abril-el traslado y reubicación de maestros- ahora se hace de manera atropellada en los meses de verano. En el caso de la Escuela Colón Salgado defendió en contra del cierre que esta es una escuela de excelencia y que fue una escuela receptora este año.