Crisis en hospitales, pero no reclutan personal de enfermería

 

CLARIDAD

ccotto@claridadpuertorico.com

Mientras los administradores de hospitales temen un colapso en la capacidad de acoger pacientes por COVID-19, tres organizaciones que agrupan a profesionales de la enfermería coincidieron en denunciar a CLARIDAD que la falta de este y otro personal en los hospitales responde precisamente a la negativa de los mismos administradores a contratar más trabajadores.

La directora ejecutiva del Colegio de Enfermeros Prácticos (CEP), Aurelia Manso Ramos, afirmó que miembros de su colegio les han informado que las áreas para pacientes de COVID en los hospitales están completamente llenas. “Hay cabida para otras condiciones, pero para COVID tienen las áreas llenas. Las personas que llegan a emergencia, que necesitan hospitalización, las tienen en camillas. No es lo mejor para un paciente porque las áreas abiertas para el COVID están por completo ocupadas ya”.

Manso Ramos describió que el personal está sumamente cansado y saturado debido a la necesidad de estar doblando turnos y cubriendo áreas pasada su hora de salida. Afirmó que los hospitales no están   reclutando el personal que se necesita. Eso, pese a que en el Colegio reciben llamadas de hospitales solicitándoles que refiera enfermeros, pero después que la persona se presenta, lo rechazan. “Sin embargo aquí llaman 24-7, de que necesitan ese personal”. La directora ejecutiva del CPE reconoció que hay enfermeros que dicen que no quieren trabajar hasta que no pase la pandemia.

Esta situación, dijo, se está dando más en hospitales del Área Metropolitana. El Colegio de Enfermería Práctica tiene una matrícula 17 mil miembros activos. Su directora ejecutiva, quien también es enfermera, defendió que de parte del Colegio entienden y saben que en los hospitales hay necesidad de este personal que pertenece al equipo de salud, por lo tanto, tienen que aceptarlos. Expresó que algunos consideran que el personal de enfermera práctica es de menor categoría y que no son necesarios, pero explicó que ellos son la mano derecha de los enfermeros graduados.

“Aunque graduados son todos, los prácticos deben renovar una licencia cada tres años. Con estudios continuos, les dan un certificado de profesional de la salud. Le siguen dando el registro de profesional de la salud. Algunos hospitales rechazan esa categoría, pero este personal tiene una serie de 38 funciones que solo ellos realizan”. Manso Ramos destacó que al comienzo de la pandemia hubo hospitales que despidieron personal y que muchos de ellos aun continúan despedidos.

En entrevista por separado, la presidenta del Colegio de Enfermería Profesional, doctora Ana Cristina García, confirmó que hay escasez de profesionales de enfermería en los diferentes hospitales. “Nunca ha habido un equipo completo en los hospitales y, ahora, con la situación de la pandemia, que ya llevamos más de año y medio, los enfermeros no dan abasto.” A juicio de la presidenta, esa falta es independiente de que sea enfermero práctico o graduado. Ambos hacen diferentes funciones que se complementan en las áreas de trabajo.

Contrario a lo que le ocurre con el Colegio de Enfermería Práctica, García denunció que a su colegio no les llega ni una sola convocatoria de reclutamiento para enfermeros y enfermeras en este país. “No hay convocatorias, no ha habido el intento de reclutar, ni me llaman para solicitarme personal ni envían convocatoria”, dijo enfática.

La portavoz de la enfermería graduada manifestó que las razones por las que los hospitales no reclutan ese personal aun necesitándolo es el factor económico. “Los enfermeros no ganan un salario extraordinario. Por ejemplo, lo mínimo que le podrían dar a un graduado es $2,500 mensuales, que es el establecido hasta el momento”.

En alusión a los fondos asignados para los Programas de Asistencia a Hospitales Públicos y Privados bajo la Ley CARES, García manifestó que los hospitales muy bien podrían utilizar ese dinero en ofrecer incentivos para reclutamiento, en particular a los recién graduados. Todos los años, indicó, en la isla se gradúan como mínimo dos mil estudiantes de enfermería.

Abordada sobre si no se supone que el Departamento de Salud les exija a los hospitales determinada cantidad de trabajadores según las especialidades, expuso que ese patrón de personal ha sido una polémica constante y que el DS no lo ha establecido. “Si hubiese un patrón de personal establecido, los hospitales tendrían que reclutar de acuerdo a ese patrón. Pero como no lo hay, los hospitales reclutan de acuerdo a lo que ellos estiman”.

García calificó la falta de personal como una conducta abusiva de parte de los administradores de hospitales y recordó que ya veintisiete profesionales de la enfermería, entre prácticos y graduados, han fallecido por COVID-19.

En tanto, el director ejecutivo de la Unión Laboral de Enfermeros y Empleados de la Salud (ULEES), José Alverio, reveló que en los hospitales sí hay camas suficientes, pero no para atender pacientes de COVID. Expuso que para esos pacientes hay unas camas en específico y que los hospitales están tratando de tener mucho cuidado con las camas de intensivo.

“Pero la realidad es que esto va en crescendo por la variante Delta. Creo que, de hecho, no tienen suficientes camas para atender pacientes de COVID. Algunos hospitales están dejando pacientes de COVID en las salas de emergencia, los separan con unas cortinas, una mascarilla —como tiene que estar todo el mundo—, pero en las salas de emergencia no hay presión negativa. Tener mascarilla y la cortina no evita que el virus esté en el ambiente”.

Agregó que no tiene conocimiento de que los hospitales hayan añadido salas para atender a los pacientes de COVID. Señaló que los hospitales tienen los cuartos de presión negativa para toda aquella enfermedad infecciosa y que esas habitaciones existen dependiendo de la cantidad de camas que tenga el hospital, por ejemplo, de 2 a 7 cuartos preparados con presión negativa. Inclusive, los intensivos no tienen presión negativa, sino que dependiendo cuán grande sea el hospital, pueden tener alrededor de seis camas y hay algunos hospitales que tienen todo el intensivo junto. Por ejemplo, Auxilio Mutuo puede tener 40 camas, pero en un intensivo multidisciplinario. No todas se van a usar para COVID.

El director ejecutivo de la ULEES también responsabilizó a los administradores de los hospitales por la falta de personal. Reveló que la falta de personal de enfermería y de otros que tienen que ver con el cuidado del paciente responde a que estos se están yendo por la mala paga. “Desde hace años los tienen sumidos en la miseria. Ahora viene la pandemia y son héroes; pero al día de hoy les están quitando más beneficios de los que les han quitado”.

La ULEES tiene cerca de siete mil trabajadores unionados del sector privado de la salud. Sobre estos, su Presidente afirmó que son los que en efecto están recibiendo de primera mano la severidad de la pandemia.  Pese a ello, los hospitales no quieren contratar más personal de enfermería ni de otras áreas.

Como ejemplo expuso que un hospital que paga bastante bien en Puerto Rico es el Auxilio Mutuo, pero que desde el 1.0 de marzo del 2020 hasta junio 30 del 2021, le han renunciado 296 trabajadores. De esos, 167 son enfermeras graduadas. Muchos se van por la presión de trabajo, el salario y otras exigencias.

Los entrevistados coincidieron en señalar que hubo hospitales que otorgaron el incentivo federal por la pandemia solo a su personal de salud, que algunos sí lo dieron a todo el personal y que hay otros en que cerca de dos mil enfermeras no han recibido nada. Después del CARES tampoco recibido ningún otro incentivo.

A juicio del director ejecutivo de la ULEES, la parte de la Isla en donde hay más escasez y peores condiciones de trabajo para el personal de la enfermería es en el área noreste. “Entiendo que los hospitales tienen que repensar lo que están haciendo con ese personal, porque los están tratando como esclavos”.

Alverio expuso que se supone que para inicios del 2022 entre en vigor un aumento de sueldo para el personal de enfermería del sector público. De acuerdo con la ley, el sueldo básico será de $1,800.00 por enfermería práctica sin experiencia; $2,000 por práctica con experiencia; $2,300 por graduada sin experiencia; $2,500 por graduada con experiencia; $2,750 por bachillerato sin experiencia y de $3,000 por bachillerato con experiencia.

Se supone que los hospitales privados apliquen estas escalas de sueldo a partir de enero del 2023.

 

 

 

 

spot_imgspot_img
spot_img

Related Articles

Traducir»