¿Cuál es la condición del aire en Vieques? 

 

Por Giancarlo Vázquez López/CLARIDAD

gvazquezlopez@claridadpuertorico.com

Los servicios médicos en Vieques son limitados, ya lo hemos mencionado en otras ocasiones. Aunque no se trata de un problema nuevo, la situación ha empeorado después del huracán y a ello han contribuido los problemas en el sistema de transporte marítimo.   Pero la facilitación de estos servicios se complica como cuando, por ejemplo, la salud de la única tecnóloga médica, para el único laboratorio en Vieques, se ve afectada. 

“Nos asfixiamos en Vieques bajo nubes de humo generadas por un fuego en el vertedero desde hace una semana, por las detonaciones abiertas para las cuales el pueblo no es notificado y por el polvo del Sahara”,  expone Wanda Bermúdez, Tecnóloga Médica y residente de Vieques, en un comunicado de prensa el pasado 19 de mayo. 

Bermúdez, quien es sobreviviente de cáncer y paciente de enfermedades respiratorias crónicas, reclama en el comunicado que ninguna entidad privada o pública se ha hecho cargo de orientar al público, notificar sobre el nivel de contaminación o deterioro de la calidad de aire, proveer mascarillas o desalojar ciertas áreas, particularmente aquellas más cercanas al vertedero. Ni el Departamento de Salud, ni la Agencia de Protección Ambiental Federal, ni la Junta de Calidad Ambiental ni el Municipio de Vieques. 

El sábado pasado, la tecnóloga se dirigía a su trabajo cuando percibió la peste a humo y, de inmediato, sintió en sus pulmones la toxicidad producida por la quema de desechos. “Por poco sucumbo con un ataque asmático al tratar de entrar al laboratorio a preparar los instrumentos para los pacientes de emergencia”.

Esto ocurrió una semana después —el sábado 11— de que fuera reportado un incendio en el vertedero de Vieques, ubicado en el barrio Villa Borinquen. Hasta ahora, se desconocen las causas del incendio que duró dos días y que afectó la salud de los vecinos de la comunidad. Según informó el negociado de bomberos, las residencias cercanas al lugar no se vieron afectadas por los fuegos. 

El incendio se produjo bajo circunstancias sospechosas, pues el vertedero colinda con un área en donde la Marina está llevando a cabo un proceso de “limpieza”. Además, vecinos del área afirmaron haber escuchado detonaciones. 

Aunque el fuego sobre la superficie fue aplacado, la basura enterrada continuó quemándose lentamente, produciendo una humareda que acaparó las zonas aledañas a Villa Borinquen. 

“Necesitamos varias estaciones de monitoreo de calidad de aire en las áreas residenciales que quedan viento abajo de las detonaciones abiertas de la Marina.  Necesitamos saber, en tiempo real, cuál es la condición del aire en Vieques. Necesitamos liderato y orientación general al público sobre los efectos a corto y largo plazo de estas contaminaciones. Necesitamos agencias a quienes les importemos. No más incompetencia ni abandono”, reclamó Bermúdez en el comunicado.