Cuba al salvarse, salva

Por Randy Alonso Falcón

Hace tres meses, el 11 de marzo de 2020la OMS declaraba a la COVID-19 como una pandemia, y Cuba reportaba sus primeros casos positivos a la enfermedad: tres turistas italianos que habían arribado días antes por el aeropuerto de La Habana y se encontraban alojados en la centrosureña ciudad de Trinidad.

Apenas diez días después, el 21 de marzo, cuando comenzaban a brotar los casos en Cuba y eran visibles en medios internacionales y de la contrarrevolución las dudas sobre el poder del sistema de salud cubano para enfrentar una enfermedad que estaba destrozando a naciones más poderosas y causando una alta letalidad, el Gobierno nacional anunciaba la salida de una brigada de 52 médicos y enfermeros cubanos precisamente hacia Italia, a la región de Lombardía, el epicentro terrible de la epidemia en Europa.

El 22 de marzoentre aplausos y gestos de agradecimiento, llegaban a Milán, camino a la ciudad de Crema, los internacionalistas cubanos de la salud. Ese día, Cuba reportaba diez nuevos casos de COVID-19, para un acumulado de 35; una cifra de 954 pacientes estaban en vigilancia clínico- epidemiológica en los hospitales y centros de aislamiento creados con este fin; y otras 30 mil 773 personas se vigilaban en sus hogares, desde la Atención Primaria de Salud. Uno de los más renombrados centros de seguimiento al nuevo virus pronosticaba, en un escenario extremo, que el 80% de la población cubana, unos nueve millones de personas, iba a enfermar y que morirían 90 000, como consecuencia de la pandemia.

Comenzaba apenas una batalla por la vida que Cuba desarrollaría en el frente interno y, simultáneamente, brindando ayuda solidaria a decenas de otras naciones en América Latina, el Caribe, Europa, África y Medio Oriente. Un combate que se daba en medio del recrudecimiento del bloqueo estadounidense contra Cuba: el 10 de marzo había entrado en vigor la decisión, tomada previamente por la Casa Blanca, de suspender los vuelos chárter a las ciudades cubanas, con excepción de La Habana; que se sumaba a más de 80 medidas tomadas por la administración Trump contra Cuba entre 2019 y principios de 2020 para atemorizar la inversión extranjera, cortar los flujos financieros y de combustible, la llegada de turistas y la venta de servicios.

Han pasado tres meses de duro enfrentamiento contra la enfermedad. El Gobierno cubano ha sentado pautas de organización, trabajo colectivo y eficiencia en su plan nacional de enfrentamiento. El sistema de salud ha mostrado su fortaleza y poder resolutivo, pese al impacto del cerco estadounidense -que impidió hasta la llegada de ventiladores y mascarillas al país. Las ciencias, sobre todo las biológicas y farmacéuticas, se convirtieron en aliados claves y decisivos en los protocolos de actuación y tratamientos para controlar la epidemia en el país. El pueblo, mayoritariamente, acompañó con disposición y disciplina las medidas adoptadas para el distanciamiento físico y la mayor higiene, como únicos métodos efectivos ante este virus altamente transmisible.

En la noche del pasado 11 de junio, tres meses después de los primeros casos, el Presidente y el Primer Ministro cubanos han anunciado el inicio próximo de la etapa de recuperación del país post Covid-19, en un plan por fases y territorios, con gradualidad y asimetrías, atendiendo siempre al curso epidemiológico. Ha sido una contundente victoria de Cuba frente a la emergencia sanitaria y contra los augurios catastrofistas de sus adversarios.

El país lleva dieciséis días con sólo una muerte que lamentar y una cifra decreciente de nuevos positivos. De aquellas 30 mil personas que estaban en observación en los hogares por posibilidades de contagio el 22 de marzo, hoy hay apenas unas 500. El sistema de salud nunca estuvo siquiera cerca de colapsar, siempre se mantuvo el control de la epidemia y hoy trabaja con más holgura que nunca.

Ha sido también una nueva derrota al bloqueo estadounidense, que no se ha detenido ni en medio de la pandemia, a pesar de los llamados del Secretario General de la ONU y otras personalidades internacionales. Por esto días recientes, Washington anunciaba nuevas medidas contra empresas cubanas, ordenaba el retiro de Cuba de la gigante hotelera estadounidense Marriot y anunciaba multas contra empresas extranjeras en negocios con Cuba.

Mientras a lo interno se daba esta batalla colosal, Cuba enviaba 34 brigadas médicas del Contingente “Henry Reeve” a 27 países, por solicitud de las autoridades de esas naciones. Se trata en total de 3337 profesionales cubanos de la salud, de ellos, 2014 mujeres.

Esos “vencedores del dolor y la muerte” como los calificó Fidel, están dando un ejemplo formidable de los altos valores en que se forman y el espíritu humanista que los impulsa. Hay 1182 de ellos que están atendiendo directamente casos positivos a la COVID-19 en los países donde brindan asistencia. En total han atendido 67 553 pacientes y han salvado 2 091 vidas.

Al aporte solidario de estas brigadas de emergencia se suman los esfuerzos de las 59 brigadas médicas que ya se encontraban desplegadas en igual cantidad de países del mundo, y cuyos integrantes han atendido a otros 39 mil 230 pacientes en estos meses, con 7 189 vidas salvadas.

Este pasado lunes, regresó a La Habana la brigada médica que acudió a Lombardía en medio de la tragedia. Llegó colmada de la admiración, el reconocimiento y el aplauso del pueblo italiano. Y recibió el homenaje emocionado de su pueblo.

En Italia, en la conocida Turín, otra brigada médica cubana sigue trabajando sin descanso por salvar vidas.

Aunque la batalla mundial contra la pandemia no se ha vencido, y en nuestra área geográfica se está lejos aún de ello, estos tres meses convulsos van dejando lecciones a la humanidad. Cuba ha mostrado el valor de un sistema social basado en el ser humano y no en el poder del capital, de un sistema de salud accesible, gratuito y universal -donde no son los precios de los test los que deciden quién puede saber si está enfermo, ni es la edad la que lleva a los médicos a decidir quién vive o quién muere ante la falta de respiradores-, de una ciencia puesta en favor de la salud y el bienestar colectivo y no del lucro y la salvación de unos pocos.

Cuba ha mostrado también que sólo la cooperación y la solidaridad, no el egoísmo ni los bloqueos, pueden ser la respuesta efectiva de la humanidad ante los grandes desafíos que tiene por delante.

Al salvarse, Cuba Salva

Reproducido de : www.cubandebate.cu Publicado originalmente en Al Mayadeen. Versión revisada y actualizada para Cubadebate