Inicio Nación Ultimas Noticias Cultura de impunidad en la Policía

Cultura de impunidad en la Policía

 

CLARIDAD

ccotto@claridadpuertorico.com

“Llegar a esta situación no se lo deseo a nadie. Por eso me gustaría que todo esto no quedara así, porque según yo sé que hay muchas historias y uno se queda sorprendido con cuántas injusticias hay en este país y no pasa nada, eso es lo más que duele. Molesta porque nosotros somos seres humanos y necesitamos respeto”.

Magdalena Monroig Barreto se refiere a la muerte de su hermano menor, Hernán Monroig Barreto, a manos de un policía, el 24 de diciembre del 2019, supuestamente en defensa propia, luego de que su hermano chocara la parte trasera del carro del policía. Los hechos ocurrieron en Aguadilla alrededor de las 12:45 de la noche. Al presente, denunció Monroig Barreto, la familia no tiene claro qué fue lo que sucedió, no les han querido mostrar los videos de una funeraria frente a la cual se produjeron los hechos y la fiscal Tamara Martínez les ha dicho que todavía Ciencias Forenses no le ha entregado documentos.

Casos como el de esta familia y de otros cientos de ciudadanos con experiencias similares son parte de la base de datos de Evidencia la Violencia, que acaba de estrenar la organización, Kilómetro Cero (Km 0), con el propósito de documentar intervenciones policiacas en las cuales los ciudadanos entiendan ha habido una intervención violenta, discriminatoria, arbitraria o desproporcionada.

En conferencia de prensa, la directora ejecutiva de esa organización, Mari Mari Narváez, informó que la base de datos se comenzó a construir con amplia participación comunitaria, personas que les han permitido recoger sus historias de intervenciones violentas, discriminatorias, negligentes o arbitrarias. “Para ello, han desafiado los temores más comunes asociados al acto de denunciar a las autoridades de un país, y eso lo valoramos extraordinariamente pues es un paso primordial contra la impunidad de la violencia policial”.

El caso de Monroig Barreto es un ejemplo de la cultura de impunidad que aún persiste en la Policía. Mari Narváez comentó que se ha pedido que el caso se investigue porque si hubiese sido una persona cualquiera ya se habrían presentado cargos contra ella; pero cuando son funcionarios de la seguridad pública, la cultura es la de la impunidad, de presumir que cualquier acto violento que lleva a cabo ese agente es uno justificable, lo que es contrario a todos los parámetros y políticas de la propia agencia y, mucho más, de los parámetros internacionales de los derechos humanos.

Algunos datos que se recopilan por vía de la herramienta son: nacionalidad, edad, identidad de género de la persona, si tiene condiciones de salud mental; si recibió uso de fuerza de parte de la Policía y cuál; nombre y número de placa del agente involucrado; si la persona estaba armada y qué tipo de daño recibió. También se recoge un relato detallado de la intervención y material de evidencia, como copias de denuncias, citaciones, multas.

Hasta el momento, la base de datos cuenta con alrededor de 200 incidentes documentados e incluye las, al menos, 63 muertes por uso de fuerza policial documentadas desde el año 2014; eventos de violencia policial relacionados con verano de 2019 y las manifestaciones posteriores; intervenciones por órdenes ejecutivas de COVID-19, así como casos de intervenciones generales.

Además de los testimonios de los ciudadanos, la base de datos contará con información que la Policía está obligada a entregarle a Km 0, luego de una determinación del Tribunal Supremo. Con esos documentos, dijo su directora ejecutiva, van a construir su base de datos y van a tener una que ni el monitor federal de la Policía tiene, como son las historias de personas que han muerto a manos de la policía y de las agresiones en las manifestaciones.

De policías que han matado ciudadanos fuera de sus horas laborables, pero con su arma de reglamento, Mari Narváez expresó que son situaciones que le dan la impresión de que los agentes están resolviendo problemas de la cotidianidad, pero con su arma de reglamento.

Por ahora, Kilómetro Cero, solo está documentando los casos de violencia de la Policía y no otras violencias institucionales, debido a que esta encierra muchas formas de violencia. La Directora Ejecutiva dijo que les están llegando casos de violencia institucional, como de Corrección, de la cual ya documentaron un primer caso. Describió que con esa agencia es más difícil que con la Policía, dado a que ni siquiera tiene los protocolos, es una cerrada al público y no hay ningún tipo de visibilidad.

Respecto a cómo veía el trabajo de la reforma policiaca señaló que no encuentra que haya una disposición de cambio de esa cultura de impunidad que permanece. Incluso reveló que el monitor de la Policía (el que se supone supervise la reforma de parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos) utiliza datos de Km 0 para sus informes. No fue hasta recientemente, que el monitor John Romero presentó su informe de los acontecimientos del verano del 2019. Para ello utilizó datos del informe que preparó Km 0 ese mismo verano junto a otras organizaciones como el Colegio de Abogados y el Capítulo de Puerto Rico de la Unión Americana de Derechos Civiles.

Reparó además en que Romero, que ya lleva casi dos años como monitor, se desempeñó como técnico especialista en uso de la fuerza bajo la dirección del anterior monitor Arnaldo Claudio. Mari Narváez reconoció que en sus informes el monitor Romero habla del incumplimiento craso de la Policía con la reforma e incluso de que a él mismo muchas veces la Policía no le provee datos.

“No sé cómo va a ser ahora con la administración nueva de la Policía. La Policía puede hacer más cosas de las que hace, pero las que hace es suficiente para un incumplimiento craso. Lo que pasa es que no hace nada al respecto, no asumen amonestaciones, no impone ninguna medida para obligar a la Policía a empezar a cumplir. Creo que es una responsabilidad compartida con el Gobierno federal”.

Frente a este incumplimiento, el proyecto Evidencia la Violencia tiene, entre otros propósitos, desarrollar una base de datos sobre las distintas formas de violencia policial que sirva de herramienta para contar y dar visibilidad pública a estas historias; fortalecer la búsqueda de rendición de cuentas y justicia en el uso de fuerza del Estado contra la ciudadanía; crear poder cívico para contar las historias de las personas que enfrentan la violencia o exceso policial; utilizar la información para hacer análisis de datos con perspectiva comunitaria; identificar causas importantes de abogacía pública y política pública para la transformación social.

La abogacía busca promover cambios sistémicos en el uso de la fuerza y el poder de los agentes del Estado, que las personas puedan reclamar al Gobierno y defender sus derechos.

Para utilizar la base de datos, solo hay que entrar a la siguiente dirección: https://evidencialaviolencia.org  en donde podrá verse el menú de materiales disponibles. En el recuadro Base de datos, presione “Ver más”.

Para las personas interesadas en contar su historia a los documentalistas de Km 0, estos están disponibles para entrevistas por teléfono o videoconferencia. También se puede llenar el formulario por cuenta propia en  https://evidencialaviolencia.org/evidencia-la-violencia/formulario-de-casos/ . Además, se pueden coordinar entrevistas en  info@kilometro0.org y en las redes sociales de Facebook, Twitter o Instagram. 

 

 

Traducir»
Exit mobile version