De la pantalla a NetFlix: The Two Popes y Marriage Story

Por María Cristin/En Rojo 

Tanto The Two Popes y Marriage Story se presentaron en los Fine Arts Cinemas y después de par de semanas también estaban disponibles en NetFlix. Esta accesibilidad hizo que ambos filmes tuvieran miles de espectadores y que se volvieran puntos de discusión a nivel personal y por internet: todo el mundo podía tener una opinión con argumentos contundentes porque los habían visto y si tenían dudas, podían verlos nuevamente sin problemas.

The Two Popes

Director: Fernando Meirelles; guionista: Anthony McCarten; cinematógrafo: César Charlone; elenco: Jonathan Pryce, Anthony Hopkins, Juan Minujín, Luis Gnecco, Cristina Banegas, María Ucedo, Germán de Silva, Lisando Fiks, Sofía Cessak.

Lo que parecía ser un diálogo entre dos papas con visiones diferentes de lo que debe ser la misión de la todavía muy poderosa Iglesia Católica, resulta en un excelente filme que sí contiene esas dos visiones pero que también nos ubica en el tiempo tempestuoso del pasado y presente del entonces cardenal Jorge Bergoglio y ahora Papa Francisco. La escenografía detallada de cada habitación y sala que ocupan el Papa Benedicto y el cardenal argentino y los lugares donde se reúnen todos los cardenales para celebrar el cónclave que selecciona al próximo Papa con información minuciosa del ritual, crea el ambiente perfecto para ubicar este intercambio de ideas. Y es esto precisamente lo que mueve la conversación filosófica de nuestra visión del mundo.

Aunque en los intercambios filosóficos entre Ratzinger y Bergoglio, los dos comparten el escenario, los pensamientos, preocupaciones y vida pasada que incluye el filme son del protagonista de la historia, el Arzobispo de Buenos Aires y cabeza de la Orden Jesuita durante la dictadura y guerra sucia de 1976 a 1981. Aunque la tardía conversión de Bergoglio (21 años después de tener su grado en tecnología química) y su ordenación como sacerdote a los 33 años lo hace el candidato más distante de llegar al Vaticano, es precisamente su conexión con el pueblo y no con la jerarquía eclesiástica lo que lo acerca a la Teología de la Liberación, movimiento que tanto Juan Pablo II como Benedicto condenaban enérgicamente. Los dos Papas no deja que quede al margen el gran error de Bergoglio de poner en peligro la vida de sacerdotes y Jesuitas (como Orlando Yorio y Francisco Jalics), defensores de los pobres y perseguidos, en su tolerancia y silencio de las atrocidades cometidas por el aparato militar bajo el mando de Jorge Videla.

Como es de esperarse, las actuaciones son de primera (tanto Jonathan Pryce como Anthony Hopkins fueron nominados para los Golden Globes) y tanto el guión (Anthony McCarten también nominado) como la dirección de Fernando Meirelles (Cidade de Deus y The Constant Gardener) hacen de este filme uno de los mejores de 2019. Para los que vieron o no el excelente documental de Wim Wenders Pope Francis: A Man of His Word (2018), lo recomiendo como la secuela de Los dos Papas ya que nos da su pensamiento basado en su larga experiencia de estar en contacto con el pueblo—y no apartado y protegido en la sede del

Vaticano—y su extenso conocimiento en la ciencia, enseñanza universitaria de literatura y psicología y su compasión por todos los seres humanos de este planeta

Marriage Story

Director y guionista: Noah Baumbach; cinematógrafo: Robbie Ryan; elenco: Adam Driver, Scarlett Johansson, Azhy Robertson, Laura Dern, Ray Liotta, Alan Alda, Julie Hagerty, Merritt Wever, Wallace Shawn, Mickey Sumner.

Aunque hay referentes más obvios para ubicar Marriage Story, es el filme de Ingmar Bergman, Escenas de un matrimonio (1974) el que mejor recoge los sentimientos encontrados cuando una relación se disuelve. La intimidad que presenta la historia dirigida y escrita por Noah Baumbach indaga en el amor, amistad, admiración y distanciamiento de una pareja, Charlie y Nicole, que se admiran mutuamente, se siguen amando, pero no pueden ver su futuro juntos. La razón es primordialmente porque mientras Charlie evoluciona en su profesión—en este caso dramaturgo—Nicole siente que solo tiene espacio para interpretar los personajes que él crea para ella. Y como tan extraordinariamente relata Doris Lessing en su cuento “To Room Nineteen”, la mujer puede convencerse que pone en pausa su carrera para tener y criar sus hijos y que esto no afecta su progreso profesional, pero la realidad es que quien se detiene, quien no evoluciona, quien asume toda la responsabilidad del crecimiento de los hijos es ella. ¿Cómo recuperar ese tiempo detenido/perdido sin romper la relación que lo provocó?

Cada personaje tiene su espacio para casi hacer un soliloquio que nos presente su visión de la situación (recordemos lo que Woody Allen logró en Annie Hall en 1977), además de breves y sustanciales intercambios de Nicole con su madre Sandra, hermana Cassie y abogada Nora Fanshaw y Charlie con sus dos abogados, Bert Spitz y Jay Marotta. Son precisamente los expertos en las negociaciones de separación de parejas—interpretados por Laura Dern (ganadora del Globe por Mejor Actora de reparto), Alan Alda y Ray Liotta—los que ocupan el centro de atención y los que demuestran que por más sentimiento que haya en una relación, es ante todo un contrato legal. Y aunque la separación puede provocar resentimiento y, por supuesto, mucho dolor, siempre hay maneras de reiniciar una vida con esas experiencias y las nuevas por crear. Y esto es precisamente lo que nos presenta Marriage Story donde todo lo bueno que hubo en la relación nunca se pierde y nos hace más fuertes.

Aunque Laura Dern fue la única ganadora de los Golden Globes como Mejor Actora de Reparto, las nominaciones por Mejor Película en Drama, Guión, Música, Actora en Drama (Scarlett Johansson) y Actor en Drama (Adam Driver) son muy merecidos. Y en referencia a estas primeras premiaciones del Círculo de Críticos de la Prensa Extranjera (5 de enero), celebro los comentarios cómico-cínicos de Ricky Gervais, la informalidad de las presentaciones y el espacio para que Russell Crowe/Jennifer Aniston, Joaquin Phoenix y Laura Dern expresaran su tristeza y preocupación por el ambiente al denunciar el cambio climático producido velozmente por la intervención humana como lo atestiguan los fuegos incontrolables en Australia que han destruido millones de fauna y flora. Pero los dos discursos más directos lo hicieron dos mujeres: Patricia Arquette que condenó la guerra que un mal llamado presidente puede provocar por sus decisiones irracionales; y Michelle Williams que desde un plano personal instó a todas las mujeres, de 18 a 98, a defender el derecho de escoger qué hacer con su propio cuerpo y votar por las personas que defienden ese derecho.