Defiende la colegiación 

 

Por la Redacción

A raíz de la determinación del Tribunal Supremo de Puerto Rico de declarar inconstitucional la colegiación compulsoria al Colegio de Técnicos y Mecánicos Automotrices (CTMA), el representante del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Denis Márquez Lebrón, insistió en que no se aprueben los proyectos de descolegiación ante la consideración de la Cámara de Representantes.

“Ante la equivocada y perjudicial decisión del Tribunal Supremo es necesario continuar con la batalla para que la gran mayoría de los proyectos de descolegiación no sean aprobados. El mensaje de la Cámara debe ser uno claro y contundente a favor de los colegios. Con esa acción se reconocería que existe un interés apremiante del Gobierno para mantener la existencia de diversos colegios de profesionales”, expresó el legislador pipiolo.

La determinación del TSPR fue escrita por la juez asociada Mildred Pabón Charneco. Para Márquez Lebrón, contrario a la impresión generada tras la determinación del Tribunal Supremo en el caso de técnicos y mecánicos automotrices, esta decisión no significa la descolegiación automática de todos los colegios compulsorios. 

“Lo que aplica del caso de los técnicos y mecánicos automotrices a las demás profesiones, es que para determinar la validez constitucional de cada una de esas colegiaciones compulsorias, hay que aplicar un escrutinio estricto y el Estado debe tener un interés apremiante, el cual se debe determinar caso a caso”, abundó.

El líder independentista precisó, además, que durante el proceso de vistas públicas quedó demostrado las condiciones de inoperabilidad e ineficiencia de las distintas juntas. Se refiere a las vistas públicas de los proyectos para la descolegiación de más de 25 profesiones presentados por el representante José Aponte Hernández, del Partido Nuevo Progresista (PNP). Entre estos está el de los Técnicos y Mecánicos Automotrices. 

“Ha quedado demostrado que las diversas Juntas Examinadoras bajo el Departamento de Estado y de Salud no poseen presupuesto, ni personal para cumplir con sus funciones, siendo los diversos colegios los que fiscalizan la profesión, atienden querellas éticas, promueven la educación continua de su miembros,cumpliendo funciones de interés público.

Llamó la atención a que hay diversos colegios que existen hace décadas al servicio del país y sin ningún tipo de cuestionamiento. “El interés apremiante del Estado de proteger la vida, salud y seguridad de los y las puertorriqueñas, solamente se logra mediante la intervención de los colegios que la mayoría de las veces -por no decir todas- asumen la responsabilidad del Estado para proteger los intereses de la población. Es muy importante continuar aunando esfuerzos para que los proyectos de descolegiación ante la consideración de la Cámara no sean aprobados”, finalizó Márquez Lebrón.