spot_img

Defienden al magisterio y a los estudiantes

 

 

 

ccotto@claridadpuertorico.com

A juicio de la presidenta del grupo magisterial Educamos, el que piense que un estudiante que no adquirió las destrezas académicas para pasar de grado en 180 días puede hacerlo en un mes (que es lo que dura una sesión de verano) está equivocado. Lo lógico es pensar que en lugar de mejorar, lo que hará será empeorar.

Según dio a conocer el Departamento de Educación (DE), 35 mil estudiantes se habían matriculado para las clases de verano que comenzaron el jueves, 14 de junio. Esta cifra es menor que los 45 mil que informó el DE no pasaron de grado en el año escolar 2020-2021.

En entrevista, la presidenta de Educamos, Migdalia Santiago, censuró que el secretario interino del DE, Eliezer Ramos Parés, haya estado hablando por más de dos meses de que hay rezago académico y de los estudiantes que fracasaron, pero olvidó destacar que un 95 % logró aprobar el grado a pesar de la pandemia.  De acuerdo con Santiago, el secretario interino lo que debería decir en su lugar es que para agosto se van a acondicionar y abrir las escuelas cerradas para poder bajar el número de estudiantes por salón. Explicó que el reglamento del DE establece que de cuarto grado elemental a cuarto año de escuela superior el número de estudiantes por salón es de 30 y de kinder a tercero, 25; pero en ningún sitio dice que no se puede bajar. El que se reduzca el número de estudiantes por salón es un reclamo de todos los grupos magisteriales.

La maestra de Educación Especial reclamó que el secretario interino debió haberle dado el espacio a los que saben trabajar de una manera responsable y de una manera holística la educación. “El debió permitir que en las primeras 10 semanas del semestre, de agosto a octubre, cada comunidad escolar organice cómo va a trabajar cada rezago académico o preparar un examen diagnóstico por sus maestros, no que lo haga Pearson, pagándole una millonada, que es lo que están haciendo,  y que sea el magisterio”. Insistió que es el maestro quien conoce el currículo y al estudiante.

Puntualizó que luego de un año escolar en que el estudiante nunca conoció a sus maestros ni a sus compañeros y no hubo la oportunidad de compartir de manera presencial, el que piense que se regresará a la llamada normalidad cuando llegue la escuela presencial “no vive en Puerto Rico. Tiene que darse cuenta que aquí la normalidad no va a ser igual. Para eso es que hace falta un secretario de educación. Estas decisiones son evidencia de que la persona que está dirigiendo el DE no es un pedagogo, no estudió pedagogía”.

Respecto a las declaraciones del Secretario Interino de que la matrícula de verano no ha sido la esperada, Santiago señaló que no todos los años los estudiantes que fracasan en la superior regresan a la escuela. Trajo a la atención que sobre los desertores escolares en el DE en los últimos años no hay números confiables, pero aun no siendo confiables, el hecho es que en los últimos años la cantidad de estudiantes que se van de la escuela ha ido mermando. No es como años atrás, que esos números eran muy fuertes. Agregó que el DE habla de 45 mil fracasados, es decir, que no completan las competencias del grado y que por eso no son promovidos. De ese número, Educación  no  está planteando que muchos de esos estudiantes se fueron a Estados Unidos, es decir, son parte de la diáspora, pero sus padres no les dieron de baja del sistema aunque se hayan matriculado allá. Insistió en que el número que da el DE no es real.  Además, resaltó que también hay otros estudiantes que se cambiaron a una escuela privada, de las que promueve el propio Departamento, que ofrecen el grado en unos meses.

“Ese número es irreal para tratar de decir que esto no funcionó, que los maestros son un desastre y para tener más dinero para poder gastar en estos contratos como se dan, de ahora en adelante, del año escolar extendido y las tutorías que vienen por ahí. Así que ese número no es tan real como debería ser sobre muchos de esos estudiantes, por ejemplo, los de cuarto año. Tengo un estudiante que su diploma va a ser una hija que va a tener, otros consiguieron un trabajito en la construcción y no van a regresar a la escuela. Además de que el sistema no los acompañó”.

Según la Presidenta de Educamos, en tiempos normales, entre el cuatro y el seis por ciento de los estudiantes no pasan de grado. Si esta vez se está hablando del 8 al 9 %, entonces resulta una hipocresía hablar de un enorme fracaso en el país cuando en realidad de lo que estamos hablando es de que si en tiempos normales es 6 % y ahora es un 9 % la diferencia es de tres por ciento. “No ampliemos la desgracia más de lo que ya está. Este país está tan acostumbrado a convertir los triunfos en fracaso con pandemia, sin internet, sin computadoras, con un Departamento que es un desastre. El 92 % de los estudiantes lograron pasar de grado. En cualquier lugar del mundo que se tenga respeto a sí mismo esto sería una fiesta nacional, pero aquí hay que nada más los 45 mil. los cerca del 8 % que no pasaron. Es para desacreditar el magisterio, el esfuerzo de muchos padres que renunciaron a sus empleos y para desacreditar a nuestros estudiantes”.

 

 

 

spot_imgspot_img
spot_img

Related Articles

Traducir»