Denuncian deforestación en área del carso del centro de la isla

Por Internews Service

El Comité Despertar Cidreño denunció la deforestación y remoción de la cubierta vegetal en el área de captación de la cuenca del río Cagüitas y las cuevas de Aguas Buenas realizada el pasado 23 de mayo.

Los terrenos impactados están ubicados en el barrio Sumidero de Aguas Buenas, colindando con el barrio Cañaboncito de Caguas. Estos terrenos están clasificados como suelo rústico altamente protegido.

Además, esta es un área del carso en el centro de la isla.Según el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), “la zona cársica constituye uno de los recursos naturales no renovables más preciados por su geomorfología y por los ecosistemas particulares que en ella se desarrollan”.

Añade el DRNA que esta región es vulnerable a daños irreversibles. Entre las actividades humanas que afectan esta región se han identificado, entre otras, construcciones (cambios en los patrones de descarga de las escorrentías), remoción de la corteza terrestre y transformación de los usos del suelo.

“La remoción y deforestación llevada a cabo afectará las corrientes de agua del área y el sistema de aguas subterráneas del sistema de las cuevas Aguas Buenas, esto con el aval de la Oficina General de Permisos(OGPe), que otorgó el permiso para crear solares y desarrollar construcciones en el área, procediendo el desarrollador Andrés Muñiz Colón, propietario de las 13 cuerdas impactadas, a deforestar y remover la corteza terrestre. Las querellas sometidas al DRNA no han tenido ningún efecto pues la agencia se ha cruzado de brazos al existir un alegado permiso de la OGPe”, afirmó la portavoz Vivian Morales Santiago.

Agregó que “cuestionamos el permiso otorgado por OGPe está ser una zona protegida y que suple agua a varios ríos que terminan en el Río Grande de Loíza. Después las mismas agencias gubernamentales hablan de los problemas de la sequía y de la protección al ambiente.

La preparación de los terrenos y la construcción de edificaciones en las cuencas hidrográficas aumenta la variedad y cantidad de contaminantes transportados hacia quebradas, ríos y lagos”.

Además, detalló que entre los contaminantes se encuentran sedimentos, pesticidas y fertilizantes, metales pesados provenientes de vehículos, techos metálicos y otra fuentes, además de aceites, grasas y productos químicos provenientes de vehículos.

“Exhortamos al DRN y Junta de Calidad Ambiental a detener este atentado contra el ambiente y aplicar las leyes y reglamentos ambientales”, sostuvo la vocera.