Diego el único

 

Especial para CLARIDAD

Tan pronto comenzó la primera orden ejecutiva del confinamiento, como tenía tiempo de sobra para leer como siempre he acostumbrado rebusque en nuestra biblioteca y me encontré con el libro “Yo soy el DIEGO de la gente”, donde él, con la ayuda de dos escritores, narra su vida de Diego Maradona. El libro prácticamente es una autobiografía, donde el Diego no deja nada por contar, incluyendo su vida en el fútbol desde un Pibe hasta su retiro de las canchas aunque, en realidad nunca se retiró. Me interesaba leer su libro por dos razones, una, la de su vida deportiva y la otra la de su vida como ser humano comprometido con las causas sociales.

Prácticamente me leí el libro en dos días pues, desde el punto de vista deportivo, profesión a la que le he dedicado toda mi vida hasta este momento, era una lectura obligada y desde el punto de vista de el compromiso del Diego con todas las causas justas y su defensa hacia todos los pobres, marginados y discriminados del mundo, también era lectura obligada. Ya, en su escrito, Evelyn, mi compañera de cerca de 50 años, comenta sobre la parte humanista y política del Diego así, que yo abordaré sobre sus dotes de deportista, en este caso en el fútbol, que para nosotros en Puerto Rico lo conocemos como balompié. Quiero también aclarar que no somos expertos en este deporte, pero conocemos que, después de más de 60 años dedicados a la práctica del atletismo en todas sus facetas y conocer desde lo más básico hasta lo más complejo de la educación física y de las ciencias aplicadas del deporte, creo que puedo analizar, quién es un “fuera de serie” en la práctica del deporte, el deporte que sea, y poder llegar a estas conclusiones.

Desde el punto de vista deportivo, ya Diego estaba predestinado a dedicarse al fútbol y a la cancha en cuerpo y alma, como ellos se refieren al terreno de juego. Pero por qué yo llego a esta conclusión, la cual podemos decir de muchos grandes deportistas o super atletas a través de la historia. En mis 77 años de vida he podido observar este fenómeno.  Las razones: una el ser humano desde un infante por su propia cuenta, ya sea por instinto, por ser introducidos al respectivo deporte por alguien, ya sea el padre o madre, un profesor en la escuela primaria, un entrenador de un club de infantiles a muy temprana edad, quizás en muchos casos desde que comenzaba a caminar como fue el caso del Diego y, al este ser humano hacer de la práctica del deporte una pasión y una religión, está predestinado a llegar a obtener resultados positivos y en muchos casos super resultados. Este era el caso de Diego que no podía vivir sin estar pateando la bola, sin estar en la cancha, la cual los niños, especialmente los más marginados y pobres, establecen una cancha de fútbol en cualquier predio de terreno, calle, solar, estacionamiento, o sea dondequiera. El objetivo es patear la bola y meterla por la portería. Esto es así, alrededor del mundo y hay millones de seres humanos y la gran mayoría de ellos, niños y últimamente niñas, que hacen esto mismo a diario pero, hasta el momento, no ha existido un ejemplo como el de Diego Armando Maradona que desde niño hasta el final de su vida hacía magia con la pelota, era prácticamente imposible detenerlo cuando tenía el balón y la única defensa que tenían los contrarios era tratar de atacarlo físicamente y lesionarlo. Era como único lo podían parar para que no metiera un gol o le hiciera una asistencia a un compañero para hacer el gol. Dominaba todas las facetas del juego y por eso en todos los equipos donde jugó desde niño estos equipos eran ganadores ya que, Diego era la bujía, el líder, no sólo como jugador sino como capitán y el comandante que no podía perder. Como todo campeón y absoluto ganador, no permitía que lo sacaran de juego, jugaba lesionado, adolorido, cansado de partidos seguidos, hasta trasnochado por su vida tan atropellada que vivió fuera de la cancha, pero tenia que estar en la cancha y jugar no importaran las circunstancias.

En vida he visto y conocido personalmente muchos atletas fuera de serie y fenómenos en todos los deportes pero quizás por su compromiso con el deporte y sus proezas y hazañas reconocidas en el mundo entero dentro del mismo y por su dedicación y compromiso con las causas justas, contra el discrimen, por su defensa en contra del colonialismo y la soberanía de los pueblos, el único que yo podría decir que reunía casi todas esa cualidades, deportivas y de justicia social fue Muhamad Ali pero Diego le llevaba un paso al frente y es que fue un líder internacional sin tener prejuicios políticos, religiosos, ni de razas ni colores. Definitivamente Maradona era “EL DIEGO DE LA GENTE”.

El autor es el 2do Vicepresidente del COPUR  

 

 

 

 

 

 

 

Related Articles

Traducir»
%d bloggers like this: