Docentes y No Docentes sobre la nueva Junta de Gobierno de la UPR

 

CLARIDAD

gvazquez@claridadpuertorico.com

Recientemente, varias organizaciones en representación de la comunidad universitaria exigieron a la nueva Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico (JG-UPR) defender la institución del Gobierno y de la Junta de Control Fiscal (JCF).

Las organizaciones universitarias de trabajadores, profesores y jubilados, que firmaron un comunicado de prensa en defensa de la UPR, expresaron que Walter Alomar, expresidente de la JG-UPR, y Zoraida Buxó, ex vicepresidenta de la JG-UPR, dejaron un pésimo e irresponsable historial de confrontación constante con la comunidad universitaria, además de  accede a los recortes de la JCF.

Los firmantes del comunicado son: Asociación de Jubilados de la UPR; Junta de Sistema de Retiro de la UPR; Hermandad de Empleados Exentos No Docentes (HEEND), Capítulo de Jubilados de la Heend; Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios (APPU); Asociación de Profesores del Recinto Universitario de Mayagüez (APRUM); Asociación de Supervisores y Gerenciales de la UPR; Federación Laborista de Empleados del Recinto Universitario de Mayagüez (FLERUM) y el Sindicato de Trabajadores de la UPR.

Más que pedirle directamente la restitución de fondos, se trata de que, como representante de la comunidad universitaria ante el gobierno, la JG-UPR exija que se repongan todos los fondos de los recortes que se le han hecho a la Universidad desde que se congeló la formula presupuestaria en 2013.

El presidente de la APPU, Ángel Rodríguez, dijo a CLARIDAD que también se le exige a los nuevos miembros de la JG-UPR retirar su apelación al Tribunal Supremo sobre el caso decidido en el Tribunal Apelativo que le otorga la fiducia a la Junta de Sistema de Retiro de la UPR. Alomar y Buxó ya habían establecido que llegarían hasta el Supremo para tratar de modificar esa decisión.

“Ni la Junta de Retiro, ni la Asociación de Jubilados ni las demás organizaciones evaluamos el asunto del retiro separado del resto de las necesidades de la Universidad. Por ejemplo, cuando exigimos la restitución de fondos no es pensando en que esos fondos se utilicen para dárselos al Sistema de Retiro exclusivamente, sino que se pueden utilizar para volver a reclutar personas en la Universidad que, a su vez, vayan aportando al Sistema de Retiro”, aclaró Rodríguez.

Lo anterior se trata de un proceso “simbiótico”, según explicó el profesor. El Sistema de Retiro de la Universidad sigue siendo el más saludable. Sin embargo, está condenado a fracasar, en la medida que la reducción de fondos no permite que haya un flujo continuo de trabajadores, sostuvo Rodríguez.

Despilfarro de dinero en la UPR

Ante la salida de Alomar y Buxó de la Junta de Gobierno, también exigieron la renuncia Jorge Haddock, presidente de la UPR. En medio de las políticas de austeridad, como la congelación de plazas y los intentos para destruir el Sistema de Retiro, la JG-UPR otorgó a Haddock un contrato de $258 mil, un salario superior al de todos los presidentes que le precedieron.

La HEEND le solicitó a Haddock mediante una carta el jueves que publique los salarios y los nombramientos en la UPR. “De la misma manera que muchas agencias del Gobierno lo han hecho a la luz del fallo a favor de la licenciada Eva Prados por el Tribunal de Primera Instancia, nosotros estamos pidiendo que él haga lo propio y publique esos sueldos, de todo lo que es UPR, para que el pueblo vea el despilfarro de dinero que hay en la Universidad en puestos”, mencionó Jannell Santana Andino, presidenta de la HEEND.

Uno de los argumentos para justificar la contratación del Presidente fue el de relacionar su preparación con la identificación de fondos externos, que según en el comunicado firmado por las organizaciones universitarias, a estas alturas no se ha recaudado “algún vellón”.

“El argumento de una preparación óptima no es necesariamente un argumento convincente. Estamos en la casa donde hay muchas personas con alto nivel de preparación, el problema estriba en que para recaudar fondos tiene que haber una inversión de fondos, de manera que podamos hacer un trabajo de investigación que a su vez traiga nuevos fondos externos” señaló Rodríguez.

“No importa quién sea la persona ni la preparación que tenga, la reducción presupuestaria de la Universidad limita el funcionamiento y la posibilidad de recaudación de fondos externos. La manera en que se identifican fondos externos en las universidades es a través de los procesos de investigación. Para poder hacer investigación hace falta inversión en la investigación”, expuso.

Mientras tanto, en la UPR se siguen reduciendo los fondos de investigación y, simultáneamente, se le pide a los profesores que hagan investigaciones con el fin de recibir más fondos, lo que “es un sinsentido”.

Convenio de la HEEND

Santana expresó que la experiencia de la HEEND con los nuevos miembros en la JG-UPR no ha sido muy distinto a lo que ya habían vivido durante el período de Alomar y Buxó. El jueves en la tarde, la Junta de Gobierno de la Universidad no validó el Convenio Colectivo de la Hermandad de Empleados.

“Pusieron como excusa que le dieron un mandato a Haddock de que llevara a la Junta de Supervisión Fiscal el convenio. ¿Qué poder tiene entonces una Junta de Gobierno que simplemente se somete a un tercero cuando se supone que ellos tienen el deber de administrar la UPR?”, cuestionó Santana.

“Ellos simplemente deciden que no van a validar un convenio colectivo que ya fue ratificado dos veces, que la Junta tenía conocimiento que se negoció con el presidente Haddock, un convenio cuyo impacto redunda en ahorros a la Universidad sobre $19 millones”, añadió. Muchos de los acuerdos a los que se llega mediante la negociación del convenio de la HEEND se extienden por igual a todo el personal de la UPR, explicó Santana.

“La persona que asuma cualquier posición en la JG-UPR tiene que venir con un plan de salvar la Universidad y no de destruirla, como el que tenían Alomar y Buxó, ni de reducirla ni de achicarla y hacerle daño, que es lo que ellos pretendían con los aumentos y estos planes fiscales que fueron elaborados por ellos. Sabemos que fueron ellos quienes lo elaboraron, los aumentos en los créditos a los estudiantes, la merma de ingresos para los recintos. Sin embargo, un aumento de ingresos para la Administración Central y para la propia JG-UPR. Estos contratos exorbitantes, que muchos de ellos hasta inciden en las funciones de nosotros como trabajadores universitarios, esos estilos como los de Alomar y Buxó, tienen que parar. Es lo que le pedimos a las personas que lleguen a esta nueva Junta”, expuso.

Para concluir, Santana expuso que pocos días antes de salir de la presidencia de la JG-UPR, en un comunicado de prensa, Alomar declaró que no veía que hubiese inconveniente para que el convenio se ratificara, que se había visto en el Comité de Asuntos Financieros, que el presidente Haddock había explicado de dónde provienen los fondos y habló de que no hay impacto financiero con el convenio porque va a salir de unas economías.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Related Articles

Traducir»