Dominga rescata la bandera 21 marzo de 1937

Redacción En Rojo

Se han escrito varios libros sobre la Masacre de Ponce, ocurrida en 1937. Quizás el trance que vivió Dominga de la Cruz Becerril sea uno de los muchos relatos que de ese brutal suceso se han contado.

El 21 de marzo de 1937, cuando tenía 28 años, Dominga fue con un grupo de nacionalistas de Mayagüez hasta Ponce para participar en una manifestación en la que se protestaba pacíficamente contra las sentencias por sedición que la Corte Federal le había impuesto a Albizu y otros líderes del Partido.  Allí, rodeados de un gran contingente policíaco, supieron que los permisos obtenidos para esa actividad habían sido cancelados. Los organizadores decidieron seguir adelante con la demostración. A punto de comenzar la marcha la policía bajo eordenes del gobernador Blanton Winship, abrió fuego contra el grupo, dejando un saldo 21 muertos y más de 150 heridos. 

Dominga, al ver caer heridos a varios de sus compañeros, busca refugio. Mientras corría vio que la bandera que llevaba su compañera (Carmen Fernández) cae al piso y fue a recogerla “porque Don Pedro había dicho que la bandera jamás debe tocar el suelo”.

A la mujer, pobre, trabajadora, esto le costó toda una vida de hostigamiento policial, persecución ideológica y exilio en Cuba y México. Entre costura y lavar pisos abogados, Dominga se convirtió en una de las mejores declamadoras del país. Prefería los poemas de Luis Palés Matos.  Así puede leerse en Nationalist Heroines: Puerto Rican Women History Forgot, 1930s-1950s, de la historiadora Olga Jiménez de Wagenheim.

Hace unos días se publicó, Dominga Rescues the Flag/Dominga rescata la bandera.  Escrito por Margaret Randall y Mariana McDonald,  se basa en la historia oral recogida por Randall en sus entrevistas a Dominga en Cuba en los años setenta. McDonald tuvo el privilegio de conocer a Dominga en la Habana en l978, cuando Margaret y ella decidieron publicar la historia de Dominga en inglés. Agotado el libro en español decidieron producir el libro en una edición bilingüe.

El libro se presentará en la Librería Mágica el 19 de marzo, y en Ponce en El Candil el 22.  En ambas ocasiones estará Mariana McDonald compartiendo con el público.