Editorial:  Racismo indignante en La Mega

Desde CLARIDAD, Periódico de la Nación Puertorriqueña, condenamos  enérgicamente las  expresiones racistas contra la compañera y abogada Ana Irma Rivera Lassén, vertidas en días pasados por el titiritero Kobbo Santarrosa, a través de la muñeca La Comay, en su programa por Mega TV. Debía ser inconcebible, en el Puerto Rico del siglo 21, que figuras del mundo del espectáculo puedan utilizar la plataforma de un medio masivo de una forma tan indecente y lesiva a la buena imagen de la emisora que transmite su programa, y a los mejores intereses de nuestro pueblo.

La compañera Ana Irma Rivera Lassén no necesita ser defendida. Su hoja de trabajo y servicio a la profesión legal y a Puerto Rico ha sido altamente visible durante muchos años. Se ha destacado como líder en la lucha por los derechos de las mujeres, de la comunidad LGBTTQI y de todos y todas los discriminados y excluidos por razón de su raza, género, origen o condición social y económica.  Fue presidenta del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico, y ha sido una figura clave y respetada en las múltiples iniciativas desarrolladas durante muchos años hacia el logro de una mejor y más inclusiva convivencia social en nuestro país. La distinguida trayectoria de Ana Irma Rivera Lassén representa un tajante contraste con la patética figura de su atacante, un llamado “entertainer” venido a menos, que ha convertido en un lucrativo negocio el chisme, el morbo, el odio, el insulto y el abuso contra la dignidad de otros seres humanos. Su diatriba racista contra la licenciada Ana Irma Rivera Lassén es demostrativa del alcance de su violencia verbal, razón por la cual se le canceló su programa “La Comay” en una reconocida televisora de Puerto Rico hace unos años.

El discurso de odio racial y cualquiera otra forma de exclusión y discrimen entre seres humanos no deben tolerarse en los medios masivos, ni en ningún otro foro de discusión pública en Puerto Rico, por ser ofensivos a la dignidad humana  y contrarios a la aspiración de concordia social de la inmensa mayoría de nuestro pueblo.