El agua que nunca repartieron

Recordarán las miles de botellas de agua que nunca se repartieron. Estaban en la antigua base naval en Ceiba. La sed de muchos, quizás la vida de algunos, dependía de esa ayuda. Ahora sabemos que se detuvo la ayuda por razones de estrategia publicitaria y como política pública establecida a través de chats.

Las botellas de agua continúan su periplo. Están desparramadas, según nuestras fuentes, en una finca en Higuillar, Dorado. ¿Quién las traslado? ¿De quién es la finca? ¿Por qué permitimos que esto ocurriera?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.