El costo de una vida frente al Covid-19

Carpetas Electrónicas

   Especial para Claridad   El carpeteo, como fase primaria para la persecución del patriotismo boricuas, ha revivido con toda su furia. Solo que ya no hace...

Agenda para el corto plazo

  Especial para Claridad No me motivan, ni siquiera para un comentario, los debates triviales de menudencias politiqueras en las que ocupan  su tiempo la mayor...

¿Qué hacer?

    Especial para Claridad   Últimamente he estado participando en charlas y conversatorios sobre el asunto de la ciudadanía puertorriqueña y la certificación que se me expidió...

¡Hasta siempre compañero!

La Juta Directiva y el Colectivo de trabajo de CLARIDAD le envía un abrazo grande y solidario a la familia Villalba, en especial al...

–Crónicas de un siglo alocado–Vivir en el campo

   Especial para En Rojo   Por largos años acaricié la ilusión de vivir en el campo. Me atraía, sobre todo, volver a la contemplación de los...

 

Por Cándida Cotto/CLARIDAD

ccotto@claridadpuertorico.com

¿Qué es más importante salvar una vida o salvar la economía ante la pandemia del coronavirus? 

El doctor en economía, Heriberto Marín Centeno, en buena medida nos contesta esa interrogante en su estudio, “Evaluación del costo beneficio para la economía de Puerto Rico de las medidas salubristas y el cierre de emergencia debido a la Pandemia del Covid-19 para el año 2020”. 

De acuerdo con Marín Centeno, a este 9 de septiembre el promedio del beneficio neto para la economía mediante las vidas salvadas en Puerto Rico a consecuencia del encierro tomadas sobrepasan los $60,000,000,000 (sesenta mil millones de dólares). 

Según expuso a Claridad el catedrático del Departamento de Administración de Servicios de Salud del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico, él sostiene que muchos de los análisis económicos que se han traído a la luz pública y discutido en los medios se enfocan en las pérdidas en la economía, en la pérdida de empleos, la pérdida de ingresos de los diversos sectores. Desde el punto de vista económico señaló que ese análisis es uno parcial y sesgado porque se enfoca en el efecto de la pandemia en el producto interno bruto (PIB) del país sobre el flujo de la producción, ingresos y gastos. 

“El problema es que ese análisis no toma en cuenta el panorama completo de una economía que debe incluir los recursos que tiene para producir lo que son los acervos de capital, que incluye, maquinaria, equipo, infraestructura, pero también el más importante, el capital humano, la gente”, expresó. 

A su juicio estos análisis enfocados en el PIB no miden cuál ha sido el efecto sobre el capital humano de las medidas tomadas. Esto es importante porque el capital humano son los recursos que tiene la economía para poder producir no solo en el presente, sino también en el futuro. “Ahí es que decido que se debe incluir en el análisis el valor económico del efecto que ha tenido la pandemia en el capital humano desde el punto de vista de la tasa de mortalidad de la población causada por el Covid”.

Proyecciones alternas

Para eso como primer paso utilizó la métrica de “valor de estadística de vida” (Value Statistical Life, VSL) que es utilizada a nivel internacional y en Estados Unidos por la Agencia de Protección Ambiental (EPA, siglas en inglés), para evaluar el efecto de legislación, proyectos y medidas que van dirigidas a proteger la salud y el ambiente. Hizo la observación de que es obvio que esta no es una medida perfecta, tiene sus limitaciones y tiene también sus controversias, pero es una medida bien validada y utilizada a través del mundo. Y él utilizó para proyectar en términos financieros el valor tanto de las vidas pérdidas como el valor de las vidas salvadas, y cuánto vale eso económicamente. 

Para llegar a este cálculo -explicó- que lo primero que hizo fue estimar cuántas vidas potenciales se han salvado con las medidas salubristas que se han tomado, incluso los encierros, lo que sería equivalente a proyectar qué es lo que hubiese pasado en Puerto Rico si no se hubiesen tomado las medidas de encierro. Eso se llama la realidad alterna. 

Siguiendo el consejo de epidemiólogos y salubristas de que debía tomar una población parecida a la de Puerto Rico, escogió al estado de Nueva Jersey que es el estado de EUA con la tasa más alta de muerte por Covid entre la población latina. Esa tasa es de 170 personas muertas por cada 100 mil habitantes entre la población latina. Al 9 de septiembre había en Puerto Rico 500 muertos entre confirmados y sospechosos, eso da una tasa de 16 personas muertas por cada 100 mil habitantes. Cuando se compara al país con Nueva Jersey la diferencia es abismal: 12 veces más alta allá que aquí.

Si se aplicara la tasa de muertes de NJ a la población aquí para estimar cuántos muertos hubiese habido en el país de no haberse tomados las medidas de encierro, eso daría a 4,952 muertes más que las 500 ocurridas a la fecha en cuestión. 

El próximo paso fue darles valor económico a esas vidas. Para lo que utilizó una tasa ajustada a Puerto Rico de $3,451,000 por vida, de acuerdo con el SVL de la EPA. El doctor Marín Centeno aclaró que el valor del SVL puede variar de acuerdo con el ingreso de la población, por lo que él aplicó un estudio a nivel internacional a Puerto Rico e hizo entonces su ajuste de un valor de $3.45 millones por vida salvada. 

El investigador añadió que según proyecciones de mayo de la firma Estudios Técnicos el costo económico del Covid-19 sobre la economía de Puerto Rico, será $20.9 mil millones ($20,936,700,000) -esto sin incluir el costo económico de las vidas pérdidas para este año 2020. Si se le resta a $20.9 mil millones lo que estiman serían los reembolsos federales supuestos a llegar -estimados en unos $10.1 mil millones-, el impacto neto del costo en la economía sería de $10.8 mil millones. 

Ahora si se utiliza la cifra de la SVL de la EPA -para las 500 vidas perdidas al 9 de septiembre- el costo económico de vidas añadiría pérdidas de $2.4 mil millones; eso llevaría a calcular una pérdida económica de $13.2 mil millones, debido al COVID y el encierro.

Marín Centeno no dejó ahí su análisis, él también calculó cuál hubiera sido el costo para el país de un COVID y sin encierro.

Sin encierro, el PIB no hubiera bajado tanto (en vez de bajar $20.9 mil, bajaría $10.4 mil). Pero a su vez, sin encierro, (aplicando la mortalidad de la población latina de Nueva Jersey) se hubieran perdido casi 5 mil vidas más. Solamente en valor económico, estas vidas perdidas sin encierro hubieran significado un costo al país de $26.4 mil millones. A su vez, los reembolsos federales en vez de ser $10 mil millones, sin encierro serían unos $5 mil millones. En otras palabras: por cada dólar que el país dejaba de perder en PIB al mantener la economía 100% abierta, hubiéramos perdido $2.60 solamente contando el valor económico proyectado para cada una de las miles de muertes.

Para el economista queda claro que el encierro logró que la economía no perdiese unos 18.6 mil millones de dólares adicionales; contrario a la contención de que ocasionó un costo para la economía.

Rendimiento por inversión social

Por último, para conocer el rendimiento de la inversión social, se calculó por cada dólar que se perdió en la actividad económica cuanto se ganó en vida salvada. Para esto también tuvo dos escenarios de acuerdo al VSL. Si se utiliza la tasa de la EPA por cada vida salvada el rendimiento de inversión social económica se ganó $5.25. En el segundo escenario si se utiliza el VSL ajustado por cada vida salvada el rendimiento de inversión social sería de $1.72 y el promedio de ambos es de $3.83. 

En promedio -expuso el doctor Marín Centeno- las medidas tomadas han logrado un beneficio para Puerto Rico de $46.8 mil millones en términos de vidas salvadas. Cuando se incorpora este efecto sobre toda la actividad económica se reduce de $46.8 a $41.4 mil millones, “pero sigue siendo un beneficio neto enorme. Aun tomando en cuenta los costos de cierres, etc., el beneficio neto es enorme. Por cada dólar que ‘se perdió’ se ganó $3.83 por vida salvada, por eso es que se llama el rendimiento de la inversión social. Es dinero que dejó de ingresar a la economía para salvar vidas.”

El profesor Marín Centeno, trajo a la atención que no estaba diciendo que lo que se hizo fue perfecto y que no hubo problemas de que las Órdenes Ejecutivas muchas veces no siguieron las recomendaciones del equipo de trabajo médico. Señaló que el alza de casos en los meses de junio y julio se debió a que la economía abrió muy rápido porque la gobernadora se dejó influenciar por intereses económicos. 

“Hubiéramos logrado un beneficio neto mayor, pero lo que yo estoy diciendo es que aun con todos esos defectos y problemas que ha habido con el Departamento de Salud, los problemas de rastreo y falta de pruebas, aun así el sacrificio que hemos hecho todos -claro más unos que otros- de protegernos ha tenido un beneficio económico, viendo la economía desde el punto de vista más amplio, más social, más humano no solo limitado al punto de vista de las empresas privadas viendo sus ingresos y ganancias. Ese es mi planteamiento, y el análisis se puede mejorar.”

Frente a la actual reapertura objetó que se hayan abierto los casinos y gimnasios y apuntó a que hay que mirar la experiencia de otros países para que no volvamos a tener otro repunte. “El gobierno demostró su incapacidad en poder ayudar a la gente, estoy consciente, y esto ha tenido un efecto diferencial entre las clases. Los sectores más vulnerables son los que han tenido que sufrir, porque el rico tiene dinero, tiene ahorros, su mansión no se le ha afectado, pero el pobre y las comunidades se han perjudicado. Ahí el rol del gobierno era crucial, pero tenía que ser rápido, justicia tardía no es justicia.”

Tabla

Estadígrado Lo ocurrido en

Puerto Rico

Proyectado para Puerto Rico de seguir modelo NJ
Muertes 500 5,542
Costo económico de vidas perdidas – $2.4

mil millones

– $26.4

mil millones

Descenso en el Producto Interno Bruto – $20.9

mil millones

– $10.5

mil millones

Reembolos gobierno federal de EUA + $10.1

mil millones

+ $5.1

mil millones

Comparación Pérdida neta estimada
– $13.2 mil millones
Pérdida neta estimada
– $31.8 mil millones

Related Articles

Traducir»
A %d blogueros les gusta esto: