El derecho de soñar

 

Por Marcelo Barros/Especial para Em Rojo

 

Solo los que creen en el futuro, plantan árboles“, dice un proverbio popular. En estos días de pandemia, que ha forzado la mayoría de la humanidad a detener el ritmo de toda la vida social, cada vez más surgen voces que alertan: se la sociedad internacional no cambia el camino socio-económico del mundo, otros virus surgirán. No podremos vivir de pandemia en pandemia. Muchos esperan que logremos formas para implementar una verdadera democracia participativa, en el diálogo con las culturas ancestrales de nuestros pueblos. La integración de los continentes en una sociedad civil internacional, la superación de las injusticias estructurales que todavía afectan al mundo, así como la posibilidad de una humanidad en mayor comunión con la naturaleza son proyectos que deben ser deseados y soñados, para que puedan movilizar nuestras energías. y nuestros esfuerzos En una prisión nazi, ya consciente del día de su muerte, Etty Hillesun, joven judía, escribió en su diario: “No puedo dejar que me roben la riqueza que me queda: mi sueño siempre es poder soñar”.

Ninguno de nosotros cree que solo la conciencia pueda cambiar los vientos de la historia. Sin embargo, aquellos que saben lo que quieren descubrirán cómo aprovechar el viento favorable. Una sociedad que piensa en su futuro se pone en una situación de encontrar mejor los medios para construirlo adecuadamente. Soñar no significa delirio o deseo sin razones. Según C. G. Jung, “el sueño es un proceso orientado hacia un propósito”

Martin Luther King, pastor norteamericano, fue asesinado porque soñaba. Su discurso “Tengo un sueño” provocó un movimiento inmenso para el cambio social y el fin de las leyes racistas de la sociedad de los Estados Unidos. La utopía puede dejar de significar lo ilusorio e irreal e indicar el lugar más hermoso (yo), o sea, el cumplimiento del sueño que la esperanza y la unión de las personas hacen posible.

Cuando se roba la posibilidad de soñar, lo económico se reduce a lo comercial, la felicidad se reduce al consumo, lo cultural se limita a lo tecnológico, lo social no tiene tiempo y no hay futuro posible.

El sueño no alimenta la esperanza pasiva de quienes cruzan los brazos con la esperanza del futuro, sino ilumina la energía segura de quienes necesitan creer en el futuro para hacerlo presente. Entonces, sí, lo imposible se hace posible y mañana comienza hoy. Para los cristianos, la celebración de la ascensión de Jesús significa eso: la realización de los mejores sueños humanos.

El autor es monje bendictino y ha escrito más de 40 libros.