El juego de las sillas en Fortaleza

 

Por Cándida Cotto/CLARIDAD

ccotto@claridadpuertorico.com

El movimiento popular que logró el derrocamiento del gobernador Ricardo Rosselló despertó en el pueblo puertorriqueño el reconocimiento de sus propias capacidades, pero provocó una sensación de inquietud para algunos ante los retos que enfrentamos. Aún con la juramentación constitucional como gobernadora, de la hasta hace unos días secretaria de Justicia Wanda Vázquez Garced, todavía la lucha política por la gobernación del Partido Nuevo Progresista (PNP), liderada por el presidente del Senado Thomas Rivera Schatz, mantiene a la opinión pública en vilo. Entre las agencias de gobierno las cosas continúan igual: la política de privatización continúa favoreciendo a los allegados de Rosselló, con o sin él. Así lo refleja un sondeo hecho por CLARIDAD entre varios líderes sindicales que agrupan a trabajadores del sector público.

Ese es el caso en la Compañía de Fomento Industrial (PRIDCO, siglas en inglés). El presidente de la Unión Independiente de Trabajadores Fidel Cordobés Concepción denunció que el gobierno ha hecho ver que todas las funciones de PRIDCO han pasado al Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) y que hay una ineficiencia en las funciones de PRIDCO. En realidad —dijo— lo que ha hecho el DDEC hasta el día de hoy es vivir del dinero que genera PRIDCO, como corporación pública “para ellos hacer sus contrataciones y traer a sus amigos del alma en plazas de ayudantes especiales y abogados”, afirmó.

En efecto, uno de los contratos que Rosselló firmó antes de dejar la gobernación fue uno de PRIDCO para servicios legales con la Professional Legal Counsel Legaly por la cantidad de $900 mil.

El portavoz de los trabajadores indicó que PRIDCO a lo que se dedica es al campo de bienes raíces y que lo que hace falta son las plazas de los ingenieros. El patrono lleva dos años diciendo que van a reclutarlos y no lo ha hecho. Denunció que, por el contrario, lo que hace el patrono es llenar las plazas que son innecesarias para seguir cargando una nómina que en realidad lo que hace es estrangular a la corporación. Manifestó que este patrón es el que existe y continúa imperando en todas las corporaciones y agencias del gobierno. “Eso es así, con o sin Rosselló, porque cada una tiene un club privado de quítate tú pa’ ponerme yo”.

Tenemos de todo

El secretario tesorero de la Federación Central de Trabajadores (FCT-FCW) Eric Sevilla de los Ríos expresó sobre el comportamiento de los jefes de agencias que agrupa la FCT: “Tenemos de todo; claramente, el jefe de agencia que durante el transcurso de estos dos años de gobierno funcionaba como una persona retante a los derechos de los trabajadores, retante a los convenios colectivos, ahora ante la ausencia de un gobernante que pueda ponerle control a esto, está un poco al garete. En el caso de aquel jefe de agencia que siempre fue respetuoso del convenio colectivo, de respetar las leyes por más limitadas que sean, de respetar los trabajadores, se ha mantenido bastante alerta a no cometer algún error en la relación obrero patronal que pueda complicar la estabilidad en su agencia”.

La FCT – FCW representa a trabajadores del Departamento de Recreación y Deportes, la Compañía de Parques Nacionales, el Departamento de Vivienda Pública, la Junta de Comunicaciones, la Administración de Desperdicios Sólidos y la Comisión Industrial (CI).

Dio el ejemplo de que en estos momentos estaban atendiendo una situación en la ADS en donde el jefe de la agencia estaba tomando acciones de movilidad de trabajadores sin aparente justa causa, de una forma desordenada, impuesta e irrespetuosa contra los trabajadores. “Estamos tratando de entrar en comunicación con la agencia para que clarifique, se están tomando un sin número de cosas que si tuviesen la supervisión de Fortaleza posiblemente tuvieran un poco mas de cuidado”.

Sin pies ni cabeza la Autoridad de Energía Eléctrica

“La Autoridad, en los últimos dos años, no ha tenido ni pies, ni cabeza, no ha tenido dirección. Por lo tanto, lo que está ocurriendo en el país en la gobernación, desde el punto de vista de afectar los servicios, desde el punto de vista de afectar la operación, ha sido inconsecuente”, indicó Ángel Jaramillo, presidente de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER).

El líder sindical fue enfático en denunciar que la Autoridad sigue en un total deterioro, que no hay un plan pensado, coherente, de cómo va a ir trabajando para mejorar su infraestructura, indistintamente de si el modelo único es el que prevalece o de si se impone un modelo privado. Señaló que, por el contrario, aunque en el día de hoy hay que darle continuidad y mejorar los servicios al pueblo de Puerto Rico, por parte de la administración no ha habido ninguna intención, al extremo de que el recurso más valioso que tiene la AEE, que es el recurso humano, se sigue yendo ante otras ofertas de trabajo.

“El ingeniero Ortiz se ha dedicado única y exclusivamente a ser un síndico liquidador, que no le importa nada más que sus propios intereses. Aquí en esta crisis, en este nuevo tomar de conciencia (se refiere al levantamiento del pueblo contra Rosselló Nevares), lo que ha hecho José Ortiz es seguir otorgando contratos pequeños, lo que están haciendo es dar muchos granitos para ir llenando el espacio de muchos buitres”.

Uno de estos contratos es el que se le dio a una compañía por $100 mil para instalar cámaras de seguridad y tarjetas magnéticas en la Central Cambalache, cuando no hay $25 mil para arreglar una unidad que es importante en época de huracán. Otro contrato privado es el de servicio telefónico por la cantidad de $5.8 millones. Jaramillo reconoció que no había duda alguna de que la cantidad de personas de la AEE no da abasto para atender las llamadas, porque en la medida que el servicio empeora, más llamadas se reciben. La UTIER hizo una propuesta para que la agencia reclutara los mismos 100 trabajadores que se van a reclutar con la empresa privada, así el costo saldría solo en $2.9 millones. Sin embargo, la administración prefirió otorgar el contrato privado.

Reveló que hace tres meses la gerencia firmó varios contratos para el cambio del alumbrado público. Mientras esta labor, con los trabajadores de la UTIER, contando todos los gastos de nómina, le cuesta a la AEE $76 dólares por luminaria, la gerencia otorgó varios contratos a varias compañías con un costo por luminaria de $400 dólares. La intención de contratar con diferentes compañías es dar la impresión de que los contratos se están otorgando a pequeñas empresas de Puerto Rico. Esto desvía la atención de que una sola empresa la MacTec, de la Florida, se llevó el 60% de los contratos.

“En ese sentido lo que ha hecho José Ortiz es ir desmantelando la AEE, como se hizo con la Autoridad de Acueductos, en contratos de servicios privados. Y lo que ha resultado es que la factura del agua está más cara que la de luz”, trajo a la atención el presidente de la UTIER.

Frente al panorama que vive el país, Jaramillo expresó que en el caso de la UTIER “nosotros vemos que estamos por un lado esperanzados, pero por otro, preocupados. Esperanzados por un lado porque este proceso continúe atrasando el que se privatice la Autoridad, pero por otro lado preocupados que ante la insistencia de privatizar, el contrato sea tan malo y tan malo de lo que es un contrato privado que el país termine peor que nunca”.

Aunque hizo la salvedad de que no estaba dando un respaldo a la nueva gobernadora, comentó que el hecho de que Wanda Vázquez, en una entrevista de radio resaltó que venía de la escuela pública y que llevaba 32 años en el servicio público, a juicio de Jaramillo esto la debe llevar a repensar la política de privatización del país. “Si ella resalta esa cualidad como una carta de presentación, que la haga valer”.