spot_img

El mejor cine de 2020-2

En Rojo

 

En esta 2nda. parte de comentar los filmes que más me impresionaron en el año del encerramiento, doy un vistazo a la crítica y, como estoy acostumbrada a que me suceda, me asombro de cuántos filmes todos ellxs coinciden que son excepcionales y que yo pienso que están bien, pero hasta ahí llego. Lo 1ero que noto es que parece haber una nostalgia por el cine y estilo de blanco y negro (aunque lo filmen a colores) de las décadas de 1920 y 30, comenzando por la serie de HBO “Perry Mason” (protagonizada por el británico Mathew Rhys), “Babylon Berlin” y el filme Mank (dir. David Fincher) con un excepcional Gary Oldman. A esto le sigue otros que recrean épocas pasadas, pero casi estáticas por seguir el formato de obras de teatro como Ma Rainey’s Black Bottom (dir. George C. Wolfe, basado en la obra de August Wilson), sin duda con excelentes actuaciones de Chadwick Boseman y Viola Davis, One Night in Miami (dir. Regina King) con ‘casting’ cuestionable—en especial el de Cassius y Malcolm—pero discusiones que vibran por su contemporaneidad, y los cinco segmentos de Small Axe (dir. Steve McQueen) sobre los conflictos entre la sociedad británica y la interpretación y aplicación de las leyes cuando aplica a la población de excolonizados que son parte integral del nuevo Reino Unido.

Junto a Never Rarely, Sometimes Always, el filme más destacado por su acercamiento a temas que tocan cada fibra humana, que dice más por su manera de presentar a personajes tan familiares como que pudiéramos ser cada unx de nosotrxs, en un estilo casi de cámara casera, es Sorry We Missed You del director británico, Ken Loach con guión de su estrecho colaborador, Paul Laverty. El filme fue seleccionado para competir en Cannes 2019, nominado para los BAFTA y ganador en los festivales de San Sebastián y los Premis Gaudi por Mejor Película Europea. Lo incluyo en este resumen porque su estreno fuera de Europa fue en marzo 2020. Loach escoge miembros de familias de clase trabajadora que tienen que enfrentar nuestros mismos problemas: ¿cómo proveer para ellxs y sus familias en una economía que los margina del centro del progreso? Si anteriormente en I, Daniel Blake (2016), el protagonista tenía que enfrentar el aparato burocrático del gobierno para poder reintegrarse al mercado de empleo y recibir las ayudas necesarias para subsistir después de tener que ausentarse por enfermedad, en esta historia es una pareja en sus tempranos 40 con dos hijos adolescentes (Seb y Liza) que intentan subsistir con empleos inestables y sin estabilidad económica ninguna (cero ahorros para emergencias).

Ricky (Chris Hitchen) consigue empleo como chofer de un camión de entrega, pero es él que tiene que alquilar o comprar su propio vehículo y cumplir con todas las exigencias de la compañía que le ha hecho el favor de emplearlo. Abbie (Debbie Honeywood), por su parte, es cuidadora de viejos en sus hogares donde se encarga de su higiene, les cocina, se asegura de que tomen sus medicamentos y, especialmente—por su propia iniciativa—les da la atención y el calor humano que tanto necesitan. Pero a ella también la agencia gubernamental le exige que atienda un número imposible de “clientes”. Y como sucede tantas y tantas veces, es Abbie la que tiene que sacrificarse para que Ricky pueda mantener su nuevo empleo ya que se supone que su salario será más alto. Y aunque no tienen que preocuparse por la educación de sus hijos adolescentes por ser gratuita, ellos no están presente en la casa—ya que trabajan largas horas cada día—para darle seguimiento al progreso de sus estudios. El efecto y resultado del conjunto de actores novatos como protagonistas y profesionales en papeles menores es extraordinariamente efectivo.

Destaco cuatro filmes—dos de Estados Unidos, uno de Inglaterra, y uno de España—que son tan variados y diferentes como los temas que presentan. The Glorias que recibió críticas muy variadas tanto por su atrevida y desafiante directora, Julie Taymor, como por la figura central, Gloria Steinem, es un recorrido de la vida de esta líder feminista que sigue activa todavía a sus 86 años. No hay duda que éste es un tributo a una figura que se atrevió a enfrentar el patriarcado no importaba quién se le ponía de frente.

The Midnight Sky, dirigido y protagonizado por George Clooney es un viaje al espacio que parece haber abolido el tiempo donde se encuentran las ideas más brillantes y las personas más queridas. Nos recuerda a Gravity (2013) de Alfonso Cuarón por la inmensidad de ese espacio donde cada persona se humaniza hasta el punto de sacrificar su vida por el compañero/a perdido o herido. Elizabeth Is Missing, estrenada en la serie de Masterpiece de PBS este enero, tiene a Aisling Walsh como directora y a la inmensa actora Glenda Jackson como protagonista. Una mujer en sus 80 ha mantenido su independencia de vivir sola—con hija y nieta que visitan a menudo y un hijo que cuando está presente es muy solidario—y estar en su vecindad con amigas (las pocas que le quedan) con quien comparte actividades como jardinería y, por supuesto, los rumores de lo conocido y desconocido. Pero, a la misma vez, Maud recuerda y recrea en el presente la desaparición de su hermana, Sukey acontecida 50 años antes. Ella colapsará el pasado cercano y sus recuerdos lejanos y le tocará a las mujeres que la rodean descifrar ese doble misterio. La trinchera infinita, dirigida por Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga y protagonizada por Antonio de la Torre y Belén Cuesta, es una historia de amor entre un hombre (Higinio) que ama a su mujer intensamente y una mujer (Rosa) que está dispuesta a proteger su vida de quien sea y como sea. Aquí no hay grandes heroísmos ni convicciones que defender o claudicar; es la historia de cómo sobrevivir en la precariedad en un ambiente de represión de finales de la Guerra Civil española hasta—pero no necesariamente el final de la represión—el Decreto Ley de indulto de 1969.

Atlantics

Gracias a estas plataformas (Netflix, Prime, Hulu, HBO, Showtime) que nos han servido tan bien en el año de la pandemia, pudimos apreciar un cine independiente muy dinámico y poblado de mujeres de Nigeria, Senegal y la diáspora. Aunque Citation es dirigido por Kunle Afolayan, la historia gira alrededor de una joven universitaria, Moremi (Temi Otedola), que lleva un caso de hostigamiento y asedio contra un prestigioso profesor. Atlantics de la directora Mati Diop, fue escogida para competir por la Palma de Oro del Festival de Cannes en 2019 y también gira alrededor de una joven, Ada, que mientras se prepara para cumplir el ritual de su boda, se encuentra con el joven Souleiman, quien diariamente arriesga su vida para ganarse la vida como pescador. En un estilo surrealista y poblado de sueños y fantasmas se recorre ese pasado y vida de arriesgar vidas para llegar a otras orillas y comenzar otra vida. Cuties de la directora y guionista Maimouna Doucouré desató una gran controversia por Netflix haberla mercadeado casi como historias de chicas preadolescentes sexualizadas. Mientras grupos de “padres consternados” (y países como Turquía) buscaban apoyo para evitar su exhibición, a nosotrxs nos despertaba la curiosidad, aunque inicialmente no tenía gran atractivo. Amy (Fathia Youssouf) tiene 11 años y aunque vive en Francia, su familia sigue las tradiciones religiosas/culturales de Senegal donde la mujer se doblega ante el hombre y lo único a lo que puede aspirar es ser favorecida por un hombre—no importa la edad—para casarse. Eso es lo que ve y vive Amy y por eso un grupo de chicas en la escuela le ofrece otra salida: ser parte su grupo de baile (Cuties) que les permite usar vestimenta atrevida, lenguaje ofensivo e inventar movimientos con el cuerpo que pueden ser extremadamente provocadores (utilizo ‘atrevida’, ‘ofensivo’, y ‘provocador’ como los enjuiciamientos de las sociedades tradicionales del patriarcado). Aunque hay mucha repetición innecesaria, es un filme importante por ser una mirada crítica de una mujer (Doucouré) que ha experimentado ambas culturas.

spot_imgspot_img
spot_img

Related Articles

Traducir»