“El perreo intenso acaba de comenzar”

Por Gabriela Ortiz Diaz/Especial para En Rojo

Los bailes han sido parte de la cultura popular y siempre se han utilizado como herramienta de expresión. Sin música no hay revolución”.

Bárbara Abadía Rexach 

 

 

Ya lo dijo el periodista ancla Jorge Rivera Nieves, así al aire, con su articulación perfecta y su registro grave de voz: “El perreo intenso acaba de comenzar”. Esa oración, expresada con total naturalidad durante la teletransmisión que aguardaba –al igual que todo el país– porque el ahora casi ex gobernador anunciara su renuncia, se volvió viral en las redes sociales. 

Estas palabras que el “ancla del perreo” –como le han denominado por vacilar– dijo la noche del 24 de julio enmarcaron, literalmente, el comienzo de aquella manifestación llamada perreo combativo y también la discusión acalorada y extensa en las redes sobre esa manera de protestar en las escalinatas de la Catedral San Juan Bautista y en la Plaza de Armas de Viejo San Juan, otra de las muchas que el pueblo ha gestado a raíz de la convulsión política y social de estos días. 

Y es que, durante las pasadas tres semanas de rebelión contra la corrupción del gobierno de Ricardo Rosselló, esas mismas redes sociales han servido de espacio para convocar, organizar, denunciar, exigir, reflexionar, informar, debatir. Sobre el asunto, un repertorio grande de fotos, memes, vídeos, remixes musicales, comentarios, estatus quedarán guardados en las memorias de estas comunidades virtuales y saldrán como recordatorio al cabo de un año, por lo menos en Facebook, para revivir este julio de hastío colectivo. 

Si bien es cierto que el reggaetón y el trap, así como varios artistas puertorriqueños de esas escenas musicales desempeñaron un papel protagónico a la hora de motivar al pueblo a manifestarse más en la calle y menos a través de Facebook, también lo es que el monseñor Roberto González Nieves repudió el perreo combativo frente a la catedral por ser una falta de respeto a los valores que representa una catedral y a “nuestros símbolos patrios y religiosos”. 

Esas dos realidades reflejan el alcance multisectorial e intergeneracional de las convocatorias de los últimos días y los choques sociales que ha desatado este encuentro de toda la gente. Los que se han visto protestando a lo largo de estas semanas no solamente son los académicos o sindicatos, gremios y movimientos políticos más progresistas del país, sino que se ha visto a una masa heterogénea compuesta también por los seguidores del Rey Charlie y los de Bad Bunny, los que se pensaría que se mantendrían alejados de las marchas, las consignas y la formulación de posturas políticas. 

 Los comentarios que aquí se recogen fueron publicados en Facebook por diferentes personas y tienen la intención de representar distintas posturas sobre el debate del perreo en la catedral. De los comentarios se extraen opiniones acerca del moralismo ante el exhibicionismo del cuerpo femenino, del rechazo a la censura o invisibilidad de lo que por convención social es “indebido”, de la aceptación o inadmisibilidad de una conducta o expresión social que no “representa” a la mayoría, de la falta de respeto a la iglesia como institución, de la inclusión a la lucha de todos los estratos y sectores sociales, de la tolerancia ante diferentes formatos de protesta. 

¿Celebramos a un país que es otro, pero que sigue igual, aunque masivamente en la calle? ¿El relajo se ha extendido tanto que desvirtúa la protesta? ¿Dónde se traza la línea entre la manifestación y el tono de fiesta? ¿Se tiene que trazar? ¿Se reduce la lucha si se coge a chiste y se advierte, por ejemplo, esto que twitteó el cantautor Tommy Torres: “Que quede escrito en los libros de historia que no hay un tirano que pueda contra un perreo combativo”? Esta también han sido reflexiones. 

He aquí una muestra del debate cibernético: 

“Ya empezaron los viejos, los moralistas, los cristianos, los especialistas, los puritanos a dar instrucciones de cómo protestar…Las revoluciones no son velorios, son fiestas donde aprendemos a compartir el poder con el que nacimos y que nos quitan los gobiernos y los estados. Jóvenes, sigan perreando y jodiendo la pita, que así lo dicta la dialéctica, basta de Jurassic World”. Luis Díaz 

“Lo de que el reguetón sacó a Ricky es un relajo que la gente se está comenzando a tomar demasiado en serio”. Len Santiago 

“El reggaetón no tumbó un carajo. El reggaetón por coincidencia se dio cuando culminaron 15 días de manifestaciones y lucha…No es la primera vez que defienden lo indefendible en nombre de la “inclusión” y el anti clasismo, pero ya se les va la mano aplaudiendo un género que celebra todos los anti valores que precisamente estamos tratando de combatir”. José Jiménez 

“En la lucha hace falta quien tira piedras y quien tuitea, quien ora y quien perrea. Juntos ganan. Divididos pierden”. Zophera Ian

“Ojalá que la expresión creativa sea porque sintieron rabia e indignación. Te aseguro que la mayoría que estaba en el perreo no había aguantado los gases lacrimógenos los días anteriores”. Imgard L. Pinero 

“Lo que unió un Rosselló, ha venido a desunirlo un perreo… ¿Cuál es la lloradera por perrear/profanar un centro de crímenes y pedofilia tan emblemático? Otra vez los millenials y nuevas generaciones sacando la cara por los ignorantes que desean permanecer en el oscurantismo”. Yolanda Arroyo Pizarro 

“Quienes nos robaron eran cristianos ejemplares. Prefiero un perreo combativo que la corrupción gubernamental”.

“Dentro de la Catedral se “perrea” y se van “hasta abajo”. Grey Rivera 

“El reggaetón es excelente para ganarse el voto de “los cafres” en tiempos de campaña, pero cuando ponen en las noticias a la gente perreando en las calles a modo de protesta, como bailas tú en la oscuridad de la discoteca, ahí te avergüenza y te daña la protesta”. Deliluz Roubert 

“Esta revolución es de los que callaron: los gordos, los negros, las putas, los homosexuales, los malhablaos, los reguetoneros y traperos, los del caserío, los que rechazan por completo la moralidad convencional…”. Juan Ramón Recondo 

“Ven el perreo vulgar porque tienen tabúes sobre el sexo”.

“Que pena que las mujeres tengan que degradarse de esa forma”. Zaida Silva Reyes 

“Se seguirá haciendo hasta que los macharranes se enteren de que las tetas son una parte del cuerpo y no son obscenas. Dejen de criminalizar nuestros cuerpos”. Dulce Margarita Hernández 

 “El país callándose en cantos por el desgobierno y la violencia de la corrupción organizada y azulada y la gente preocupándose por un par de tetas”. Iván Díaz Merced

“El cuerpo es de ellas y también es una forma de protesta. Un cuerpo que el patriarcado por medio de la “moralidad” eclesiástica les ha negado…les han gobernado el vientre, las tetas, la libertad de sentir y ser. Mediante su cuerpo nos hablaron combativas. Querían ser vistas y lo lograron”. Don Vittorio Emmanuelle

“Se pasaron la moral por el culo los representantes del gobierno. Ahora, eso de las tetas al aire no importa”. Iván Girona 

“Inmoral es seguir viviendo en un país que permita la corrupción, homofobia, racismo y misoginia que impera en el sector gubernamental”. Yaraní del Valle Pinero 

“Pregunta seria: ¿Sabemos quién convocó el perreo combativo? Porque casi hasta parece un “inside job” para volver a intentar dividir la opinión pública”. Deliluz Roubert 

Mientras, hasta por Wikipedia circula el concepto: “perreo combativo o intenso es el nombre dado al baile público de reggaetón y trap hecho el 24 de julio de en las protestas en Puerto Rico de 2019. Este fue convocado por el pueblo y consistió en utilizar el baile del perreo en las calles de la ciudad de San Juan en forma de “repudio” al entonces gobernador Ricardo Rosselló Nevares.