El Precursor de la Esperanza

Por Juan Mari Brás, Especial para Claridad

Durante la segunda mitad del siglo veinte, hubo un gran precursor de la esperanza que hoy florece por todos los rincones de la América Latina. Fue Salvador Allende Gossens.

Siempre recordaré sus palabras en el último mensaje difundido desde el Palacio de La Moneda el 11 de septiembre de 1973. Acá en Puerto Rico lo pudios escuchar por la radio cuando ya se anunciaba el final de su presidencia de Chile. Todavía no sabíamos —aunque lo presagiábamos— que sería también el final de su vida.

“Mas temprano que tarde”, decía el primer presidente socialista en la historia de las Américas, “volverán a abrirse en amplias alamedas por donde marchará el pueblo a la realización de sus esperanzas”. 

Nosotros, los independentistas puertorriqueños, le recordaremos como un gran amigo de nuestra causa y auspiciador de la solidaridad internacional con el reclamo de la libre determinación y la independencia de la principal colonia del imperio mas poderoso de la época. Nos amparó desde el primer encuentro que tuvimos con él los integrantes de la delegación unitaria del independentismo boricua en un cónclave en que se pretendía volcar a los intelectuales del nuevo mundo contra la naciente revolución cubana, celebrado en Maracay de Venezuela en 1960. Nuestra delegación a ese evento estuvo integrada por el Dr Gilberto Concepción de Gracia, Luis Archilla Langier, Juan Antonio Corretjer, Lorenzo Piñero Rivera, Gabriel Vicente Maura, Nilita Vientós Gastón, yo les acompañe, pero no pude formar parte de la delegación porque el Presidente Romilio Betancourt, prohibió mi acreditación como delegado cónclave. Como en los encuentros nocturnos de los integrantes de la izquierda, bajo la dirección de Allende, yo no estaba proscrito, pude participar en los mismos y comenzar a conocer y admirar a quien ya desplegaba con gran sabiduría el liderato de los sectores mas avanzados de la intelectualidad latinoamericana.

En 1970, al tomar posesión de la presidencia de Chile, se invitó una representación del independentismo boricua integrado por Rubén Berríos, José Miltón Soltero, Nilita Vientós, Manuel Maldonado Denis y el suscribiente. En varios documentos oficiales de agencias gubernamentales de E.U. consta que el hecho de que se hubiera invitado a una delegación del independentismo puertorriqueño a los actos inaugurales de su presidencia fue uno de los factores mas señalados para ir ahondando cada vez mas el involucramiento de la CIA y otras dependencias del gobierno en Washington en los planes para derrocar el régimen de la Unidad Popular presidido por Salvador Allende.

El señalamiento del rol protagónico que tuvo el gobierno de Allende en la reapertura del caso colonial de Puerto Rico en Naciones Unidas se volvió a destacar en la capital norteamericana por razón de que fue la delegación chilena la que propuso en el Comité de Descolonización de la ONU que se nos diera audiencia por primera vez a dos delegados independentistas de Puerto Rico ante dicho Comité Especial. Eso ocurrió en 1973, poco antes del golpe de estado de Pinochet, manejado por la CIA. En aquel momento, Cuba no era miembro del Comité de Descolonización. El Partido Socialista Puertorriqueño encomendó al Dr. José Miltón Soltero, viajar a Santiago de Chile para plantear al compañero Presidente Allende que autorizara a su delegación en ONU a solicitar que su Comité de Descolonización, del cual Chile era miembro, escuchara a los representantes del PSP y el PIP en su examen del caso colonial nuestro, acordado el año anterior. Para lograr tal autorización, Allende reunió a los secretarios generales de los partidos que formaban el gobierno de Unidad Popular en el Palacio de la Moneda y allí el Dr. Soltero les explicó ampliamente la razón de nuestro pedido. Todos aprobaron la autorización de Allende para conceder el planteamiento boricua. Fue así que pudo ocurrir la primera comparecencia formal del independentismo puertorriqueño ante la ONU en toda la historia.

Los hechos resumidos arriba bastan para concluir que para todo el movimiento patriótico puertorriqueño el recurso del querido compañero presidente Allende, en el centenario de su nacimiento, es un deber de gratitud particular nuestro que va unido al que compartimos con todos los pueblos latinoamericanos al honrar la memoria del gran precursor de la Esperanza, que ha sido y es para siempre el revolucionario chileno Salvador Allende. ¡Gloria a su recuerdo imperecedero!