En situación tétrica la UPR frente a recortes presupuestarios

 

CLARIDAD

gortiz@claridadpuertorico.com

A pesar de las promesas de campaña del gobernador Pedro Pierluisi de no permitir más recortes presupuestarios a la Universidad de Puerto Rico (UPR) – institución que ha enfrentado en los últimos tres años una reducción acumulada ascendente a $333 millones –, el recientemente publicado Plan Fiscal 2021 contempla un recorte de otros $94 millones. Este plan fiscal incluye, además, una serie de reducciones que continuarán implementándose hasta el 2026, las que sumarían $1,900 millones en recortes al presupuesto de la universidad pública del país entre los años fiscales 2018 y 2026.

La Junta de Gobierno de la UPR (JG), presidida por Emilio Colón Beltrán, ha dado paso a este plan fiscal propuesto por la Junta de Control Fiscal (JCF) y que entraría en vigor a partir del 1 de julio 2021.

Sin embargo y de cara al 1ero de mayo, el llamado a la lucha que hacen distintos sectores de la comunidad universitaria es a sabiendas de que “siempre los planes fiscales se pueden enmendar. Lo que dice la oficialidad es que ya se aprobó y no se puede hacer nada, pero eso nunca es real”, dijo en entrevista con CLARIDAD Ángel Rodríguez, presidente de la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios (APPU).

Rodríguez afirmó que, aunque la JG de la UPR y la JCF se aprovechen del periodo de pandemia para impulsar este plan, “en la medida en que salgamos a la calle esa posibilidad (la de imponer el plan fiscal 2021) se hace menos real”.

Otra medida contemplada dentro de este plan fiscal y que afectará directamente al estudiantado del sistema UPR es el alza en los costos de créditos subgraduados y graduados, así como en las cuotas de mantenimiento y tecnología. La implementación de este aumento en los costos conducirá a la reducción aún más significativa de la matrícula sistémica, que en los pasados nueve años registra 10 mil estudiantes menos.

A nivel subgraduado, el costo por crédito subirá de $124 a $145 en el año fiscal 2022 y luego a $157, $161, $165 y $169 en los años subsiguientes hasta el 2026. A modo de comparación, el crédito costaba $57 en el 2018, después ascendió a $115 y luego $124 por dos años.

Por su parte, el costo promedio de la matrícula graduada podría ascender a $6,252 en el año fiscal 2022 y llegar hasta $7,160 en el 2026. Esto es cercano al doble del costo promedio en el 2018 de $3,955, que luego fue en ascenso hasta el costo actual de $6,230.

Como también estipula el plan, se vislumbra una reducción en las exenciones de matrícula para veteranos, representantes estudiantiles y estudiantes graduados, así como el fondo interno de becas de la UPR.

El presidente de la APPU comentó que dentro de la comunidad universitaria existe la noción de la intensión que parecería haber desde el gobierno y la JG de la UPR de achicar la Universidad. La provocación de la baja en el sector estudiantil mediante el establecimiento de políticas nefastas es prueba de eso, indicó Rodríguez.

Desacreditación en programa de Ciencias Médicas

Consecuencia de los recortes previstos en el Plan Fiscal 2021, el Programa de Residencia Neurocirugía del Recinto de Ciencias Médicas enfrenta problemas de acreditación. Así lo denunciaron la semana pasada representantes del sector docente ante la JG de la UPR. El Consejo de Acreditación para la Educación Médica Graduada (ACGME, por sus siglas en inglés) informó que este programa tendría que cerrar en junio 2022 al quedarse sin acreditación, si el proceso de apelación no prospera.

“Llevábamos años indicando que esos recortes iban a llevar a problemas de acreditación tanto con la Middle States como con las agencias acreditadoras de programas individuales, como ocurrió ahora con el Programa de Residencia en Neurocirugía”, dijo en entrevista con este medio Jorge Colón, representante claustral del Recinto de Río Piedras.

“Precisamente por los recortes que se han venido imponiendo desde la llegada de la JCF, ya la Middle States había hecho advertencias de que se tiene que demostrar cumplimiento con el estándar de planificación y recursos”, continuó Colón.

Ante la posibilidad de que programas de otros recintos también enfrenten problemas de acreditación debido a los recortes presupuestarios, Ángel Rodríguez comentó que es bien importante entender que la desacreditación de programas se puede convertir en una justificación para el cierre de recintos.

“La administración universitaria siempre levanta la bandera Middle States cuando [la comunidad universitaria] cerramos la universidad por razones válidas, pero no la levanta cuando el gobierno y la JCF recorta el presupuesto”, acotó Rodríguez.

Según indicó Jorge Colón, de esta fecha a junio de 2022 el Programa de Neurocirugía tiene oportunidad de solicitar una reconciliación ante la agencia acreditadora. Es la administración universitaria, la misma que favorece los recortes, la que tendría que presentar evidencia de la capacidad financiera del programa.

Modificaciones al sistema de retiro de la UPR

El Plan Fiscal 2021 también establece que los y las docentes que lleven trabajando en la UPR 10 años o menos deberán acogerse a otro sistema de retiro. Esta parcela del profesorado tendría que ajustarse a la opción 401(k) para manejar sus pensiones. “La 401(k) está contemplada en una sección del código de rentas internas y forma parte de los procesos de privatización: se privatiza el sistema de retiro y a su vez se fortalece la bolsa de valores, el capital”, explicó el líder de la APPU.

Aunque desde el punto de pista oficial, con esta medida solo se afectaría un 88 por ciento de los y las profesoras, lo cierto es que esto destruirá el sistema de retiro como se conoce ahora. Ambos entrevistados coincidieron en que el sistema de retiro se nutre de las aportaciones que hace todo el personal docente.

“Todos contribuimos a la fortaleza de ese sistema. Si de momento todos los que tienen 10 años o menos en el sistema dejan de contribuir, se va a debilitar el sistema. Los nuevos que entren tampoco contribuirían. De cara al futuro, nuestras pensiones están en peligro”, manifestó Jorge Colón.

Como consecuencia al desmantelamiento del sistema de retiro también se verían afectados los procesos de reclutamiento de profesores, puesto que beneficios marginales como ese y el plan médico son incentivos a la hora de reclutar recursos, puntualizó Rodríguez.

De todas las agencias públicas que han sufrido recortes desde la llegada de la JCF a Puerto Rico en 2016, donde más claro se ven los efectos negativos es en la UPR porque “ha sido, a nivel proporcional, donde más dinero se ha recortado”, puntualizó Rodríguez.

Ante este panorama, la convocatoria es para fortalecer los reclamos en la calle. Luego del próximo 1ero de mayo, día en que la UPR se unirá a otros sectores de la sociedad frente al Capitolio, la APPU anunciará una concentración frente a Fortaleza. La semana pasada la APPU hizo convocatorias para manifestarse frente a las oficinas de Administración Central y frente al recinto de Río Piedras.

 

 

Related Articles

Traducir»