Entrevista a Luis Rosa:  “Hay poder cuando la gente encuentra un camino común”

 

Por Giancarlo Vázquez López/CLARIDAD

gvazquez@claridadpuertorico.com 

A finales del año 1999, once de los diecisiete patriotas boricuas encarcelados por décadas por sus luchas independentistas fueron puestos en libertad condicional. Nueve llegaron a la Isla. Recibieron el apoyo, la admiración y el respeto incondicional del pueblo. En agosto de ese mismo año, poco antes de su regreso, se celebró una marcha en la que participaron independentistas y no independentistas como parte de la campaña de liberación de la última jornada de prisioneros políticos puertorriqueños. 

Decía Juan Mari Bras, que junto con las luchas para sacar a la Marina de Guerra de Estados Unidos de Vieques, “de estas dos vertientes en que empezó a montarse el consenso nacional de los puertorriqueños es que saldrá la enorme fuerza moral que nos permitirá alcanzar la independencia de la última colonia externa del mundo”. 

CLARIDAD ha vuelto a conversar con Luis Rosa Pérez, nacido y criado en Chicago, para saber cómo ha sido su experiencia a 20 años de su regreso. También, para conocer sus impresiones sobre el ambiente político en la Isla, en contraste con las que tuvo inicialmente al momento de su llegada. 

Cuando esta entrevista, que forma parte de una serie para celebrar los 20 años de la excarcelación de la última jornada de prisioneros políticos (hasta 2001 cuando arrestaron a Ana Belén Montes), sea publicada, Rosa Pérez ya habrá llegado a su casa en Aguadilla; habrá visto, abrazado y besado a su hija, hijo y esposa, lo más que anhelaba al momento de nuestra conversación. Antes, había viajado a Chicago para coordinar la fiesta Boricua De Bandera a Bandera que se celebra entre la última semana de agosto y principios de septiembre en ese estado. 

 “Actualmente estoy en Chicago. Por los últimos 10 años he ayudado a coordinar la fiesta Boricua. Pero este año fue más especial porque pude traer la obra de Lolita en conjunto con el Centro Cultural Puertorriqueño. Coincidimos con el centenario de Lolita Lebrón y la presentación de la obra de teatro de la Colectiva EnfocArte, que viene de Puerto Rico; también, con la presentación del libro del MPI al PSP”. 

Como parte de sus próximos proyectos tiene una gira con la Colectiva EnfocArte para llevar la obra Lolita a Nueva York, el 19 de septiembre; el 20 a Filadelfia; el 21 a Boston y el 22 a Brooklyn. Pero aparte de eso, su trabajo es la construcción. Poco después de su excarcelación y llegada a la Isla se convirtió en handy man, principalmente para controlar su horario de trabajo. 

“En ese momento estaba haciendo campaña para Carlos Alberto, Oscar López Rivera y los demás que quedaban en prisión y necesitaba ese espacio para poder moverme entre las distintas actividades. Por eso empecé a hacer ese tipo de trabajo”, explicó. 

Luis en la primera entrevista que concedió a CLARIDAD 1999. Foto. Alina Luciano

Rosa Pérez sigue luchando por un Puerto Rico libre. Esa es la tarea principal de su vida a casi 40 años de su arresto. Aunque algunas cosas han cambiado a partir de la primera impresión que tuvo a su regreso, menciona que no ha dejado de sentir el calor y el apoyo de la gente cuando se habla de los presos políticos. Eso siempre le ha servido de motivación, inspiración y de obligación de continuar en la lucha “porque nosotros no salimos después de 20 años presos para retirarnos del proceso de lucha.” La cárcel no pudo detenerlo. 

Quise saber cómo comparaba el ambiente político en la Isla luego del verano de 2019, a lo que me respondió que “hay un nuevo despertar… es algo que viene sintiéndose con Vieques y la excarcelación nuestra: que hay poder cuando la gente encuentra un camino común”. 

“El terreno está fértil para la convergencia. En esta ocasión se dio prueba de nuevo de que cuando la gente está enfocada en lo que quiere, esa voz de los individuos se convierte en voz colectiva. El pueblo descubrió dónde está la fuerza, la fuerza que siempre han poseído, pero que a veces se olvida. Si los líderes de nuestros movimiento toman la responsabilidad de nutrir eso, no hay nada que pueda parar esa fuerza”. 

Siguiendo en su última línea, resaltó la importancia de entrar en conversaciones con otros sectores no independentistas, como parte de una estrategia para ganar fuerza en el camino de la lucha. Que es importante aprender a ser estratégico con la alianza, lo que describió como una ciencia y un arte que tenemos que apreciar, y hacerlo sin perder, pues “muchas veces hemos hecho alianzas y hemos entregado mucho recibiendo poco o nada. Tenemos que definir el camino y lo que realmente queremos”. 

“Yo creo que el independentismo debe estar a la disposición para asumir su rol de liderato en esa lucha”.

Como exprisionero político demostró su apoyo a Ana Belén Montes y a Nina Droz, “dos compañeras valientes”.

“A Ana Belén, que reconoció que su trabajo para un gobierno represivo no era algo que le complacía, que no le caía bien, y tuvo la valentía de denunciarlo, hay que respetarla, luchar por ella y dejarle saber a los carceleros que ella no está sola y que hay un pueblo listo para defenderla y luchando por su excarcelación. Lo mismo con Nina Droz. Aunque muchas veces hacemos cosas que no cuajan con el momento, definitivamente, nació de un acto de amor de ella y de contribuir a una causa, y por eso hay que respetarla y luchar por ella”, expresó. 

Además de su trabajo y lucha por la independencia de Puerto Rico, la música sigue siendo su pasión y actualmente toca percusión con los Reyes Cantores Isabelinos con quienes ya ha grabado tres discos. 

“Aquí en Chicago tuve la oportunidad de acompañar a uno de los grupos que estuvo en el festival. Cuando me dan break de tocar, siempre lo hago con mucho orgullo. Gente como Tony Mapeyé y Chabela son mis ídolos en términos musicales y me encanta poder estar en la tarima con ellos”. 

Su hijo e hija también son músicos. Ella tiene 15años, toca flauta y un poco de violín y piano. Él pronto cumplirá los 10, y toca la trompeta. También, están envueltos en el deporte. Son los tesoros de su vida. Pronta recuperación a su esposa quien se encuentra en tratamiento de quimioterapia. 

Una vez más quiso agradecerle al pueblo por el apoyo: “Hemos cumplido 20 años afuera, casi son 40 años desde el arresto, en ningún momento dejé de sentir el amor del pueblo y siempre estaré agradecido por eso”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.