Equipo Nacional de Baloncesto: Misión cumplida pese a las vicisitudes

 

Especial para CLARIDAD

El sistema de ventanas adoptado por FIBA hace varios años hace difícil para todos los países el presentar equipos acoplados, pues la disponibilidad de jugadores cambia dependiendo de la fecha en que se llevan a cabo las ventanas.

Puerto Rico no pudo presentar equipos con su mejor talento en las primeras dos ventanas lo que hizo que se viera en la dura posición de perder tres de sus primeros cuatro partidos del Clasificatorio del Americup y prácticamente estar obligado a ganar ambos juegos frente a México y Bahamas este pasado fin de semana en la burbuja del Coliseo Roberto Clemente.

Los boricuas finalmente obtuvieron cerradas victoriass de 80 a 70, y 102 a 97 el viernes y el sábado respectivamente. Las victorias nos permiten tener una oportunidad de clasificar tanto al Mundial de Baloncesto, como a los Juegos Panamericanos de Santiago 2023.

En esta ventana marcó el regreso de José Juan Barea, el debut de Shabazz Napier y la reintegración de Gian Clavell. Puerto Rico nuevamente presentó un equipo cuya fortaleza eran los jugadores del perímetro y ellos tres fueron sin dudas las figuras principales de nuestra ofensiva anotando 121 de los 188 que anotó nuestro equipo, entre los que destacan los 24.5 puntos por juego de Clavell quien atinó nueve de los once canastos de tres que intentó y sin duda se ha convertido en el jugador principal del equipo para los canastos importantes.

Vitales Collier y Clemente

Desde hace mucho tiempo nuestro principal problema en la selección es que no contamos con hombres grandes de impacto a nivel internacional, por lo que la mayoría de los equipos nos dominan en tamaño y fortaleza y nos ha obligado a que jugadores como Devon Collier y Ramón Clemente tengan que jugar de centros, fuera de posición; aún así dice algo de su juego el que ambos fueron vitales para que nos pudéramos ir de tú a tú con México y Bahamas. En los rebotes dominamos a México 47 a 37, y con Bahamas perdimos 35 a 32.

Ambos aportaron canastos importantes en los momentos finales de los dos juegos y son piezas importantes para cualquier aspiración que quiera tener el equipo en el repechaje olímpico de Serbia en el mes de junio.

Buena movida poner a Carlos Arroyo de reclutador

Una de las cosas que más llamó la atención la semana antes del torneo fue el anuncio de la integración de Shabazz Napier al equipo, el mismo fue recibido con reacciones mixtas pues hay quienes entienden que éste se hizo disponible ahora que no tiene contrato en los Estados Unidos, y le reclamaron que haya rechazado la convocatoria en otras ocasiones cuando si tenía contrato. Yo soy de la opinión que los directivos del Equipo Nacional tienen la responsabilidad de presentar el mejor equipo disponible y me parece acertada la decisión de poner a Arroyo como principal reclutador de jugadores. Recordemos que la nueva camada se crió viendo a Carlitos defender los colores patrios y éste fue factor importante en el reclutamiento de Napier quien se acopló de gran manera al equipo y fue un factor.

Se buscarán refuerzos para el repechaje

Precisamente la influencia que pueda tener Carlos como reclutador podría ser vital para las aspiraciones boricuas de obtener el único paso disponible en el repechaje de Serbia en junio si al igual que hizo con Napier puede convencer a jugadores como Jivan Jackson, André Curbelo y Tyler Davis, por mencionar algunos, y si estos se hacen disponibles podríamos contar con un equipo bien competitivo con oportunidad real de obtener el pase olímpico.

También se espera el regreso del delantero Isiah Piñero quien no estuvo disponible en esta ventana por sus compromisos en Letonia pero se espera esté disponible en junio. No cabe duda que el reto mayor ahora será la búsqueda de ese pase que no se consigue desde el 2004 y que de lograrse sería un regalo grande para la fanaticada que sufre y padece con sus 12 magníficos.

 

Artículo anterior“Lula candidato o Lula en campaña”
Artículo siguienteCrucigrama: Alí Primera