Inicio En Rojo Cine Filmes hermosos encontrados por accidente: ficción

Filmes hermosos encontrados por accidente: ficción

 

CLARIDAD

 

Ya sea porque veo avances de filmes que ni sabía existían, o que alguna descripción tiene algún atractivo, o que me gusta el trabajo de una directora, actor/a o escritora, descubro así filmes que resultan en agradables y, a veces, sorprendentes sorpresas. Aquí una muestra de largometrajes de ficción. Mi próximo escrito será de documentales.

1945(Ferenc Török 2017)

Este director húngaro nos ofrece una historia, filmada en blanco y negro, tan silente y silenciada que como espectadorxs también miramos sin hablar en espera de lo que sucede, la posibilidad de un choque violento y el callado sufrimiento de sus visitantes. Con casi ninguna explicación de un pasado que todos en este pueblo parecen querer olvidar, todo comienza con la llegada de unos desconocidos, pero con vestimenta negra. Comienzan los rumores, las especulaciones, las sospechas de quiénes son y por qué están aquí. El más preocupado parece ser “el alcalde”, Istvan, que ya enfrenta un día difícil con las preparaciones para la boda de su único hijo. Es él el que trata de que se mantenga la normalidad a pesar del nerviosismo de los otros. Hablan entre sí, siguen de lejos a los recién llegados y dan rienda suelta a su imaginación. Pero lo que pesa sobre cada uno de ellos, especialmente al alcalde que intenta calmar los ánimos, es que cada uno fue responsable de la entrega de la población judía al gobierno local y al invasor durante la ocupación Nazi. Traicionaron a sus amigos y vecinos y repartieron sus propiedades y pertenencias entre ellos. Por eso el sentido de culpabilidad no los abandona no importa los años ni el hecho de que nunca volvieron a saber de ellos. Y ahora un padre y su hijo vestidos de negro llegan en el tren a llevar un cargamento al cementerio. ¿Quiénes son? ¿Qué vínculo tienen con los habitantes de este pequeño pueblo? ¿Por qué y qué llevan en esas pesadas cajas?

 

African Violet(Mona Zandi Haqiqi 2019)

Aunque hay que hacer búsquedas algo complicadas por no siempre estar disponible la información o por considerarlo no importante y ser descartado a un margen que desconocemos, existe un caudal de mujeres directoras iraníes produciendo filmes para la TV y el cine nacional. Puede que la mayoría de nosotras desconocemos su obra a menos que se presenten en festivales internacionales como siempre sucedía con el Festival des Films du Monde de Montreal. Así descubrí a la maravillosa Rakhshan Bani-Etemad y en el caso de Mona Zandi Haqiqi, gracias al Círculo de Críticas de Cine (Women Film Critics Circle/WFCC) que siempre está pendiente de la producción local de mujeres en todos los países. En African Violet, la protagonista, Shokoo (Fatemah Motamed-Aris), es una mujer en sus 50, madre de varios hijos de su primer matrimonio y ahora casada y enamorada en su segundo matrimonio. Esta mujer de temple fuerte le habla de tú a tú a cualquier hombre o mujer incluyendo su ex y actual marido. Puede que los detalles queden en la intimidad de una conversación, pero en ningún momento Shokoo se amedrenta ni encuentra tropezones que no pueda sobrellevar o anular. Cuando se entera que Fereydoun (Reza Babak), su primer marido, está delicado de salud y apenas habla y que los hijos han decidido ponerlo en un asilo, Shokoo, con el visto bueno de Reza (Saeed Aghakhani), su actual marido, decide darle el cuido y la atención que merece en su propia casa. Es una manera de ser bondadosa con los que necesitan. Habrá tensiones entre los tres, solidaridad entre los hombres que no quieren aceptar que las mujeres saben lidiar mejor con los problemas diarios, versiones encontradas de lo que provocó la separación de Fereydoun y Shokoo y una crítica a una nueva generación que no tiene tiempo para cuidar a sus parientes enfermos y prefiere pagar a otros para que le resuelvan su problema. ¿Suena familiar?

 

The Roads Not Taken(Sally Potter 2020)

Esta directora británica es una de las que admiro desde que vi Orlando(1992) y pensé que tenía que acostumbrarme a su estilo y releer la novela de Virginia Woolf y quien luego me voló la cabeza con la sensual, imaginativa y esperanzadora Yes(2004). Ahora nos presenta un stream-of-consciousness(fluir de conciencia) donde la realidad, el pasado y el presente se confunden en la mente del escritor, Leo (Javier Bardem), y también en el pensar de su hija, Molly (Elle Fanning), que intenta conectar con él. En la escena inicial se ubican todos los tiempos: Leo sueña con su vida con Dolores en México quien lo insta a que se levante y la acompañe en el Día de los Muertos a recordar a su hijo; a la misma vez, Molly toca a la puerta del apartamento de Leo para que se despierte y se prepare para un día de visitas médicas. El Leo que despierta no sabe en cuál realidad vive. Los caminos del título son las decisiones tomadas por Leo en una vida que parece fragmentada porque ha ido borrando las partes más dolorosas: el hijo muerto, la separación de Dolores (Salma Hayek), su turbulento matrimonio con Rita (Laura Linney), el casi abandono de su hija y una carrera literaria interrumpida. Todo esto habita la mente de Leo mientras su hija lo acompaña en lo que pudiera ser un día largo y de esperas de visitas médicas por alguien cuya realidad se construye y disuelve según el recuerdo u olvido de ese pasado tan difícil de descifrar. Las actuaciones de todo el elenco dejan sus huellas en nuestros recuerdos no importa si ocupan la mayor parte de los escenarios como Bardem y Fanning, o aparecen momentáneamente como Hayek y Rita.

Traducir»
Exit mobile version