Historia de los cementerios de Ponce: Una historia sepultada e ignorada

Zuzette Sánchez Santiago

Imágenes: Derecha Cementerio Católico entrada principal. Imagen de la izquierda Cementerio Civil entrada principal. Fotos biblioteca personal.

En medio de una investigación sobre la historia de Ponce, me detuve en la creación, función, desarrollo y eliminación de los cementerios en Ponce. Toda esta data se obtuvo del Archivo Histórico del mencionado municipio. La recopilación y clasificación de documentos, de igual modo, la visita al lugar y conversación con diversos empleados ayudo a profundizar y expandir el estudio.

Durante el desarrollo del pueblo de Ponce, no se registró documentación alguna que mostrara la existencia de algún cementerio en propiedad. La data solo presenta que los fallecidos eran enterrados en el atrio de La Catedral Nuestra Señora de la Guadalupe, además de la desaparecida Ermita de San Antonio Abad, que actualmente esta ocupada por la Casa Alcaldía de Ponce.

La documentación que hoy se encuentra en los archivos es muy limitada, la misma solo presenta año de fundación, lugar donde se estableció y si pertenecía a la iglesia católica o protestante. Por eso, se mostrará de una manera cronológica el establecimiento de los cementerios en Ponce según los documentos encontrados. En el año 1814 se creó el primer cementerio en Ponce, localizado actualmente en el bloque que conecta la calle Unión, Méndez Vigo, Victoria y Vives. Su establecimiento surgió “por decreto de las Cortes de España en el año 1813, se ordeno la construcción de un cementerio apartado de la población”. Estos terrenos despoblados pertenecían a la Hacienda Molina, hoy día el terreno esta ocupado por el Terminal de Carros Públicos Carlos Garay.

En el año 1842 se comenzó a construir el segundo cementerio, nombrado como el Cementerio Católico de la calle Simón de la Torre, el cual abrió sus puertas en el año 1843. El mismo estuvo bajo la administración municipal de Juan Rondón, quien se convirtió en la primera persona en descansar en el nuevo camposanto. En este nuevo cementerio solo se permitía el descanso eterno de fieles católicos, “todas aquellas personas identificadas como herejes, excomulgadas, suicidas o fallecidas fuera del catolicismo, eran enterradas en un solar aparte del cementerio”.

A mitad del decenio de 1850, se da en Puerto Rico el brote epidémico del cólera morbo. Lo que dio paso a la creación de tres cementerios de emergencia; el primero se estableció en la calle Protestante, al lado del Cementerio Católico de la calle Simón de la Torre. El segundo en la Alhambra en los terrenos de Emilio Fagot. El tercero en la Playa de Ponce en donde está ubicado el Salistral.

Treinta años después de abrir sus puertas el cementerio Católico, la Iglesia Anglicana Episcopal construyo el cementerio que se encuentra en la calle Protestante, hoy calle Carrión Maduro, esquina Arena. Esto como resultado a una sesión ordinaria del Ayuntamiento de la Villa de Ponce, donde se determino que el ala derecha a las afueras del cementerio principal de la Villa (Cementerio Católico de la calle Simón de la Torre), sería utilizado como cementerio para aquellas personas fuera del seno de la religión católica.

Años mas tarde nuestra isla, de igual modo nuestro municipio fue afectado por la epidemia de la Viruela. Esta situación dio paso a la creación de seis cementerios de emergencia en el año 1889, estos estuvieron ubicados en; 1) Terrenos de Emilio Fagot, 2) LaPlaya de Ponce, 3) Hacienda Mallorquina (barrio Cerrillos),4) Terrenos de Guillermo Oppenheimer (barrio Bucana), 5) Sector Rincón (barrio Coto Laurel) y 5) barrio Sabanetas (sin ubicación exacta). Finalizada la epidemia de la Viruela, para comienzos del decenio de 1890, la Corona Española restauro el cementerio de la Playa de Ponce ubicado en el Salistral.

Ante un nuevo siglo por comenzar, y la recién implementación de un gobierno militar estadounidense trajo consigo diversas iniciativas como respuesta a la separación de iglesia y estado. Entre ellas la inauguración del Cementerio Católico San Vicente de Paul en el año 1901. Este nuevo cementerio quedo inscrito en el Registro de la Propiedad a nombre de la Mitra (Territorio de la jurisdicción de un arzobispo u obispo) y administrado por los Padres Paúles. Por otro lado, en el año 1904 la iglesia Anglicana Episcopal funda su segundo cementerio el barrio Quebrada Limón.

No obstante, en ese mismo año se construyo el cementerio Civil en Ponce, ubicado en el barrio Canas. Este cementerio en sus mas de 116 años de historia, le ha dado cristiana sepultura a Genovevo Gutiérrez, Ruth Fernández, Héctor Lavoe entre otros y deportistas como Francisco Pancho Coimbre. Además, cuenta con los Mausoleo de la Logia Masónica Aurora y los Bomberos. Sin embargo, el municipio no se quedo ahí y contemplando la necesidad de algunos de sus barrios y habitantes, hizo el séptimo cementerio en el barrio Coto Laurel en el año 1916.

El municipio continúo creciendo, lo que dio paso en la década del 1950 a crear otros cuatros cementerios; El Yeso, La Piedad, Las Mercedes y Cristo Resucitado distribuido de manera estratégica. Esto ayudo a no sobrecargar o llenar alguno de los mencionados cementerios. En el año 1992 el Cementerio Católico Simón de la Torre abrió sus puertas con el nuevo nombre Panteón Nacional Román Baldorioty de Castro, en honor al padre de la política puertorriqueña que también sus restos descansan allí. El cierre del mencionado cementerio se llevo en el año 1889, ante el deterioro, saturación y riesgo salubrista.

Para finalizar, nuestros cementerios redactan parte de la historia de nuestro municipio. Ellos han sido esos personajes secundarios, los cuales aparecen constantemente en el libreto, pero no se le da importancia requerida. Nuestros cementerios recogen la data cientos de acontecimientos ya se han naturales, pandémicos, heroicos entre otros que nos han marcado como pueblo.

 

 

Related Articles

Pepita de oro

  e.s. ortiz-gonzález -- para Francisco Velázquez Está el judío en la frontera, en su bolsillo guarda una pepita de oro. Frente a él, está el guardia aduanero. En silencio...
Traducir»
A %d blogueros les gusta esto: