Huracán Jaresko:  Se Acabaron las Promesas

 

Por Giancarlo Vázquez López / En Rojo

El huracán de la corrupción se mantiene sobre nuestra isla. Los vientos neoliberales no cesan de azotar. Una precipitación de privatización cae sobre el pueblo que sale a la calle llueva, truene o relampaguee. Que sigue resistiendo.

Entre julio y agosto se cumplieron tres años de la fundación de la Jornada se Acabaron las Promesas. El pasado 31 de agosto se celebró una manifestación en el Hotel Condado Plaza, misma fecha en que Barack Obama designó a los integrantes de la Junta de Control Fiscal (JCF), en 2016. 

“Cuando se anuncia la Ley PROMESA y la conferencia que promovió la Cámara de Comercio, Banco Popular, GFR Media, etcétera, en julio de 2016, nosotros convocamos una jornada de actividades en contra de esa conferencia que se llamó Se acabaron las Promesas”, rememoró Jocelyn Velázquez, portavoz de la organización. 

La última actividad de aquella jornada fue un boicot a la convención convocada por la Cámara de Comercio el mismo día que Obama hizo público los nombramientos. Hace dos semanas venció el término de los siete miembros de la Junta Imperial. En más de una ocasión se ha extendido el término para que Donald Trump haga nuevos nombramientos, sin embargo no ha hecho nada al respecto.

Según opinó Velázquez, “por la decisión del tribunal se quedarán ahí hasta que se vea el caso. De lo contrario será hasta el término que la Ley Promesa les dio, a pesar de que los tribunales ya han dicho que el nombramiento de ellos es inconstitucional. No se ha hecho nada para corregir ese error. Según el tribunal no es legal que se queden hasta octubre, pero de facto se han quedado porque el ejecutivo (el gobierno de EE.UU.) no ha hecho nada”.

El Circuito de Apelaciones de Boston declaró que los nombramientos no son legales porque no fueron electos según establece el debido proceso de ley. Se suponía que fueran electos por el presidente de EE.UU. En cambio, unos fueron electos por Obama y otros por el senado. “Además, es una estructura que le pertenece al gobierno de EE.UU. y no al de P.R. como han querido hacer ver cuando se aprobó PROMESA originalmente”, aclaró Velázquez. 

En fin, alegó que la estructura que los posiciona a ellos en el poder es una estructura antidemocrática producto del coloniaje, no importa a quien pongan en la silla dentro de ese marco todo el que pongan ahí viene en una manera ilegítima al poder. 

A tres años de su fundación la Jornada sigue en la lucha, denunciando a la Junta y la Ley PROMESA; margen temático en el que han trabajado durante los pasados años, ahora “vinculándolo con el tema del retiro, la reducción de beneficios a los trabajadores, etcétera”. 

Sobre la determinación de la JCF para no dar paso a una asignación de $123 millones para Educación Especial, Velázquez expresó que padres y madres “estamos conscientes de ese recorte y de las consecuencias que está teniendo en los servicios para nuestros hijos”. 

“La Junta alega que es un dinero que no se ha usado. Pero es una excusa barata de ellos. Habiendo tanta necesidad aquí en el área de Educción Especial, siguen buscado subterfugios para negarle los servicios a los niños. Hay chavos para pagar la deuda y para regalarle a los amigos del alma, pero nunca hay dinero para las necesidades del pueblo”, añadió. 

Por otra parte sostuvo que “así como logramos sacar a Ricardo Rosselló, con la presión en la calle, la única manera de revertir el daño que la Ley Promesa y la Junta le hacen y le estarán haciendo al pueblo es que la gente se tire a las calles a defenderse. De lo contrario esta gente va a seguir campeando por su respeto, porque los partidos tradicionales y que ostentan el poder tienen una agenda en común con la Junta. Trabajan juntos para beneficiarse de la desgracia del pueblo. Por eso la exhortación de que aquí la Junta la va a sacar el pueblo en la calle”.

Sobre la el tema de la auditoría de la deuda como un mecanismo para sacar la Junta, explicó que aunque mediáticamente se le ha dado mucha publicidad, hay sectores que plantean que al auditarse la deuda hay un reconocimiento de la misma y en el momento que tu reconoces la deuda tienes que entrar en un proceso para pagarla. El planteamiento de muchos sectores es que está bien que se juzgue a los culpables y que paguen por lo que hicieron, pero que eso no puede estar vinculado a que el pueblo reconozca la deuda en función de pagarla o de negociarla porque esa deuda es producto del coloniaje y de la corrupción que genera. 

“Jornada ha sido consistente. Aquí tiene que haber un proceso de rendición de cuentas donde los culpables de la crisis y la quiebra del país deben pagar con cárcel y rendición económica al pueblo por lo que se robaron. Pero no estamos dispuestos a reconocer el pago de una deuda ilegal y mucho menos a realizar lo términos de ese repago”. 

En resumen, la posición de Jornada es que la ilegalidad de la deuda es evidente y, por ende, no hay que auditarla. La organización sostiene que la culpa es de la colonia, que el gobierno de EE.UU. tiene responsabilidad sobre esa deuda y no quiere asumirla. La estrategia de Jornada es salir a la calle a protestar y exigir que se vaya la Junta y paguen los culpables.

La portavoz sostuvo que la gesta histórica de las pasadas semanas demostró el poder que tienen los ciudadanos en la calle de cambiar el ritmo de las cosas. Criticó que por mucho tiempo cuando el pueblo ha reclamado por un cambio lo que han hecho ellos (PNPPPD) es burlarse. 

“Luego pasa que vieron a la masa, a la gente en la calle protestando, defendiéndose, y tuvieron que tomar decisiones drásticas como sacar a Rosselló de la gobernación. Eso mismo le aplica a la Junta. Hasta que no vean a un pueblo defendiéndose masivamente exigiendo su salida ellos (la Junta) van a seguir ignorando nuestros reclamos porque esa ha sido su estrategia. Al gobierno de los EE.UU. y sus alicates aquí les importa poco lo que opina el pueblo hasta que el pueblo toma las riendas y el control de la situación y de manera contundente se expresa”. 

Ricardo Rosselló renunció pero la presencia de Wanda Vázquez es una continuidad de ese gobierno. Precisamente, la protesta realizada el pasado sábado 31 iba destinada, entre otros temas, a exigir la salida de la actual gobernadora. La líder señaló que los medios corporativos y los sectores de poder han hecho todo un operativo para tratar de regresar al país a una supuesta normalidad y en busca de esa normalidad han querido validar la presencia de Vázquez cuando ella ha sido, no únicamente parte de ese gobierno, sino que ha sido cómplice de la corrupción. Dio como ejemplo los vagones que se perdieron durante el huracán María y el encubrimiento a políticos de su partido mientras era secretaria de justicia. 

“La incapacidad de Wanda Vázquez para representar un cambio es evidente, lo que pasa es que ha habido un proceso para acallar voces y crear una normalidad que no existe. En ese sentido nuestro rol es mantener vivo esos temas visibilizarlos y seguir haciendo la denuncia en la calle”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.