Jaime: De los amigos que nunca pueden olvidarse

 

Este viernes 27 de marzo de 2020 falleció Jaime Córdova Rodríguez. Para CLARIDAD, para sus amigos y amigas, para quienes compartieron de distintas maneras con él, su muerte es un golpe duro, difícil de absorber.

Así comienza la nota que pusimos en nuestra página electrónica, yo me cuento entre esa familia extendida que es CLARIDAD. 

Le he estado dando muchas vueltas a lo que quería escribir y no he dejado de sentir miedo; es que pienso que Jaime lo va a ver y se echaría a reír. Cuando murió Carlos Gallisá le pedí a él que escribiera y en ese momento me dijo “será despues, ahora es muy duro”. Así lo hizo y el escrito que salió de sus manos era un homenaje a la amistad y al amor que se tuvieron esos dos seres. 

Yo, como he dicho muchas veces, no tengo ni una cuarta parte del talento de Jaime, pero no podía dejar de escribir estas pocas líneas en homenaje y agradecimiento. Homenaje porque este periódico y la lucha le debe mucho a la pluma del Cordovés (como le decía el Galli) o a el Látigo (como le conoce el mundo deportivo), agradecimiento porque no importa qué base yo jugara en el Semanario, Jaime siempre estuvo ahí, apoyándome con consejos, que iban desde el ámbito personal, hasta el trabajo editorial. Ustedes no saben cuántas veces escuché que a cuál de las dos partes en las que él dividía a las personas, pertenecía yo, si a los que creen que en la vida hay amores que nunca pueden olvidarse o aquellas que piensan que la ausencia causa olvido. Las veces que me llamó en navidades o cumpleaños para decirme “no te estoy llamando para felicitarte”. 

Siempre me sentí honrada de que me incluyera en esa lista de amigos y amigas a quien le hacía sus chistes y le gastaba bromas.  Yo soy de las que piensa que algunos(as) de mis amigos(as) son heredados(as). Gracias a la vida heredé de Carlos Gallisá un grupo valiente y talentoso de amigos y amigas, entre los que se encontraba Jaime.

Esto de perder gente (por cualquiera que sea la causa) en medio de esta pandemia es de las cosas más dolorosas que una puede vivir, no poder juntarse para honrar a una persona como Jaime es demasiado triste. Ver que la prensa corporativa está ocupada  en seguirle solo el paso al virus y que no haya salido una línea en ninguna de las páginas deportivas o que alguna agencia de publicidad haya hecho expresiones, me indigna.

Jaime quiso  y colaboró con este periódico hasta el final y la gente que esta aquí lo quiere. Amó su país, y luchó por él. Cordovés estás en mayoría. ¡Venceremos!

Alida Millán Ferrer

Directora