Jorge Colón Delgado: Eminencia hípica y beisbolística 

 

Por Javier Guaní Gorbea/Especial para CLARIDAD 

Con motivo de la suspensión de actividad deportiva en Puerto Rico y a nivel internacional  hemos decidido hacer una serie de entrevistas a figuras vinculadas al mundo deportivo desde estas páginas de las Canto como las Veo. 

 Hoy tenemos en entrevista al historiador Jorge Colón Delgado quien es autor de cinco libros de béisbol y dos de hipismo; un cortometraje sobre los hipódromos de Puerto Rico; periodista, Director de Prensa de eventos internacionales y exaltado en los Salones de la Fama del Deporte de Santurce y Río Piedras, por solo mencionar algunos de sus incontables logros.

En el mundo del deporte no es atípico escuchar el comentario “si tienes una duda hípica o beisbolística, llama a Jorge Colón Delgado”.

Saludos Jorge, un placer tremendo poderte hacer esta entrevista, vamos a comenzar desde el principio.

 

Javier Gorbea: ¿Cómo nace tu pasión por el hipismo y el béisbol, fue simultáneo? 

Jorge Colón: Casi simultáneo, comencé a seguir el hipismo a los once años y el béisbol a los doce.  Me pasaba escuchando las historias de los mayores y me gustaba llevar las estadísticas. Desde pequeño sabía quién era Monte Irvin, Gaucho Davis, Willard Brown y de igual forma en el hipismo conocía a Galgo Jr., Cocoliso y Cardiólogo, por mencionarte algunos.  Siempre me gustó la historia.

JG: ¿Ya que has seguido ambos deportes tan de cerca cual ha sido el mejor pelotero que has visto y el mejor caballo? 

JC: El mejor pelotero que he visto es Iván Rodríguez y entre los ejemplares, tiene que ser American Pharoah cuando ganó la Triple Corona de 2015.  Yo estuve ese día en el hipódromo y presencié ese momento histórico.

JG: ¿Cómo se dio el proceso de escribir tu primer libro y cómo se llamó 

JC: En 1994, rescaté los restos del ejemplar Camarero que estaban abandonados en los terrenos donde ubicaba el Hipódromo El Comandante de Carolina y donde posteriormente se construyó el Parque Escorial.  Los medios de comunicaciones le dieron mucha cobertura al hallazgo y mi jefe en donde yo laboraba, me dijo que escribiera un libro sobre Camarero para que dejara a las futuras generaciones su historia.  Comencé a escribirlo en 1995 y lo publiqué en 1998.  Lo titulé “Camarero en punta”, una frase muy famosa acuñada por el narrador Pito Rivera Monge.

JG: Después de ese primero han habido varios, entiendo que seis más que has hecho ¿Cuál es tu favorito? 

JC: Tiene que ser el de Camarero, pues yo jamás pensé escribir un libro, y el haberlo hecho, salió a flote una habilidad que yo desconocía que tenía y además me abrió muchas puertas, cambió el rumbo de mi vida para siempre.

JG: Sé que fuiste fundamental en que se recuperaran los restos del caballo Camarero. Háblame un poco de cómo se da ese proceso. 

JC: Recuerdo que era mayo de 1994 y leí en los periódicos que pronto comenzarían los trabajos de construcción del Parque Escorial en los terrenos que ocupaba el Hipódromo El Comandante.  Recordé que Camarero, al igual que otros cuatro campeones de nuestro hipismo, estaba sepultado allí.  Llamé a los directivos del Hipódromo y me dijeron que se iban a encargar de traer esos restos al Hipódromo El Comandante de Canóvanas, hoy Hipódromo Camarero.  Como vi que pasaba el tiempo y no hacían nada, me personé al lugar y con la ayuda del Ing. Héctor Santiago, localizamos la caja con los restos de Camarero, y a la semana siguiente los restos de The Kid, otro gran campeón.  Los otros tres ejemplares, Wiso G, Imperial y Temporal, no aparecieron.  Los restos de Camarero y The Kid fueron trasladados al Hipódromo de Canóvanas y están sepultados en el poste de la milla y un octavo.  Se pueden distinguir donde están por las dos herraduras de flores que sembraron.

JG: Vamos a movernos al béisbol. Tú has tenido la oportunidad de ver jugar y analizar la carrera de los cinco boricuas que están en Cooperstown en el Salón de la Fama del Béisbol, entiéndase Clemente, Cepeda, Alomar, Iván y Edgar.   Sin entrar en los méritos de la carrera de cada uno, ¿qué los hacía tan especiales a cada uno de ellos? 

Roberto Clemente

JC: Roberto Clemente, con sus títulos de bateo, guantes de oro y brazo potente lo ubican entre los mejores guardabosques de todos los tiempos.  Pero si bueno fue como pelotero mejor fue como persona.  Su humanismo lo llevó a la muerte pero el día que murió, la razón por qué murió y cómo murió, lo elevaron a niveles inalcanzables.  Es el ejemplo a seguir y definitivamente el atleta puertorriqueño más admirado en el Mundo entero.

Orlando “Peruchín” Cepeda

Orlando Cepeda fue un guerrero toda su vida.  Luchó contra el racismo, perdió a su padre cuando lo firmaron, lo enviaron de novato a una liga donde era el único jugador negro, tuvo dolencias físicas, en fin, fueron muchas las vicisitudes, pero todas las dominó hasta convertirse en el primer “slugger” latino en las Grandes Ligas.  Todavía ningún boricua ha tenido siete años iniciales en las Ligas Mayores como Cepeda quien fue un bateador completo en todo el sentido de la palabra.

Roberto Alomar

Roberto Alomar reinventó la segunda base.   En su posición fue cinco herramientas y reconocido por los jugadores y dirigentes como un pelotero sumamente inteligente.  Lo considero la segunda base más completa de la historia.

Iván Rodríguez fue espectacular.  Otro que en su posición fue cinco herramientas.  Hay un dato interesante y es que 32 jugadores han conectado 3000 imparables y ninguno es receptor, el más cerca, Iván Rodríguez.  Imagínate, conectar 2844 imparables en cuclillas, con aperos, fildeando con el guante más pesado. Esos 2844 hits son 3000 en cualquier otra posición.

Edgar cambió para siempre la posición de Bateador Designado.  Fue un bateador que tuvo un impacto tremendo en esa posición, tanto que le pusieron su nombre al Premio Bateador Designado del Año.  Igualmente, Edgar fue un bateador completo.

 

JG: Me parece que hay tres jugadores boricuas: Igor, Delgado y Bernie Williams que ya no son elegibles para entrar al Salón de la Fama por los periodistas pero quizás entren por alguno de los comités. ¿Ves alguno de ellos entrando? 

JC: Los tres tienen muchas posibilidades por el Comité de la ‘Era del Presente’ que vota por candidatos del periodo de 1988 hasta el presente.  Cuando comparas a Igor González con los jardineros derechos que están en el Salón de la Fama, igualmente a Delgado con los inicialistas y Bernie Williams con los jardineros centrales, les veo oportunidad.  Para que tengas una idea, solo Babe Ruth tiene mejor ratio de jonrones por turnos al bate que Igor González.  Y pasa lo mismo con Delgado quien es uno de los inicialistas de más poder, superado solo por Harmon Killebrew y Jimmy Foxx.  En el caso de Bernie, está en el medio del grupo entre los jardineros centrales que han sido seleccionados por los periodistas y los seleccionados por el Comité de Veteranos.

JG: Entre los peloteros boricuas que serán elegibles pronto,  deben ser Beltrán y cuando se retire Yadier, ¿entiendes que ambos tienen posibilidades reales? 

JC: Tengo a Beltrán como el noveno mejor jardinero central de todos los tiempos.  Me parece que el escándalo de las señales le afectará y si los periodistas lo seleccionan, será en la segunda parte de su elegibilidad, entiéndase del sexto al décimo año.

Yadier Molina

Yadier ha sido un jugador de mucho impacto en las Grandes Ligas y siempre que se habla de los mejores receptores de este siglo, su nombre aflora de inmediato.  Próximamente sobrepasará los 2000 imparables, algo logrado por sólo nueve receptores; y junto a su gran defensiva, entiendo, será seleccionado al Salón de la Fama del Béisbol.

JG: En esta la tengo que poner difícil, uno de tus libros se llamó La Maquinaria Perfecta en referencia al equipo de Santurce de 1954-1955, pero te pregunto ¿era mejor ese equipo que el Dream Team Boricua del 1995? 

 

JC: Bueno, ese libro, que fue mi segundo, lo publiqué en el 2007.  Han pasado 13 años y en transcurso del tiempo, he leído y aprendido mucho sobre las distintas épocas del béisbol y ahora veo todo distinto.  La realidad es que el “Dream Team 1995” es uno de los mejores equipos de todos los tiempos del béisbol latinoamericano y superior a los Cangrejeros de 1954-55.  Esa alineación bien ofensiva desde el primer hasta noveno bate.  De hecho, el noveno en la alineación fue el campeón bate del torneo, Rey Sánchez.   Para el lanzador contrario no había ningún descanso.  Hago la salvedad de que Santurce fue a la Serie del Caribe de 1955 con su equipo intacto (sin refuerzos) mientras el Dream Team fue una selección de los mejores jugadores de la Liga.  Indistintamente, el Dream Team fue superior.

JG: ¿En proyectos estas trabajando qué ? 

JC: En la actualidad soy el Historiador Oficial de la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico y como parte de mis labores he digitalizado todos los líderes por renglones (Campeón Bate, Jugador Más Valioso, hit, etc.) desde 1938 al presente, y he completado 150 perfiles de jugadores de la Liga que contiene datos biográficos, record por año en Puerto Rico, Grandes Ligas, Ligas Menores, México, Japón, y Ligas Negras; y además, la biografía del Salón de la Fama del Béisbol, según aplique.  Esta herramienta es muy útil para los investigadores, historiadores, maestros de escuela y fanáticos, pues tienen a la mano todos los récords e historia de la Liga disponible, algo que antes solo se conseguía en los pocos libros que se han publicado al respecto.  Además, estoy trabajando en el récord de ganados y perdidos de todos los dirigentes de la Liga desde su fundación en el 1938.  Toda esta valiosa información la pueden ver en http://www.beisbol101.com/ , página que cuenta con ocho escritores (que totalizan 24 libros escritos entre todos), y cubrimos el béisbol de Puerto Rico, Grandes Ligas, Ligas Negras, Sabermétricas, Tarjetas y memorabilia, y todas las transacciones y estadísticas de los jugadores puertorriqueños en las Grandes Ligas y Ligas Menores.  Igualmente tengo, junto al colega el escritor Raúl Ramos, un Video podcast por Facebook que va en vivo los lunes y jueves a las 9 PM, titulado ‘Baseball entre Amigos’ donde entrevistamos a figuras del béisbol y hablamos del presente y pasado.  Me siento bien contento pues estoy en el momento más productivo de mi vida.

JG: Por último, dame una anécdota que se pueda contar que te gustaría que la gente conozca.

JC: Estaba en la exaltación de Orlando Cepeda al Salón de la Fama del Béisbol, y entre los presentes se encontraba Ted Williams.  Me acerqué, le dije mi nombre y que era de Puerto Rico y me contestó: “Ah, Puerto Rico, mi compañero de cuarto en el hospital cuando me hirieron en la guerra fue un puertorriqueño de Bayamón y se portó muy bien conmigo”.  Que una persona como Williams tuviera esa delicadeza conmigo y hablara bonito de un puertorriqueño, me estremeció.  Es un sentimiento sumamente agradable y un momento inolvidable.