King y Clemente: Crónica de una amistad invisibilizada

Por Juan Ángel Gutiérrez Rodríguez

Especial para CLARIDAD

El 4 de abril de 1968, el Dr. y Rev. Martin Luther King, Jr. fue asesinado en Memphis, Tennessee. Esa noche, y al día siguiente, las grandes ciudades estadounidenses fueron encendidas en llamas por la ira, la frustración y la desesperanza de los negros. Muchas historias se han contado sobre este hecho y los eventos luego del asesinato. Una de las historias menos conocidas fue el papel que jugó nuestro astro del beisbol Roberto Clemente para que no se jugará la apertura del torneo de beisbol de las Ligas Mayores de los Estados Unidos. 

Varias biógrafos e historiadores de Clemente han señalado que King y Clemente se conocían. Aunque no hay claridad de cuando fue ese encuentro, unos señalan que fue en el 1962 y otros en el 1964 (en ocasión de King visitar la Isla). Sabemos que King visitó la Isla en tres ocasiones. En febrero de 1962 para el 50 aniversario de la Universidad Interamericana. En febrero de 1964, cuando posiblemente visitó a Clemente en su finca para poder terminar de editar uno de sus libros. Y en agosto de 1965 para la Asamblea Mundial de las Iglesias Discípulos de Cristo que se celebró en Puerto Rico.

Luis Rodriguez Mayoral, su biógrafo, afirma que se conocieron el 16 de febrero de 1962 (en la primera visita de King a Puerto Rico), luego de un discurso en la Universidad Interamericana de Puerto Rico. Señala que luego de ese encuentro se reunieron en la finca que Clemente tenía en Carolina. Markusen en su biografía “Roberto Clemente: El Grande” señala que “Clemente y King tuvieron su primer encuentro en el 1964. Se conocieron en Puerto Rico, dice Mayoral, cuando Martin Luther King fue allí a una pequeña finca que Roberto tenía en las afueras de Carolina”. 

Es importante señalar que es posible que ya Clemente hubiera conocido o tenido contacto con King. Uno de sus compañeros de equipo en los Piratas de Pittsburgh al inicio de los años 60, Donn Clendenon era el hermano menor de King del Morehouse College. La tradición en Morehouse College era que cada estudiante de primer año tuviera un hermano mayor (3er o 4to año) que le ayudara en la transición a la vida universitaria. King motivó y ayudó a Clendenon a entrar al Morehouse College, quizás la institución de educación superior negra más importante en los Estados Unidos, y lo seleccionó como su hermano menor, aunque estaba fuera de la institución educativa. Clendenon llega a los Piratas en el 1961 y en su primera temporada vive con Clemente. 

MLB for Life, en un escrito sobre Clemente, señala que “él (Clemente) era un inteligente y políticamente motivado activista que marchó en las protestas callejeras en los 60 y pasó tiempo con el reverendo Martin Luther King, Jr. cuando el líder de los derechos civiles visitó su finca en Puerto Rico” y continúa señalando que “él (Clemente) tenía un fuerte conexión con King al humanitario ser testigo de primera mano de la lucha por la libertad de los negros en el boicot de los autobuses en Montgomery hasta las rebeliones de los gethos urbanos y de Rosa Park a los Panteras Negras”. 

Lo que sí es claro es la admiración y el respeto de Clemente hacia King. Markusen dice que “puede verse extraño que Clemente, un orgulloso nacional puertorriqueño, hubiera dirigido una acción tan extraordinaria. Pero Clemente, quien tenía una creencia apasionada por la economía y la justicia social, consideraba a King como un héroe personal”. 

Maraniss cita los sentimientos de Clemente sobre King en la biografía del jardinero del Salón de la Fama. Cita a Clemente afirmando que “Cuando Martin Luther King comenzó hacer lo que hizo, el cambio todo el sistema del estilo americano. El puso a la gente, la gente de los ghetos, la gente que no tenía nada que decir en esos días, ellos comenzaron a decir que a ellos les hubiera gustado decir por muchos años, pero nadie escuchaba. Ahora con este hombre, estas personas llegaron a donde ellos se suponían estuvieran, pero la gente no los quería, y al sentarse allí como si fueran blancos llamaron la atención de todo el mundo. Ahora eso no fue sólo la gente negra sino las minorías. Las personas que no tenían nada y que no tenían nada que decir en esos días porque no tenían ningún poder, comenzaron a decir cosas y empezaron a protestar, y esa es la razón que digo que él cambio todo el mundo…”

Rodríguez Mayoral recuerda lo que le compartió Clemente sobre el encuentro con King “…es un hombre que he admirado por muchos años. Yo sabía por lo que el luchaba. Me gustaba la forma en que manejaba sus asuntos, muy tranquilo, y siempre pensé que sus logros no sólo beneficiarían a Estados Unidos sino al mundo”. 

Ante tal admiración es no es difícil entender el papel que jugó en detener que los Piratas de Pittsburg jugaran el juego inaugural de la temporada del 1968 de la Liga de Baseball de las Mayores el día de los actos fúnebres del Dr. King. Esta acción llevó a la cancelación de todos los juegos inaugurales ese año. 

Ante el asesinato de King la mayoría de las actividades deportivas profesionales fueron canceladas hasta después de los actos fúnebres del Dr. King. La decisión de cancelar los partidos fueron decisiones tomadas por comisionados y dirigentes de las distintas ligas. Sin embargo, el comisionado de la Ligas Mayores de Beisbol para esa época, el señor William D. Eckert, decidió dejar en manos de los dueños de equipo esa decisión. 

El reto mayor de la Liga de Beisbol de la Mayores era que en ese fin de semana se celebraba la inauguración del torneo de 1968. Juegos que suelen generar mucho dinero a los equipos, especialmente a los equipos que juegan como locales. Ante la actitud vacilante tanto del comisionado como de los dueños de equipo varios jugadores estelares tomaron el toro por los cuernos.

El viernes 5 de abril varios de los jugadores de los Piratas de Pittsburg, quien en aquellos momentos tenía el roster de mayor cantidad de jugadores negros y latinos, se reúnen y deciden cancelar el juego de exhibición entre los Piratas y los Yankees el domingo 7. El sábado 6 de abril Clemente, Stargell, Willis y Clenendon reúnen a todos los integrantes del equipo y se toma la decisión de no jugar el juego inaugural el lunes 8 de abril. Ante esta decisión Clemente y Dave Wickersham, leen un comunicado donde informan que “hacemos esto porque respetamos lo que King ha hecho por la humanidad. Dr. King no sólo se preocupó por los negros y los blancos también por la gente pobre. Le debemos este gesto a su memoria y sus ideales”. 

Los Piratas tenía dos juegos inaugurales con los Astros de Houston. Al llegar a Houston los jugadores de los Piratas se encontraron que los Astros habían decidido jugar el partido del lunes. Varios jugadores de los Piratas confrontaron a los jugadores de Houston en su camerino. Bob Watson, Joe Morgan, Don Wilson, jugadores de Houston, expresaron a sus compañeros que no jugarían y todo el equipo decidió seguirles. Luego de esto muchos otros equipos siguieron el ejemplo de los Piratas y los Astros y cancelaron los partidos de lunes y martes. Sin embargo, el partido de los Dodgers y los Filis que se jugaría en la noche del martes seguía en pie. El equipo de Filadelfia informó que preferían que les confiscaran el partido a tener que jugar ese día. Esto obligó al dueño de los Dodgers apoyar la decisión de los Filis. Inmediatamente el Comisionado de las Grandes Ligas anuncia que la temporada comenzaría oficialmente el miércoles 10 de abril. Un día después del entierro de King.  

En la biografía “Clemente: The True Legacy o fan Undying Hero”, su esposa Doña Vera dice que “no conocía a Roberto entonces pero el frecuentemente hablaba sobre la experiencia. Sí, ellos se mantuvieron en contacto. Él me dijo, después que nos conocimos, toda la historia”. 

Este es un rostro desconocido de nuestro astro Roberto Clemente. El rostro no sólo de un ser humanitario sino de una persona con clara conciencia política y quien no tuvo temor de enfrentar el racismo y la injusticia. Clemente no sólo brilla por sus ejecutorias en el beisbol sino por su compromiso por la justicia. 

El autor es reverendo y pertenece a la Mesa de Diálogo Martin Luther King