La consolidación del apartheid

Por Rafeef Joubran

La semana que acaba de terminar fue tal vez una de las más intensas dentro de la lucha y de la solidaridad internacional con el pueblo palestino.

Todo empezó varios meses atrás cuando en el camino a su reelección como Primer Ministro, Benjamín Netanyahu, aseguró que de coronar una vez más el cargo de Primer Ministro, iniciaría la anexión del territorio de Cisjordania. Coincidentemente llegó en la misma época el anuncio del presidente estadounidense Donald Trump, de una nueva propuesta de “paz” en la que se oficializaba buena parte de esa anexión.

El hecho de no haber logrado una victoria en las dos primeras elecciones, ya que el sistema parlamentario en ese país obliga a tener mayoría de los congresistas para ser declarado vencedor, obligó que sus promesas se vieran aplazadas hasta no ceder en la construcción de un pacto con Benjamín Gantz, en el cual se comprometieron a compartir cada uno dos años el poder iniciando por el mandato Netanyahu. Sin embargo, en ningún momento el pacto cuestionó la apuesta de consolidar el régimen diferenciado de derechos, donde el pueblo palestino es tratado como ciudadano de segunda bajo la ocupación militar israelí. Por lo tanto, con los planes de anexión, lo único que se oficializa es la ampliación formal del territorio sobre el cual se ejerce ese régimen de apartheid, que informalmente incluirá lo que quede de territorios ocupados palestinos en Cisjordania y Gaza.

Entonces, se había anunciado que el 1° de julio iniciaría la primera fase de anexión con la legalización de las colonias dentro de los territorios palestinos, que por décadas han sido pobladas con más de 800.000 colonos ilegales provenientes de Estados Unidos, Rusia, Europa y en menor cantidad del resto del mundo. El anuncio lo había hecho el Primer Ministro Netanyahu recién instalado en poder, lo que provocó la resistencia de los y las palestinas. Para el día anunciado, distintas organizaciones de la sociedad civil palestina hicieron un llamado para que “se tomen medidas serias, no solo por el interés de defender los derechos de los y las palestinas sino, y crucialmente, por la salvaguarda de la credibilidad misma y el respeto de la ley internacional”.

En medio de esta coyuntura, se han expresado distintos políticos globales: el Estado francés anunció que reconocería al Estado Palestino de llevarse a cabo esas medidas y varios dignatarios europeos anunciaron que no tolerarían la anexión. El mismo secretario de las Naciones Unidas anunció que, de formalizarse dicha anexión, esta sería una gravísima infracción al Derecho Internacional.

Además de estas expresiones institucionales, las medidas de organizaciones de la sociedad civil global no se hicieron esperar tampoco. Desde Sudáfrica la nueva coalición que promueve el llamado al Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel BDS (solicitud elevada por más de 170 organizaciones de la sociedad civil desde el 2005 que busca lograr que el país ocupante cumpla con las leyes internacionales) propuso un manifiesto para que fuera respaldado por líderes políticos y personalidades influyentes del Sur Global: países de África, Asia y América Latina.

Dicho manifiesto recogió más de 500 apoyos, reuniendo a varios ex presidentes, decenas de congresistas, cientos de políticos, organizaciones sociales, artistas, etc; además de rechazar los actuales planes israelíes, todos coinciden en la propuesta de: embargo militar a Israel, activación del comité especial de la ONU sobre apartheid contra palestinos, tomar medidas y ampliar información sobre las empresas en colonias listadas por la ONU y apoyar la investigación por crímenes de guerra dentro de la Corte Penal Internacional.

Para presentar esta iniciativa el pasado sábado 4 de julio se dieron cita distintas personalidades, convocadas por la organización sudafricana descrita, dejando nítido su rechazo a las políticas del primer ministro israelí y su solidaridad con el pueblo palestino. Entre las personalidades presentes en este acto destacaron Mandla Mandela y Rajmohan Gandhi, nietos de luchadores contra la opresión, políticos latinoamericanos como el ex presidente José “Pepe” Mujica, el ex ministro brasilero Celso Amorim y la congresista chilena Karol Cariola, entre otras personalidades mundiales.

La presión global frente a la consolidación del apartheid, y la falta de planificación por parte de Netanyahu para implementar sus amenazas, hizo que la semana del 1° de julio no se materializara dicha anexión; no por ello debe subestimarse las próximas medias que el gobierno israelí tome frente a la vida del pueblo palestino, históricamente han demostrado estar más orientadas a consolidar el apartheid que a cumplir las leyes internacionales. En ese sentido, la presión internacional desde la sociedad civil, promoviendo el llamado al BDS, es la esperanza que mantienen los palestinos para que desde afuera se complementen lo que ellos y ellas resisten desde adentro.

Reproducido de www.rebelion.org

Fuente: https://virginiabolten.com.ar/internacionales/palestina/la-consolidacion-del-apartheid-israeli/