La desigualdad de género en el deporte

Por Elga Castro Ramos

Especial p[ara CLARIDAD

A Elena, que es genuinamente feminista, siempre alegrándose de cuando las chicas hacen las cosas bien y sorprendiéndose e indignándose de las desigualdades

El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, lo celebré escuchando en vivo el podcast feminista de deportes “Burn It All Down”, quienes hicieron por primera vez una emisión con todas sus integrantes en persona. Este es un “podcast feminista de deportes” y son cinco mujeres de distintos ámbitos y diferentes trasfondos que se reúnen todas las semanas cibernéticamente a hablar de deportes, también “queman” en su hoguera virtual a quienes cometen alguna injusticia y escogen a la “mujer más increíble” (“badass woman of the week”) de cada semana. Para las mujeres que nos gusta el deporte y que creemos en la igualdad dentro y fuera de este mundo, un podcast así es como un bálsamo. 

Como todavía es marzo y es el mes de la mujer, aprovecho para darle un vistazo a varios asuntos que tienen que ver con la mujer en el deporte. 

Demanda de la Selección Nacional de Fútbol de Estados Unidos 

En años recientes se ha incrementado la lucha por la paridad salarial en competiciones deportivas, una batalla, que dicho sea de paso, se lleva librando desde las páginas de este semanario por años, ya que quien fuera el editor deportivo, Elliott Castro Tirado, fue un pionero en Puerto Rico en esta encrucijada. Así, el Día Internacional de la Mujer, un grupo de 28 jugadoras de la selección de fútbol de los Estados Unidos demandó a la Federación de Fútbol de dicho país en un pleito de “discriminación de género institucionalizada”. Además de equidad salarial y trato, las jugadoras buscan un pago en recompensa por daños anteriores. Cabe señalar que la selección femenina supera ampliamente en términos de resultados a su contraparte masculino, siendo triple campeonas mundiales, una vez sub-campeonas y cuatro veces medallistas olímpicas, y esto en unas competencias que comenzaron apenas en la década del 1990. Los hombres, por su parte, vienen de ni siquiera clasificar al último Mundial y lo más que han llegado es a cuartos de finales (octavo lugar) cuando se celebró el Mundial en Japón y Corea en el 2002. Aún con la diferencia en los resultados, y que tanto mujeres como hombres juegan la misma cantidad de minutos, los salarios y beneficios de los hombres superan grandemente los de las mujeres. 

Brecha salarial

De los cien atletas mejores pagados en el mundo, solo figura una mujer y es la tenista Serena Williams. El patrocinio del deporte femenino es apenas 0.4% del total. Estos números solo reflejan que la desigualdad existente contra la mujer en la sociedad se amplía en el mundo del deporte. Cabe señalar que es precisamente el tenis uno de los deportes en los cuales, al menos a nivel estructural en sus máximos torneos (los cuatro Grand Slam) se ha equiparado el premio al hombre y a la mujer, aunque la brecha se abre con los auspicios y otros extras. 

Muchos de los argumentos de quienes justifican esta disparidad salarial se basan en que en muchos deportes no compiten de la misma manera, por ejemplo en tenis un juego masculino es a un máximo de cinco sets mientras que el femenino es a un máximo de tres. O también usan el argumento de que realmente es por los auspiciadores y los que compran los derechos televisivos y éstos a su vez se escudan en las audiencias. En fin, que es un ciclo que es difícil detener, aunque con algunas excepciones. En Noruega, por ejemplo, ya hay paridad salarial en las selecciones de fútbol desde el año pasado. 

Nike y Adidas entran en el juego

El tema de Nike y lo que ha hecho con Colin Kaepernick y más recientemente con el anuncio “feminista” con la voz de Serena Williams y lo que implica esta mercantilización de algunas luchas y lo que dice de esta forma de capitalismo, es tema para otro escrito. Pero es importante señalar que Nike debutó un anuncio en los Oscar sobre “soñar más loco”, narrado por Serena Williams, en el cual con unas imágenes potentes, pasan revista sobre todas las cosas “locas” que han hecho las mujeres en el deporte, desde usar un hijab para competir, correr un maratón, y termina exhortando a enseñar “lo que la ‘locura’ puede hacer”. Aunque el anuncio me gustó mucho por lo inclusivo que era en cuanto a temas que muchas veces se excluyen de los logros de las mujeres en el deporte, por ejemplo que incluyeran a la atleta sudafricana Caster Semenya, quien se le ha cuestionado su género en múltiples ocasiones, me parece que en resumidas cuentas, era una apología de Serena y algunas de sus malas actitudes en el terreno de la competencia. El otro gigante deportivo, Adidas, ripostó con otro tipo de anuncio, un comunicado afirmando que pagaría a sus atletas patrocinadas que ganen el Mundial de Fútbol el mismo bono que sus contrapartes masculinos. 

Ya que hablamos de marcas deportivas, cabe señalar que el tema del velo que usan algunas mujeres musulmanas y su uso en eventos deportivos y como parte de la prenda deportiva, surgió nuevamente en el debate público, esto cuando en febrero la cadena francesa de efectos deportivos Decathlon anunció que lanzaría al mercado unas prendas deportivas con hijab. El debate y la ira que causó en Francia, donde el tema del velo en lugares públicos es uno recurrente, inmerso en debates sobre la laicidad del estado francés y en la islamofobia y problemas de identidad de los franceses, generó que la compañía retirara la pieza. En distintos eventos deportivos ha habido debate sobre si las mujeres musulmanas se les debe permitir competir con esta pieza que les cubre su cabeza o no. 

Récords en fútbol profesional

El domingo 17 de marzo, 60,739 personas se dieron cita en el Wanda Metropolitano, el hogar del Atlético de Madrid para presenciar un partido entre el Barça y el equipo anfitrión, pero ni estaban Leo Messi ni Antoine Griessman, ya que era un partido de la Liga Femenina. Esta es la mayor asistencia en la historia de un partido femenino de clubes. Siete días después, 39,027 espectadores se dieron cita en el estadio de la Juventus en Italia para un partido entre el anfitrión y la Fiorentina, otro récord en Italia para un partido de fútbol femenino. Así, el fútbol femenino profesional se va abriendo camino en un mundo casi totalmente dominado por los hombres. En el año del Mundial Femenino de Fútbol a celebrarse este verano en Francia, muchos países esperan que esto sirva de empujón al desarrollo del fútbol profesional femenino, el que realmente le permite a una mujer vivir de este deporte. 

Puerto Rico

En Puerto Rico aunque hay atletas con un gran reconocimiento y exposición mediática como Mónica Puig y Adriana Díaz, todavía queda un largo trecho por recorrer. Por ejemplo, recientemente la boxeadora Amanda Serrano logró una hazaña boxística, al sumar su séptimo título mundial en enero de este año, siendo la primera atleta de este deporte de cualquier género en lograrlo. Con este título Amanda superó a Oscar de la Hoya y a Manny Pacquiao quienes tenían seis títulos cada uno en seis categorías de peso. Aún así, esta noticia no fue portada en los periódicos de la Isla y la cobertura en general no fue acorde con la gesta deportiva. 

Esto me trae nuevamente al podcast de Burn It All Down, por donde empecé. Pues se habló mucho de la cobertura deportiva, cómo y cuánto se cubre el deporte femenino. ¿Cuál es el rol de las periodistas deportivas? ¿Se deben encargar ellas de documentar y relatar el deporte femenino? ¿No sería esto limitarnos? Definitivamente hay mucho camino por recorrer en todos los aspectos, y yo siempre empiezo por los niños y niñas, que es cuando los prejuicios comienzan. Por eso siempre le digo a mi hija que sueñe con ser lo que quiera, incluso jugadora de pelota de los Red Sox en las Grandes Ligas, porque lo peor que se le puede hacer a un niño o a una niña, es ponerle barreras y asignarles roles de acuerdo a su género desde pequeño/a. Pero también se tiene que hacer trabajo en los equipos colegiales, aficionados, profesionales, las empresas de auspicios, la cobertura mediática, entre otros. No creo que hay que hacer como Nike sugiere y “actuar loca” sino seguir lo que hemos estado haciendo hasta ahora, luchar dentro y fuera de la cancha, pues lo que se la logrado hasta ahora es gracias a ello.