La huelga de 1948

El regreso de Pedro Albizu Campos  a fines de 1947 provocó un conflicto en la Universidad de Puerto Rico al aumentar, por un lado, el activismo de los estudiantes independentistas, y por otro lado, el conservadurismo del rector Jaime Benítez. El mismo día que llegaba Albizu a Puerto Rico después de once años de ausencia, comenzó una serie de confrontamientos que culminarían en la gran huelga de 1948. La primera etapa del conflicto se inició con motivo del izamiento de la bandera puertorriquenna en la Torre de la Universidad, entonces conocida como Torre Roosevelt.

La bandera monoestrellada era patrimonio casi exclusivo de los Nacionalistas e Independentistas, pues era ilegal el izarla públicamente. Sin embargo, el 23 de septiembre de 1947, el rector Jaime Benítez había dado permiso a un grupo de estudiantes para izarla en conmemoración del Grito de Lares. Benítez había dicho en esa ocasión que siempre que fuera con su autorización podrían volver a izarla en un futuro.

A fin de tener la bandera puertorriqueña ondeando para recibir a líder Nacionalista, el Congreso de Estudiantes nombró una comisión para que solicitase permiso del rector Benítez para izar la bandera la noche del 14 de diciembre. Tras una búsqueda infructuosa del Rector, la misma comisión de estudiantes decidió izarla en el asta de la nueva Torre Roosevelt. Permanecieron allí de guardia de la bandera solamente José Gil De Lamadrid y Antonio Gregory, porque “descansaban en la palabra pública del rector Jaime Benítez, en el sentido de que la bandera nunca sería arriada”. 

Cerca de las siete de la mañana del 15 de diciembre, el jefe de la Guardia Universitaria, Charles Petterne, “en forma violenta”, bajó la bandera puertorriqueña y volvió a izar en su lugar la americana. Un grupo de estudiantes fue a querellarse ante el rector Benítez del atropello de Patterne, pero éste les recriminó el haber “violado la autoridad universitaria” y les amenazó con aplicar sanciones disciplinarias. Entonces, de acuerdo al periódico El Universal, un grupo de estudiantes presidido por Jorge Luis Landing:…solicitó la devolución de la bandera puertorriqueña, y… cientos de estudiantes en la Torre Roosevelt, bajaron ordenadamente con todos los honores la bandera americana y en su lugar volvieron a izar la bandera puertorriqueña.

También los estudiantes colgaron un gran letrero que decía: “Universitarios Saludan al Maestro Pedro Albizu Campos”, e inscripciones de, “Viva Albizu Campos”. Luego de varios discursos de sus líderes, partieron cientos de estudiantes a recibir al líder Nacionalista al muelle en San Juan. Ese mismo día el Rector telefoneó al gobernador Piñero y éste tuvo que enviar miembros de la Policía Insular a fin de izar de nuevo la bandera americana en la Universidad de Puerto Rico. Como resultado del incidente de la bandera, el Rector suspendió a Jorge Luis Landing, José Gil De Lamadrid y Juan Mari Brás, a quienes no se les permitió tomar los exámenes finales en esos días. Aunque el Fiscal Federal Phillip Herrick declaró que arriar la bandera americana no es delito federal, a pesar de que una comisión de estudiantes visitó al Rector con cinco mil ciento diecinueve firmas solicitando que se readmitiera a los suspendidos; y por encima de las protestas de algunos profesores, los estudiantes permanecieron “expulsados definitivamente de la Universidad”. 

El caso judicial tardó meses en decidirse, pero entretanto, los estudiantes suspendidos volverían a participar en la segunda etapa del conflicto universitario que también surgió por una negativa del Rector.

Fragmento del relato sobre la huelga universitaria de 1948 de Ivonne Acosta en el libro La Mordaza