La incomodidad de la consciencia

Por Elga Castro Ramos

Especial para CLARIDAD

A Alex y los ocho jugadores de los Red Sox que no irán a la Casa Blanca

Quien me conoce sabe que soy orgullosa egresada de la Escuela Superior de la Universidad de Puerto Rico, la UHS, y que en el béisbol de las Grandes Ligas, soy fanática de las Medias Rojas de Boston. Así, que el año pasado, viví con muchísimo entusiasmo las hazañas del dirigente boricua de los Medias Rojas de Boston, Alex Cora, también ex alumno de la UHS y quien en su debut como dirigente en propiedad en las Grandes Ligas ganó una Serie Mundial e implementó un record de victorias en esta legendaria organización. Ahora, el cagüeño vuelve a estar en el centro de atención al haber hecho pública su decisión de no visitar la Casa Blanca esta semana junto a los demás miembros de su equipo campeón, lo que forma parte de la tradición estadounidense. Cora pone así fin a la incertidumbre creada desde que ganaran los Medias Rojas el campeonato. Y es que desde Donald J. Trump es presidente de Estados Unidos muchos equipos y atletas han declinado asistir a visitarlo en protesta por muchas de sus políticas. 

Historia

En el 1865, el entonces presidente Andrew Johnson recibió a los Atlantics de Brooklyn y a los Nacionales de Washington, ambos equipos amateurs de béisbol. El primer equipo profesional que visitó la Casa Blanca fueron los Rojos de Cincinnati, quienes visitaron a Ulysses S. Grant en 1869. Desde entonces, múltiples equipos han pasado por la residencia del presidente de Estados Unidos, usualmente los ganadores de los tres deportes de las ligas profesionales principales: baloncesto (NBA), béisbol (MLB) y fútbol americano (NFL). También se han incluido los ganadores de ambas ramas del deporte colegial de baloncesto. Esta tradición no es exclusiva de Estados Unidos, en otros lugares sucede también, pero sobre todo cuando es la selección nacional la que gana, como cuando España ganó la Copa del Mundo de Fútbol en 2010 o Francia en el pasado Mundial de Rusia. En el caso de equipos profesionales, usualmente van a la residencia del alcalde de la ciudad que representan. En Estados Unidos, la peculiaridad de que los equipos profesionales tengan más prominencia que los equipos nacionales y que incluso su representatividad y toda la ceremonia esté llena de tantos símbolos nacionales y militares, es una excepcionalidad estadounidense y tema para otro escrito. 

En el caso de Puerto Rico también se celebran a los ganadores, pero usualmente el o la jefa de estado recibe en La Fortaleza a representantes de la Isla, como a los y las atletas que nos representan en eventos deportivos internacionales, antes cuando los abanderan y luego cuando regresan del evento. Lo mismo en el Capitolio donde se le han dado reconocimiento a numerosos atletas. Con el recién fallecimiento de quien fuera gobernador Rafael Hernández Colón, vi algunas fotos de él junto a boxeadores y otros atletas puertorriqueños. 

Trump

El caso de Cora tiene mayores repercusiones porque, como en muchos otros aspectos de esta presidencia, todo lo relacionado con Trump es más controversial. Trump ha sido el presidente que más equipos y atletas han cancelado su participación en la tradicional visita a la Casa Blanca luego de un campeonato. El año pasado, por ejemplo, Stephen Curry, el estrella de los Warriors de Golden State en el baloncesto de la NBA dijo que si ganaban no iría a la Casa Blanca y entonces el Presidente Trump les retiró la invitación. Debido a los comentarios del dirigente Steve Kerr y los otros jugadores, además de Curry, sobre la administración Trump, era de esperarse que, en caso de haber sido invitados, la mayoría o todos no fueran. Algunos jugadores de los Patriotas de Nueva Inglaterra de la NFL no asistieron tampoco, algunos explícitamente por diferencias con el Presidente Trump. Cabe señalar que esto se da en un periodo de inusual activismo político, social y racial de unos jugadores profesionales que usualmente están ajenos a lo que sucede fuera del mundo del deporte. El caso del ex jugador de fútbol americano Colin Kaepernick que se arrodillaba durante el himno en protesta por los abusos raciales, ha sido un catalítico de este tsunami. 

Cabe señalar que Trump no es el primer presidente al que le rechazan la invitación. En el pasado, el jugador de hockey sobre hielo Tim Thomas, de los Boston Bruins, no fue cuando el presidente era Barack Obama, porque entendía que el gobierno federal había crecido demasiado y era una amenaza a “los derechos, libertades y la propiedad”. Igual el jugador de fútbol americano Matt Birk de los Ravens de Baltimore, no fue a la Casa Blanca por el apoyo de Obama a los programas de Planned Parenthood. 

Y ahora Cora y ocho jugadores de los Medias Rojas, todos latinos y negros, no van el próximo jueves a visitar la Casa Blanca. Estos son: Mookie Betts, Xander Bogaerts, Jackie Bradley Jr, Rafael Devers, Sandy León, David Price, Christian Vázquez y Héctor Velázquez. Cora explicó en un comunicado de prensa que “no se sentía cómodo con la idea de ir a celebrar allí” mientras en Puerto Rico todavía hay miles de personas pasando necesidades luego del Huracán María. Cora afirmó que “todavía hay un largo camino por recorrer” (en referencia a las ayudas y a la recuperación), esto luego de pasar un tiempo en la Isla durante el receso de béisbol y constatar en primera persona que todavía hay muchas personas sin necesidades básicas cubiertas, como el sistema eléctrico, la vivienda o la educación. Ya Cora había expresado abiertamente su malestar con el Presidente Trump cuando éste negó el informe de las 3,000 muertes y lo achacó a inventos de los Demócratas. En ese entonces Cora le había reprochado que estuviera hablando de eficiencia en su respuesta al huracán cuando habían 3,000 muertes y lo tildó de “falta de respeto”. Aún así había dejado la puerta abierta en estos meses si iría o no. De los jugadores que no van, Jackie Bradley Jr. había sido explícito desde el principio que no iría y ahora los demás se unieron. El mexicano Héctor Velázquez dijo que no quisiera ofender a nadie en su país yendo. 

Veremos cómo la prensa estadounidense cubre esta ausencia masiva, incluyendo al dirigente y sobre todo, cómo reacciona el Presidente, quien se conoce que es de reaccionar rápido en las redes sociales. También será interesante ver qué hacen otros equipos ganadores. Estamos en la postemporada de la NBA y si repiten los Warriors de Golden State, ya dijeron que no van. Para los que creemos que deporte y política sí están relacionados, esto es una buena noticia ya que se va esfumando la cortina de humo de que estas eran visitas protocolares sin ninguna repercusión.