La juramentación de Pierluisi

CLARIDAD

ccotto@claridaddpuertorico.com

El gobernador electo con el 32.41% de los votos, Pedro Pierluisi Urrutia, juró a su cargo en una ceremonia que, aunque algo sobria, no siguió las pautas de la orden ejecutiva que prohíbe las reuniones de más de diez personas para evitar los contagios de coronavirus (COVID-19). Al acto fueron invitadas 400 personas.

La toma de juramento ante la jueza presidenta del Tribunal Supremo de Puerto Rico, Maite Oronoz, tuvo lugar en las escalinatas del Capitolio poco después de las 10:30 de la mañana.

Tras su juramentación, el licenciado Pierluisi Urrutia emitió un mensaje conciliador de unidad y reconocimiento de la nueva diversidad política con la que tendrá que trabajar si quiere que su gestión tenga éxito.

“Todos aspiramos a dejar atrás las crisis, a pasar la página de las turbulencias políticas, a encaminarnos en el rumbo de la reconstrucción y del progreso, a crear el Puerto Rico que todos soñamos. En eso estamos unidos. Ese sueño de superación es de todos. El pasado tres de noviembre nuestro pueblo se expresó en medio de la pandemia del siglo. Ante desafíos nunca antes vistos fuimos a las urnas y el pueblo envió un mensaje claro. Yo les escuché, les entendí, soy consciente de su sentir, conozco sus frustraciones y acojo sus reclamos. El nuevo Gobierno y la nueva Legislatura serán testimonio de la diversidad de nuestros pensamientos. Los cinco diferentes partidos y legisladores independientes reflejarán nuestra nueva realidad política y social”.

Luego de reconocer la polarización política que hay en el país expresó que los otros partidos, los adversarios políticos y los líderes de organizaciones cívicas, laborales, empresariales y profesionales, “no son nuestros enemigos”, en referencia a sí mismo como gobernador y al país.

Pierluisi Urrutia destacó el COVID-19 como el primer enemigo del país. También mencionó otras circunstancias que enfrenta Puerto Rico, como la falta de educación, la pobreza infantil, la criminalidad, la corrupción gubernamental, el estatus colonial y el discrimen hacia las personas vulnerables.

“Vamos a apoyar a nuestros maestros para que puedan dar el todo por sus estudiantes y vamos a potenciar a la Universidad de Puerto Rico para que siga siendo una de los grandes talentos y logros de nuestra juventud”, se comprometió.

Por supuesto, la recesión económica también fue reconocida como uno de los enemigos del país. El gobernador Pierluisi Urrutia resaltó que con los fondos federales para la reconstrucción su gobierno iba a impulsar proyectos para el desarrollo económico y a desarrollar el potencial de Puerto Rico para atraer nueva inversión de capital, así como estrechar los lazos comerciales y de hermandad con la República Dominicana. El presidente de la República Dominicana, Luis Abinader, estuvo presente en la ceremonia de juramentación.

En cuanto al estatus, aunque brevemente, Pierluisi Urrutia mencionó que todos en el país estamos en contra de la colonia aunque hay diferencias en cuanto a la manera de acabar con ella. Este defendió los resultados de la consulta del tres de noviembre en la cual la estadidad obtuvo la mayoría de los votos. “Estamos obligados a hacer valer su voluntad. La igualdad que representa la estadidad es justa, es digna y es alcanzable, por lo que vamos a exigirla y a lograrla”. Este fue el primer momento en que hubo algo de aplausos.

Más adelante hizo un reconocimiento a su equipo de trabajo. “No voy a estar solo, he configurado un gran equipo. Me siento muy agradecido de su compromiso conmigo y con Puerto Rico. He creado un buen balance, caras nuevas, gente buena, alguna continuidad, personas serias con experiencia, diversidad y nuevos bríos”. También hizo alarde de que sabe jugar en equipo.

Pierluisi reconoció que necesita de la Legislatura,  los y las alcaldes,  las organizaciones sin fines de lucro, de base de fe y de todos los sectores para juntos adelantar su propuesta de gobierno. En su mensaje no hizo alusión a la situación de violencia de género que existe en el país ni a la presencia de la Junta de Control Fiscal.

Luego de finalizado el discurso frente al Capitolio el gobernador, un grupo de colaboradores y su familia se dirigió en carros a la Fortaleza.

Las primeras órdenes ejecutivas

Este pasado sábado, horas después de su juramentación, el gobernador emitió sus primeras seis órdenes ejecutivas:

La primera ordena al nuevo secretario de salud, doctor Carlos Mellado, a que diseñe y lleve a cabo un programa de detección masiva de COVID-19.

La segunda, tal como adelantó en su mensaje, dispone que el Departamento de Justicia de Puerto Rico y el Departamento de Seguridad Pública establezcan nuevos acuerdos de colaboración con las agencias federales para atacar la corrupción.

La tercera, a ser efectiva de inmediato, decreta un estado de emergencia fiscal y ordena a las agencias a tomar medidas para reducir gastos.

La cuarta prohíbe la instalación de la foto del gobernador en las agencias públicas.

La quinta orden ejecutiva va dirigida a describir las responsabilidades de la Oficina de la Gobernación e incluye el nombramiento de Carmen Salgado Rodríguez como la administradora de esa oficina.

 

 

Related Articles

Traducir»
A %d blogueros les gusta esto: