Inicio Nación Opinión La ñapa del En Rojo: Andy el Niño de Puerto Rico

La ñapa del En Rojo: Andy el Niño de Puerto Rico

El hijo de Celina Rodríguez y Andrés Montañez, al mayor de 17 hermanos, nacido y criado en uno de los barrios de la Pda. 15 en Santurce, padre de mis gemelos. Mi esposo.

En el intento, escribo sobre el Niño de Tratalleres e identifico en su andar una sed de construir, desde el respeto y compromiso y, porque no, desde el agradecimiento infinito que sigue madurando a cada paso en su transcurrir artístico, un símbolo encaminado al mito necesario para triunfar sobre nuestras limitaciones históricas.

Me inspiro en Martí para expresar al Niño de Trastalleres y a esta puertorriqueñidad que aprehendo, y me inscribe, y nos convierte en militantes desde la integración antillana y nuestramericana.

Este amor desmedido que provoca el Niño a su paso conspira en fortalecer un mito popular y nacional, con miras quizás, quiero pensar que es así, a la integración e identificación desde las diferencias y divergencias, haciendo de la cultura, en este caso la música popular, espacios de melodiosas trincheras.

Andy Montañez desde su hogar. Foto cortesía de la autora

Andy responde a lo que ustedes han hecho de él, sin la menor probabilidad de defraudarlos pues son su razón de ser…su público, sus compatriotas, sus hermanos antillanos y latinoamericanos.

Este buen hombre responde a su época, una en la que se cuajó este carácter de resistencia cultural que ha caracterizado al boricua de su generación y que asoma en la risa fácil, en la disponibilidad ilimitada, en el amor desmedido a la patria y a sus compatriotas de una singularidad (in)quietante.

El viaje que la salud (le) invita tal parece dirigir su sino hacia una interioridad ¡colmada!. Espacio habitado de belleza desde donde fluye sólo paz, respeto, satisfacción y agradecimiento.

Honramos la expresión de José Martí que dice que el camino al universo pasa por el patio de nuestra casa pues celebrarlo es celebrarnos como Nación, como antillanos, como latinoamericanos pues somos, como dijera el Apóstol, el equilibrio del mundo.

 

Traducir»
Exit mobile version