La Reforma Policial no ha rendido frutos en Puerto Rico

 

Por Cándida Cotto/CLARIDAD

ccotto@claridadpuertorrico.com

 

En momentos en que a través de todo Estados Unidos las y los ciudadanos manifiestan su rechazo al racismo, a la brutalidad policíaca y a la impunidad, la organización Kilómetro Cero hizo un llamado a que en la Isla las personas conozcan la realidad de que la Policía de Puerto Rico mantiene la misma actitud con iguales consecuencias. “El pueblo estadounidense se ha volcado en rabia y dolor contra un sistema violento que supone un peligro de muerte 50% más alto para las personas negras e hispanas en ese país. Desde Kilómetro Cero nos hemos solidarizado con el pueblo estadounidense que ha salido a defender su dignidad a pesar de la pandemia del COVID-19 y de un sistema brutalmente represivo que los ataca por exigir derechos fundamentales como son el derecho a la vida, a la dignidad, a la igual protección de las leyes y a la protesta”, expresó la directora ejecutiva de Kilómetro Cero, María Mari Narváez.

Frente a esta realidad indicó que le parecía vital que, en este momento, el pueblo de Puerto Rico conozca la realidad de las muertes por uso de la fuerza de la Policía en nuestro País. Aun cuando hizo la anotación de que la violencia de Estado, así como las dinámicas raciales y de clase tienen su propio contexto social y político, en el caso de Puerto Rico, dijo el sistema de injusticia, la ausencia de mecanismos de rendición de cuentas y la perpetuidad de la impunidad son situaciones que están en un estado de mucha más precariedad.

Según expuso contrario a Estados Unidos, en Puerto Rico no existen entidades independientes que supervisen ni investiguen las acciones ilegales o excesivas de la Policía.

Foto: Vicente Vélez

“No se ha visto que, en sus siete años de vida, la Reforma de la Policía haya rendido frutos en la ejecución del trabajo policiaco, más allá de la serie de políticas escritas que se han aprobado; las personas deben querellarse contra los agentes en la propia agencia, lo cual no ofrece un proceso justo y neutral, sino que produce investigaciones sin rigurosidad alguna según expresado recientemente por el propio Monitor Federal de la Policía”.

Además, todavía en la sociedad existe una cultura de grabar las intervenciones fatales de los agentes de la seguridad pública. Mas aun recordó que desde que se aprobó la ley PROMESA, las reclamaciones judiciales civiles contra el Estado se han limitado de manera extraordinaria, logrando incluso su paralización a raíz de que aún no se ha resuelto la reestructuración de la deuda pública del País. La ley PROMESA protege al Estado contra demandantes que persigan compensación económica por daños y perjuicios ocasionados.

“Esto coloca al pueblo de Puerto Rico en un arrinconamiento antidemocrático insostenible, donde no existen opciones de reparación para las personas que sufren la violencia de Estado”, manifestó.

De acuerdo con los datos presentados por Kilómetro Cero, de al menos 17 personas que la Policía ha matado en nuestro país desde 2019: 11 no portaban armas de fuego:8 no portaban arma alguna:2 eran personas que atravesaban crisis de salud mental: y 9 tenían 25 años o menos.Todos pertenecían a sectores marginados socioeconómicamente.

Entre el año 2018 y 2019, al menos 22 personas murieron por uso de fuerza policial en Puerto Rico. En 2020, ya hay 4 víctimas fatales de la Policía, lo que eleva la suma a 26 desde 2018.

Estas estadísticas han sido recopiladas por Kilómetro Cero, tras una serie de peticiones estratégicas de información a la Policía y demandas e investigaciones comunitarias.

Las 22 muertes en Puerto Rico hasta 2019 implican que, por cada millón de habitantes, 3.44 individuos murieron a manos de la Policía. Esa tasa coloca a Puerto Rico entre los estados de Virginia (3.46) y Delaware (3.09) y por encima de muchos estados del Este de EE. UU.

Mari Narváez censuró que peor aún, a los responsables de estas muertes en Puerto Rico, no se les han radicado cargos criminales, ya que cada vez que un agente mata un ciudadano, el Estado argumenta que fue en “legítima defensa” y los fiscales no someten los cargos.

Este comportamiento de la Policía denunciado por Kilómetro Cero ocurre aun cuando se supone que la Policía se encuentre en la etapa de cumplimiento de una llamada reforma. “Veo la reforma lentísima”, indicó a CLARIDAD Mari Narváez.  Agregó que lo último que supo respecto a la reforma- ya que tampoco la Policía es abierta a la participación ciudadana- fue que el Monitor federal en marzo presentó su último informe y entre otros señalamientos decía que las investigaciones administrativas tienen una falta de rigurosidad casi absoluta, sin objetividad alguna, que solo en el 6% de los casos se buscaron los videos de las escenas, que en una gran cantidad de las investigaciones no se entrevista a nadie.

Foto: Ernesto Robles
Arresto Giovanni

“Eso en un informe que se supone que es un informe de la etapa de cumplimiento en la que se encuentra la Policía, pero ellos incumplen constantemente y no hay consecuencias, el tribunal no hace nada. Nosotros siempre lo hemos dicho pero otra cosa es que lo diga el monitor y además a estas alturas de la reforma que van siete años de firmado el acuerdo que se supone que esa es una de las cosas que se corrigieran desde el principio”.

La activista llamó la atención a que esas investigaciones son los únicos mecanismos de defensa que existen en una agencia policiaca como la nuestra que no tiene supervisión independiente, por lo que se tienen que crear unos mecanismos robustos a nivel internos.

Mas aun la situación de emergencia de salud provocada por la epidemia del coronavirus y las Ordenes Ejecutivas que imponen el toque de queda y medidas de distanciamiento parecen haber reforzado la actitud prepotente de la uniformada.

Mari Narváez, reconoció que le ha preocupado muchísimo el poner a la Policía a velar por la salud pública y a intervenir con la ciudadanía que no está cometiendo delito, por no llevar mascarilla, pasear su mascota, o por el mero hecho de salir a la calle. Aunque dijo que durante el toque de queda no han ocurrido muertes a manos de la Policía, si han estado documentando casos de intervenciones policiacas con violencia verbal que va a lo emocional.  Narró que han sabido de situaciones en las cuales seis y siete policías han hostigado a personas por pasear su mascota, aun en calles desiertas, amenazar con meterlos presos o con multas hasta de cinco mil dólares, incluso tienen videos de la policía interviniendo con locales en la playa, pero no intervienen con turistas.  “Lo agresivo de la intervención ha causado daño emocional a muchas personas”.

La Directora Ejecutiva de Kilómetro Cero describió que es un retroceso brutal la actitud de envantolamiento que ha asumido el cuerpo policíaco debido al poder de intervención que les ha otorgado las Ordenes Ejecutivas y observó que es bien difícil después desaprender ese tipo de conducta.