Largos meses esperando por el Gobierno para el traspaso de la titularidad

 

CLARIDAD

gvazquez@claridadpuertorico.com

El Movimiento al Rescate de la Escuela (MARES) lleva dos años trabajando en la Escuela Elemental Lorencita Ramírez de Arellano en Toa Baja y con la comunidad aledaña al plantel. En octubre de 2018 realizaron un censo en el que participaron cerca de 100 vecinos y en el que señalaron los proyectos que les interesaba se ofreciera en la escuela.

En noviembre de 2018, la escuela fue rescatada y ocupada por MARES. Unaño después se logró consensuar un contrato de arrendamiento por 15 años.  Sin embargo, la entidad comunitaria aún  desconoce el estatus de traspaso de su titularidad, que debía haberse hecho por parte del Comité de Desuso del Gobierno al Departamento de Educación.

MARES ha intentado comunicarse con el secretario de educación. Eligio Hernández no ha firmado el traspaso ni ha respondido a sus mensajes, según señala MARES en una carta enviada a La Fortaleza el pasado 17 de septiembre. A pesar de esta gestión, la organización no ha recibido todavía una respuesta.

Por otras voces se enteraron de que el traspaso no se ha realizado, supuestamente, por la situación de pandemia. No obstante, el contrato estaba listo desde mucho antes y había consenso tanto entre el Departamento de Educación como del Gobierno.

Mientras otras entidades esperan el visto bueno para comenzar a trabajar, MARES ha sido consistente en su gestión, a pesar de la pandemia. No empece a que las actividades en las instalaciones de la escuela se detuvieron por razones obvias, se han dedicado a repartir comida a las familias de los jóvenes y niños que participan del proyecto. También acuden a limpiar semanalmente, según indicó Juan Camacho Moreno, portavoz de Toabajeños en Defensa del Ambiente.

Actualmente, la entidad está trabajando el desarrollo de clases virtuales para estudiantes que necesiten reforzar algunas destrezas y en iniciar los procesos educativo de aquellos estudiantes que no han podido hacerlo, ya sea porque no tienen computadora ni servicio de internet o porque son varios niños en la casa y solo tienen acceso a una computadora.

“Nosotros conseguimos unos maestros. Lesvamos a pagar un estipendio con donativos que hemos recibido. Esta iniciativa surge a partir de la poca capacidad que ha tenido el Departamento de Educación —aún con muchos recursos económicos— para atender la situación educativa”, expresó Camacho.

 MARES es una alianza entre Toabajeños en Defensa del Ambiente, el Partido Independentista Puertorriqueño en Toa Baja (PIP-Toa Baja) y la Federación de Maestros de Puerto Rico (FMPR). Antes de la pandemia, la portavoz del PIP-Toa Baja, Wanda González Vélez, realizó un censo de manera presencial entre las familias. El resultado sobre los niños se tabuló de por edad y por grado.

“Basado en las necesidades del censo que hicimos, resultó que la mayoría de esos estudiantes están bien rezagados en las áreas de español, inglés, matemáticas y lectura”, dijo Mercedes Martínez Padilla. La presidenta de la FMPR especificó que MARES va a contratar “un maestro de kinder a tercero, un maestro de cuarto a quinto, un maestro de sexto a octavo y un maestro de inglés. Vamos a atender a los estudiantes tres veces a la semana”.

La FMPR también ha estado trabajando con un grupo de estudiantes de maestría de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, en la producción de videos explicativos para estudiantes de todos los grados.

Estos videos de la FMPR que se publican en el canal de YouTube todos los lunes son “una clase corta” para que los estudiantes entiendan las unidades que se están dando y puedan así contestar adecuadamente el material de los módulos.

“Son videos explicativos para integrar las inteligencias múltiples de los estudiantes. Más allá del material de los módulos, estamos integrando otras destrezas, como comprensión de lectura, lectura del cuento, contar. Estamos incorporando otras cosas que el módulo no trabaja, pero que sean necesarias para educar al niño o a la niña de una manera holística”, explicó.

Los estudiantes están recibiendo los módulos que produce el Departamento de Educación sin ningún tipo de explicación. Martínez calificó esto como una metodología bancaria y antipedagógica. Mencionó que la FMPR ha imprimido cerca de 500 módulos en lo que va de mes.

A diferencia de con los videos, en el caso del proyecto MARES, el proceso educativo sería más directo, pues constaría de un maestro por cada 10 estudiantes discutiendo por videoconferencia las diferentes destrezas de grado y de materia.

“Los videos también le sirven a los maestros que estén dando ese contenido a sus estudiantes. Lo pueden subir a sus páginas de Teams. Los estudiantes se pueden beneficiar y les alivia la carga de trabajo a los maestros”, agregó Martínez.

La escuela Lorencita Ramírez de Arellanosigue sin energía eléctrica. Necesitan de la firma del Contrato para poder solicitar y recibir el servicio de la Autoridad de Energía Eléctrica. Esto obstaculiza los ofrecimientos de MARES en beneficio de la comunidad a la que responden.

Aun así, continúan trabajando.

 

 

 

 

 

 

Related Articles

Traducir»